Una jun­ta con re­per­cu­sio­nes

El Nuevo Día - - REVISTA NEGOCIOS - Ra­fael La­ma Bo­ni­lla Edi­tor de Ne­go­cios

QPor años, Puer­to Rico ha pe­ca­do de esa no­ci­va prác­ti­ca de gas­tar más allá de sus in­gre­sos, aún cuan­do las se­ña­les del des­gas­te de nues­tro mo­de­lo eco­nó­mi­co eran más que evi­den­tes.

Di­ver­sas ad­mi­nis­tra­cio­nes, ro­jas y azu­les, han tra­ta­do, a su ma­ne­ra, de con­tro­lar el gas­to. Sin em­bar­go, en to­dos los in­ten­tos, el pe­so de la po­lí­ti­ca par­ti­dis­ta ha si­do ma­yor, ero­sio­nan­do así cual­quier atis­bo de sen­sa­tez en lo que a con­trol fis­cal res­pec­ta.

En pa­ra­le­lo, múl­ti­ples vo­ces que van des­de aca­dé­mi­cos y eco­no­mis­tas has­ta lí­de­res del sec­tor pri­va­do, e in­clu­so, del pro­pio sec­tor pú­bli­co, han le­van­ta­do sus res­pec­ti­vos gri­tos de gue­rra aler­tan­do so­bre el pre­ci­pi­cio fis­cal y so­bre la ne­ce­si­dad de ge­ne­rar cre­ci­mien­to pa­ra una Is­la cu­ya po­bla­ción si­gue en de­cli­ve.

Aho­ra, en pleno 2016, Puer­to Rico se en­cuen­tra en una co­yun­tu­ra ex­tre­ma­da­men­te pe­li­gro­sa y lo peor del ca­so es que aún la ma­yo­ría de la gen­te no se da cuen­ta de to­do lo que es­tá en jue­go. Nos en­tre­tie­ne la tri­ful­ca del día, el gol­pe ba­juno que le ates­ta un po­lí­ti­co al otro, la con­tien­da pri­ma­ris­ta y has­ta el ves­ti­do de la Pri­me­ra Dama. Pe­ro no nos da­mos cuen­ta de que la cri­sis fis­cal y los ca­si $2,000 mi­llo­nes que ten­drá que pa­gar un Puer­to Rico sin di­ne­ro a sus acree­do­res du­ran­te los pró­xi­mos tres me­ses, atan a la Is­la, y por con­si­guien­te, a sus ha­bi­tan­tes, a una si­tua­ción caó­ti­ca y sin pre­ce­den­tes.

En sín­te­sis, por años fui­mos ad­ver­ti­dos so­bre el pe­li­gro, no qui­si­mos ha­cer los ajus­tes y aho­ra nos en­fren­ta­mos a un pa­no­ra­ma don­de na­die sal­drá ile­so, in­de­pen­dien­te de lo que le quie­ran ha­cer creer.

Aho­ra, un co­ro de vo­ces pa­re­ce ver en la crea­ción de una jun­ta de con­trol fis­cal la so­lu­ción a los pro­ble­mas de Puer­to Rico. Pe­ro, lo pri­me­ro que de­be que­dar cla­ro es que los pro­ble­mas de nues­tra Is­la lle­van dé­ca­das co­ci­nán­do­se y no se re­sol­ve­rán de la no­che a la ma­ña­na.

Aho­ra bien. In­de­pen­dien­te­men­te, de su vi­sión so­bre si una jun­ta de con­trol fis­cal es be­ne­fi­cio­sa o no­ci­va pa­ra Puer­to Rico, el te­ma tie­ne que ser ana­li­za­do con de­te­ni­mien­to, so­bre to­do por­que lle­ga en un mo­men­to crí­ti­co pa­ra la Is­la. Con es­to en men­te, hoy en por­ta­da, nues­tra pe­rio­dis­ta Joa­ni­sa­bel González, ana­li­za có­mo las jun­tas de con­trol fis­cal han ope­ra­do en di­ver­sas par­tes del mun­do e in­da­ga so­bre sus re­per­cu­sio­nes en la economía de otros paí­ses y ju­ris­dic­cio­nes. Al mis­mo tiem­po, Joa­ni­sa­bel nos pre­sen­ta un aná­li­sis so­bre las po­si­bles re­per­cu­sio­nes que po­dría te­ner una he­rra­mien­ta de es­ta ín­do­le en el fu­tu­ro de Puer­to Rico.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.