Car­ta del edi­tor Pri­vi­le­gios

El Nuevo Día - - POR DENTRO - ELIE­ZER RÍOS

Quie­nes tu­vi­mos el pri­vi­le­gio de dis­fru­tar de la in­ter­pre­ta­ción de la so­prano puer­to­rri­que­ña Ana María Martínez en el rol es­te­lar de la ópe­ra “Ma­da­ma But­terfly”, el pa­sa­do mes de oc­tu­bre en le Cen­tro de Be­llas Ar­tes, de San­tur­ce, sa­be­mos lo que ex­pe­ri­men­tó el pú­bli­co que acu­dió a ver­la el mes pa­sa­do al re­pe­tir es­te per­so­na­je en el Me­tro­po­li­tan Ope­ra Hou­se, con el que ha con­quis­ta­do a la exi­gen­te au­dien­cia y crí­ti­ca de la Ciu­dad de los Ras­ca­cie­los.. ¿Se ima­gi­nan? La vi­mos an­tes que los neo­yor­quii­nos y en nues­tra ca­sa..

Pe­ro ojo, es­te ti­po de pri­vi­le­gio no se da por­que es­tas pro­duc­cio­nes es­tén so­lo al al­can­ce de unos po­cos, por­que los bo­le­tos sean muy cos­to­sos, o por­que se tra­te de pre­sen­ta­cio­nes ce­rra­das pa­ra una au­dien­cia ex­clu­si­va. Afor­tu­na­da­men­te, y pe­se a to­dos los obs­tácu­los que en­fren­ta el ar­te en nues­tro país, hay unos hé­roes que apues­tan a tra­ba­jar pa­ra que pro­duc­cio­nes co­mo és­tas se reali­cen en nues­tro sue­lo; en es­te ca­so Car­los Carbonell a tra­vés de Ópe­ra de Puer­to Rico. Así que es cues­tión de que to­dos, co­mo pú­bli­co es­te­mos aten­tos de cuan­do se lle­van a ca­bo y nos de­mos la opor­tu­ni­dad de ex­po­ner­nos a ellas y dis­fru­tar­las.

La his­to­ria de Ana María Martínez que pre­sen­ta­mos hoy nos ha­bla del va­lor de la per­se­ve­ran­cia, de la dis­ci­pli­na, de la en­tre­ga. de apos­tar a a so­ñar y a ha­cer lo que ama­mos, lo que nos apa­sio­na.

Ana María Martínez bri­lla en el Met co­mo lo ha he­cho en tan­tos otros es­ce­na­rios, co­mo so­lis­ta, pro­ta­go­nis­ta y ade­más co­mo una de las pa­re­jas fa­vo­ri­tas en re­ci­ta­les del le­gen­da­rio Plá­ci­do Do­min­go. Pa­ra re­ma­tar, ve­mos co­mo el ta­len­to puer­to­rri­que­ño vi­ve en el Met a tra­vés del ta­len­to de va­rios mú­si­cos que in­te­gran las fi­las de su or­ques­ta y has­ta en su de­par­ta­men­to de ves­tua­rio.

Y pa­ra se­guir ha­blan­do de pri­vi­le­gios, quie­ro co­men­tar­les de uno que tu­ve ha­ce unos días y con­sis­tió en ha­ber for­ma­do par­te del ju­ra­do de Com­ba­te Tea­tral, la com­pe­ten­cia ami­ga­ble de ta­len­to en­tre los in­te­gran­tes de San Juan Dra­ma Com­pany. Es­te pro­yec­to, li­de­rea­do por An­to­nio Mo­ra­les, ese jo­ven ta­len­to­so y vi­sio­na­rio, crea­dor de la ex­ce­len­te y exi­to­sa pe­lí­cu­la puer­to­rri­que­ña “Por amor en el ca­se­río”, per­mi­te que jó­ve­nes re­ci­ban el co­no­ci­mien­to y la prác­ti­ca ne­ce­sa­rios pa­ra pu­lir sus ta­len­tos.

Co­mo le di­je a An­to­nio al fi­na­li­zar el even­to: Gra­cias por pre­sen­tar­me a la nue­va ge­ne­ra­ción de es­tre­llas de mi país. Da­ba gus­to ver la en­tre­ga, la pa­sión y lo en se­rio que es­tos jó­ve­nes to­man las ar­tes es­cé­ni­cas. El país ne­ce­si­ta ver­los pron­to en pro­duc­cio­nes de tea­tro, ci­ne y te­le­vi­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.