Las im­pli­ca­cio­nes de te­ner una jun­ta de con­trol fis­cal

Aho­ra que las fi­nan­zas de Puer­to Rico po­drían que­dar ba­jo la su­per­vi­sión de un con­se­jo fis­cal fe­de­ral, ex­per­tos ana­li­zan el im­pac­to de esa de­ci­sión en la sociedad puer­to­rri­que­ña

El Nuevo Día - - REVISTA NEGOCIOS - Joa­ni­sa­bel González joa­ni­sa­bel.gon­za­lez@el­nue­vo­dia.com Twit­ter: @jgon­za­lezpr

A par­tir de es­te mes, Puer­to Rico en­tra en su un­dé­ci­mo año de con­trac­ción eco­nó­mi­ca te­nien­do an­te sí lo que pa­re­ce ser una in­mi­nen­te in­ter­ven­ción por par­te del Go­bierno fe­de­ral y una de­cla­ra­ción de im­pa­go -par­cial o to­tal- en la deu­da pú­bli­ca de la Is­la.

Se­gún do­cu­men­tos exa­mi­na­dos por El Nue­vo Día y fuen­tes de es­te diario, Puer­to Rico po­dría que­dar ba­jo la su­per­vi­sión de una nue­va de­pen­den­cia del Go­bierno es­ta­dou­ni­den­se que lle­va­ría por nom­bre el Con­se­jo de Ase­so­ría Fis­cal de Puer­to Rico y que ren­di­ría cuen­tas al Con­gre­so fe­de­ral. Ello, si la le­gis­la­ción en cier­nes lle­ga a vo­ta­ción en abril pró­xi­mo y se con­vier­te en ley.

El me­ca­nis­mo de su­per­vi­sión, di­je­ron las fuen­tes, no se­rá res­pon­sa­ble de re­ne­go­ciar la deu­da de la Is­la, aun­que sí ten­dría que apro­bar el uso de re­me­dios le­ga­les pa­ra mo­di­fi­car obli­ga­cio­nes de deu­da.

A días de que se cum­pla el pla­zo que el con­gre­sio­nal Paul Ryan, dio a su de­le­ga­ción pa­ra pre­sen­tar le­gis- la­ción en torno a la cri­sis fis­cal de la Is­la, Ne­go­cios con­ver­só con eco­no­mis­tas, ana­lis­tas, abo­ga­dos y con­ta­do­res pú­bli­cos co­no­ce­do­res de pro­ce­sos de reor­ga­ni­za­ción fi­nan­cie­ra o que si­guen de cer­ca la di­ná­mi­ca en la ca­pi­tal fe­de­ral so­bre el te­ma de Puer­to Rico.

La plá­ti­ca y una in­ves­ti­ga­ción de es­te diario de­ja a la luz que las jun­tas de con­trol fis­cal o en­ti­da­des si­mi­la­res son co­sa co­mún en Es­ta­dos Uni­dos y en eco­no­mías so­be­ra­nas.

Ade­más, se­gún los en­tre­vis­ta­dos, el pro­ce­so de sa­nea­mien­to de las fi­nan­zas pú­bli­cas, in­clu­yen­do mo­di­fi­car la deu­da par­cial o to­tal­men­te, ten­drá que dar­se in­de­pen­dien­te­men­te de quién ocu­pe La For­ta­le­za a par­tir de 2017 y el pro­ce­so to­ma­rá al me­nos cin­co años.

So­bre to­do, con jun­ta o sin ella, el pro­ce­so de trans­for­mar una economía fa­ti­ga­da no re­cae­rá en los ase- so­res de re­es­truc­tu­ra­ción o en los ca­bil­de­ros, pa­ra quie­nes la cri­sis fis­cal de la Is­la se tra­du­ce en ga­nan­cias.

Por el con­tra­rio, lo que se ave­ci­na -bueno o ma­lo- re­cae­rá prin­ci­pal­men­te en los bo­nis­tas de Puer­to Rico (que pa­ga­rán por par­ti­da do­ble la ma­la ges­tión fis­cal) y en el res­to de la gen­te que ca­da día se edu­ca, tra­ba­ja, ha­ce ne­go­cios, se enamo­ra o en­ve­je­ce en Puer­to Rico.

LOS EN­TES FIS­CA­LES ES­TÁN DE MO­DA.

De acuer­do con el eco­no­mis­ta se­nior Da­niel Whi­te, de Moody's Analy­tics, los me­ca­nis­mos de su­per­vi­sión fis­cal son co­mu­nes en Es­ta­dos Uni­dos.

Whi­te ase­gu­ró que la efec­ti­vi­dad de es­tos or­ga­nis­mos, que se han pues­to en vi­gor en de­ce­nas de con­da­dos o ciu­da­des en pro­ble­mas, de­pen­de gran­de­men­te, del al­can­ce del or­ga­nis­mo su­per­vi­sor y de la vi­gen­cia de las ini­cia­ti­vas im­ple­men­ta­das.

La ma­yo­ría de es­tas en­ti­da­des, em­pe­ro, se crean pa­ra evi­tar que los ro­ble­mas fis­ca­les ad­quie­ran las pro­por­cio­nes del ca­so de Puer­to Rico.

“El dia­blo siem­pre es­tá en los de­ta­lles”, di­jo Whi­te al agre­gar que en el ca­so de Puer­to Rico, la efec­ti­vi­dad de un pro­ce­so de su­per­vi­sión de­pen­de­rá de lo que se aprue­be en el Con­gre­so, si es el ca­so.

En ello, coin­ci­dió la abo­ga­da, ex­per­ta en pro­ce­sos de reor­ga­ni­za­ción y ban­ca­rro­ta, So­nia Co­lón.

“El con­cep­to (de la jun­ta fis­cal) no es na­da nue­vo y es al­go que se ha ve­ni­do ana­li­zan­do ha­ce mu­cho tiem­po. To­do va a de­pen­der de qué po­de­res tie­ne y quié­nes van a cons­ti­tuir esa jun­ta”, di­jo la so­cia a car­go de la prác­ti­ca de Quie­bras pa­ra el es­tu­dio le­gal Fe­rraiou­li LLC.

“Aquí se ha crea­do una im­pre­sión de que no se con­fía en es­te me­ca­nis­mo de la jun­ta, pe­ro creo que es por fal­ta de co­no­ci­mien­to y por­que al­gu­nos po­lí­ti­cos con­ti­núan ha­blan­do pa­ra las gra­das”, agre­gó Co­lón.

Una te­sis doc­to­ral pu­bli­ca­da por bo­rah Isa­do­ra Ko­bes con­clu­yó que en­tre 1975 y 2009, en Es­ta­dos Uni­dos se crea­ron 119 en­ti­da­des de su­per­vi-

Do­min­go, 27 de mar­zo de 2016

Guar­do la es­pe­ran­za de que sea una es­truc­tu­ra que per­mi­ta rea­li­zar re­for­mas fis­ca­les y po­ten­ciar rá­pi­da y dra­má­ti­ca­men­te la economía” $125,000 Gas­to diario apro­xi­ma­do de Puer­to Rico en ase­so­ría fi­nan­cie­ra, le­gal, ma­ne­jo de cri­sis y re­es­truc­tu­ra­ción en los pa­sa­dos dos años.

sión o con­trol fis­cal.

O sea, se­gún la egre­sa­da del Mas­sa­chus­setts Ins­ti­tu­te of Tech­no­logy (MIT), des­de la so­na­da cri­sis fis­cal de la ciu­dad de Nue­va York has­ta la cri­sis fi­nan­cie­ra de 2008, en Es­ta­dos Uni­dos, se crea­ron ca­si cua­tro en­ti­da­des supervisoras en ma­te­ria fis­cal ca­da año.

Se­gún el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), Ho­lan­da ha­bría si­do el pri­mer país en adop­tar un con­se­jo fis­cal en 1960. Pa­ra la dé­ca­da de 1980, se crea­ban o se apro­ba­ban anual­men­te unos cin­co me­ca­nis­mos de su­per­vi­sión fis­cal o se apro­ba­ban re­glas a esos fi­nes. En 2013, se­gún la FMI, se apro­ba­ron unos 30 me­ca­nis­mos de su­per­vi­sión o re­glas fis­ca­les des­de lu­ga­res tan le­ja­nos co­mo Aus­tra­lia y tan fa­mi­lia­res co­mo Chi­le o Es­pa­ña.

LA IN­DE­PEN­DEN­CIA DE CRI­TE­RIO.

De acuer­do con Whi­te, aun­que exis­ten di­ver­sos me­ca­nis­mos de su­per­vi­sión fis­cal, los más exi­to­sos son aque­llos que cuen­tan con in­de­pen­den­cia del pro­ce­so po­lí­ti­co y don­de sus in­te­gran­tes po­seen la su­fi­cien­te pe­ri­cia y ob­je­ti­vi­dad pa­ra to­mar las de­ci­sio­nes que co­rre­gi­rán las de­fi­cien­cias fis­ca­les, ase­gu­ra­rán los ser­vi­cios pú­bli­cos y los pa­gos a acree­do­res, a pe­sar de cuán impopu­la­res sean. La di­vul­ga­ción de in­for­ma­ción fi­nan­cie­ra y de re­por­tes de pro­gre­so tam­bién es má­xi­ma prio­ri­dad.

De igual for­ma, en­ta­blar con­ver­sa­cio­nes y pla­nes de tra­ba­jo con la co­mu­ni­dad es cla­ve pa­ra el éxi­to de un es­fuer­zo trans­for­ma­dor.

Whi­te di­jo, ade­más, que mu­chos con­da­dos o ciu­da­des que con­fron­ta­ron pro­ble­mas pa­ra ac­ce­der a ca­pi­tal por sus líos fis­ca­les, pu­die­ron re­gre­sar a los mer­ca­dos más rá­pi­da­men­te una vez las en­ti­da­des de su­per­vi­sión en­tra­ron en vi­gor. Des­de la pers­pec­ti­va del eco­no­mis­ta

An­to­nio Fernós Sa­ge­bién, con o sin me­ca­nis­mos de su­per­vi­sión fis­cal en vi­gor, nin­gu­na economía pue­de sa­lir de una cri­sis de en­deu­da­mien­to y lo­grar un ali­vio de sus acree­do­res sin que ello tam­bién im­pli­que ajus­tes pa­ra el ciu­da­dano co­mún.

CO­RREA Y LA DEU­DA ECUA­TO­RIA­NA.

A ma­ne­ra de ejem­plo, el pro­fe­sor de Fi­nan­zas en la Uni­ver­si­dad In­te­ra­me­ri­ca­na de Puer­to Rico ci­tó el ca­so del Ecua­dor.

En 2008, pa­ra ase­gu­rar la pres­ta­ción de ser­vi­cios pú­bli­cos, el pre­si­den­te

Ra­fael Co­rrea, de­cre­tó un im­pa­go par­cial en la deu­da pú­bli­ca.

Sien­do mi­nis­tro de Economía, Co­rrea en­ten­dió que Ecua­dor con­tra­jo obli­ga- cio­nes mul­ti­mi­llo­na­rias por acuer­dos pla­ga­dos de co­rrup­ción y al to­mar la pre­si­den­cia, creó una co­mi­sión pa­ra au­di­tar la deu­da ecua­to­ria­na.

“En esa au­di­to­ría en­con­tra­ron con­flic­tos de in­tere­ses y pre­va­ri­ca­ción y aque­llas emi­sio­nes don­de se en­con­tró to­do eso se re­pu­dia­ron”, ex­pli­có Fernós Sa­ge­bién, al agre­gar que los pro­ble­mas del Ecua­dor no ter­mi­na­ron con de­cla­rar un im­pa­go.

“Tan pron­to em­pe­za­ron a ce­rrar­se los mer­ca­dos, Ecua­dor tu­vo que po­ner en vi­gor con­tro­les fis­ca­les, tu­vo que im­po­ner ar­bi­trios nue­vos co­mo el de las transac­cio­nes mo­ne­ta­rias”, di­jo Fernós Sa­ge­bién. “Hu­bo que ha­cer re­for­mas es­truc­tu­ra­les, drás­ti­cas y brus- cas y mu­chas no sa­lie­ron bien. En es­te mo­men­to, el go­bierno tie­ne un pro­ble­ma de flu­jo de efec­ti­vo y la es­truc­tu­ra tri­bu­ta­ria ha cam­bia­do tan brus­ca­men­te que no de­ja los in­gre­sos”.

NO SE PUE­DE JU­GAR EN DOS LI­GAS.

Ade­más, di­jo Fernós Sa­ge­bién, Ecua­dor per­dió la financiación del Ban­co Mun­dial y del FMI. Aho­ra, en esen­cia, Chi­na fi­nan­cia al Ecua­dor.

El eco­no­mis­ta sub­ra­yó que Puer­to Rico no tie­ne las pre­rro­ga­ti­vas de un emi­sor de deu­da so­be­ra­na y co­rre­gir sus pro­ble­mas tam­po­co re­sul­ta­rá en lo­grar ac­ce­so rá­pi­do a los mer­ca­dos, lo que es cru­cial pa­ra reac­ti­var la economía.

“En es­to, o per­te­ne­ces al mer­ca­do do­més­ti­co o al mer­ca­do de deu­da so­be­ra­na y las re­glas en ca­da uno son dis­tin­tas. Es co­mo en el béis­bol, no pue­des ju­gar en la Li­ga Ame­ri­ca­na y en la Na­cio­nal a la mis­ma vez”, des­ta­có Fernós Sa­ge­bién.

En Es­ta­dos Uni­dos, sea por pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, co­rrup­ción o am­bas, tam­bién ha ha­bi­do va­rios ca­sos de in­cum­pli­mien­to con acree­do­res, sien­do los even­tos en Jef­fer­son County y De­troit, dos de los más re­cien­tes y so­na­dos.

Jef­fer­son County se aco­gió al Ca­pí­tu­lo 9 del Có­di­go de Quie­bras fe­de­ral y lle­ga­do ese mo­men­to, el con­da­do de unos 600,000 ha­bi­tan­tes, se­gún el Ne­go­cia­do del Cen­so, ter­mi­nó ha­cien­do por dic­ta­men de un juez, lo que an­tes pos­pu­so.

En De­troit, Ke­vin Orr, fue nom­bra­do ad­mi­nis­tra­dor de emer­gen­cia y el plan co­rrec­ti­vo in­clu­yó aco­ger­se a la ban­ca­rro­ta, re­du­cir pen­sio­nes y re­cor­tar el prin­ci­pal a los bo­nis­tas con las ma­yo­res pro­tec­cio­nes.

AJUS­TES INEVI­TA­BLES.

“Es po­lí­ti­ca­men­te fá­cil re­cor­tar lo adeu­da­do a los bo­nis­tas (en un pro­ce­so de re­ne­go­cia­ción), pe­ro, ¿es­tás dis­pues­to a cor­tar lo adeu­da­do a los pen­sio­na­dos? ¿Es­tás dis­pues­to a ha­cer lo que hi­ci­mos en Jef­fer­son County,

que fue en­viar una ter­ce­ra par­te de los tra­ba­ja­do­res a ca­sa por­que no po­día­mos pa­gar­les?”, sub­ra­yó Pa­trick Darby, quien re­pre­sen­tó al con­da­do de Jef­fer­son du­ran­te el li­ti­gio.

“Esas son las ba­ta­llas que tie­nes que dar, que son muy di­fí­ci­les y que no se van a ir”, di­jo el abo­ga­do, quien re­cien­te­men­te par­ti­ci­pó de un fo­ro coor­di­na­do por la Re­vis­ta Ju­rí­di­ca de la Es­cue­la de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad de Puer­to Rico.

De acuer­do con Co­lón, tan­to en el ca­so de Jef­fer­son County co­mo en la quie­bra de De­troit que­dó de­mos­tra­do que los pro­ce­sos de re­so­lu­ción de deu­das pro­vis­tos a tra­vés del Ca­pí­tu­lo 9, no re­suel­ven los pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les de una economía.

Se­gún fuen­tes de es­te diario, la le­gis­la­ción con­gre­sio­nal que se tra­ba­ja pa­ra Puer­to Rico con­tem­pla que las agen­cias de la Is­la pue­dan sen­tar­se a ne­go­ciar con sus acree­do­res y de no ser fac­ti­ble, acu­dir a los tri­bu­na­les uti­li­zan­do co­mo con­tex­to el mar­co le­gal que pro­vee el Có­di­go de Quie­bras fe­de­ral.

RE­CHA­ZO A UNA SIN­DI­CA­TU­RA.

“Si la jun­ta que vie­ne es ti­po sin­di­ca­tu­ra, no va ser be­ne­fi­cio­sa pa­ra Puer­to Rico”, re­pli­có el con­ta­dor pú­bli­co Is­mael

Fal­cón . De acuer­do con Fal­cón, si se ins­tau­ra un en­te en­fo­ca­do úni­ca­men­te en cua­drar la ca­ja del De­par­ta­men­to de Ha­cien­da y el pre­su­pues­to, ello po­dría ace­le­rar la ola mi­gra­to­ria que ex­pe­ri­men­ta la Is­la des­de ha­ce una dé­ca­da.

Agre­gó que fre­cuen­te­men­te, en las con­ver­sa­cio­nes que ha sos­te­ni­do en el Con­gre­so acer­ca de la Is­la, sur­ge el mo­de­lo apli­ca­do a la ca­pi­tal fe­de­ral.

“Was­hing­ton, D.C. y Puer­to Rico son dos co­sas to­tal­men­te di­fe­ren­tes”, di­jo Fal­cón. El ac­tual pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Exa­lum­nos de Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas en la Uni­ver­si­dad de Puer­to Rico (AFAE) opi­nó que lo con­ve­nien­te pa­ra la Is­la se­ría aco­ger úni­ca­men­te el as­pec­to pro­ce­so del mo­de­lo uti­li­za­do en la ca­pi­tal fe­de­ral.

La jun­ta de con­trol fis­cal que se apli­có a Was­hing­ton D.C. y que fue apro­ba­da por el Con­gre­so du­ran­te la dé­ca­da de 1990, te­nía un rol de apo­yo y ase­so­ría. Cuan­do ello no dio re­sul­ta­do, se am­plia­ron sus po­de­res pa­ra dar pa­so a me­di­das an­ti­pá­ti­cas co­mo el cie­rre de es­cue­las y el des­pi­do de em­plea­dos pú­bli­cos.

Fal­cón, al igual que los de­más en­tre­vis­ta­dos, coin­ci­dió en que la in­ter­ven­ción del Go­bierno es­ta­dou­ni­den­se pa­re­ce in­mi­nen­te por­que Puer­to Rico, sa­bien­do lo que te­nía que ha­cer, no to­mó ac­cio­nes de­ci­si­vas a tiem­po.

Des­ta­có que re­sul­ta di­fí­cil ase­gu­rar la con­ti­nui­dad de las ope­ra­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les cuan­do un país ex­pe­ri­men­ta cin­co cam­bios de go­bierno en me­nos de 20 años.

LA EX­PE­RIEN­CIA DE LA CRUV.

Fal­cón re­cor­dó que en oca­sio­nes an­te­rio­res, el pro­pio Go­bierno li­dió aser­ti­va­men­te con en­ti­da­des en pro­ble­mas.

Ese fue el ca­so de la Cor­po­ra­ción pa­ra la Re­no­va­ción Ur­ba­na y de Vi­vien­da (CRUV), en­ti­dad que ad­mi­nis­tra­ba unos 300 re­si­den­cia­les pú­bli­cos y otor­ga­ba prés­ta­mos pa­ra la com­pra de tie­rras y la cons­truc­ción de re­si­den­cias. En 1991, lue­go de que la CRUV co­lap­sa­ra, se apro­bó una ley pa­ra su sin­di­ca­tu­ra y li­qui­da­ción.

Fal­cón, quien tu­vo a su car­go la li­qui­da­ción de la CRUV, sos­tu­vo que pe­se a que la en­ti­dad ha­bía otor­ga­do unas 55,000 hi­po­te­cas, no ha­bía au­di­to­rías de ta­les ope­ra­cio­nes y no se cal­cu­la­ban co­sas tan bá­si­cas co­mo la amor­ti­za­ción de prin­ci­pal e in­te­rés en las cuen­tas.

“La gen­te no pa­ga­ba los prés­ta­mos sim­ple­men­te por­que la CRUV no los co­bra­ba”, re­cor­dó Fal­cón.

Bas­tó con­tra­tar una com­pa­ñía de co­bros, me­ca­ni­zar los pro­ce­sos de la cor­po­ra­ción pú­bli­ca y readies­trar al per­so­nal pa­ra in­gre­sar $2 mi­llo­nes al mes. Al ca­bo de cin­co años, Fal­cón com­ple­tó la li­qui­da­ción de la CRUV, pa­gan­do a to­das las acreen­cias y en­vian­do al Fon­do Ge­ne­ral un so­bran­te de $100 mi­llo­nes.

“Lo que eso te de­mues­tra es que un pro­ce­so de su­per­vi­sión no ne-

“El Ca­pí­tu­lo 9 no pro­vee las al­ter­na­ti­vas

que son ne­ce­sa­rias, cuan­do los pro­ble­mas de una ju­ris­dic­ción son

es­truc­tu­ra­les”

SO­NIA CO­LÓN

ex­per­ta en Quie­bra y De­re­cho de Acree­do­res “Un pro­ce­so de su­per­vi­sión no ne­ce­sa­ria­men­te con­lle­va el cie­rre de agen­cias o el des­pi­do

de per­so­nal”

IS­MAEL FAL­CÓN

pre­si­den­te de AFAE “En es­to, o per­te­ne­ces al mer­ca­do do­més­ti­co o al mer­ca­do de deu­da so­be­ra­na y las re­glas en ca­da uno son

dis­tin­tas”

AN­TO­NIO FERNÓS SA­GE­BIÉN

Eco­no­mis­ta

ce­sa­ria­men­te con­lle­va el cie­rre de agen­cias o el des­pi­do de per­so­nal”, di­jo Fal­cón.

De aquí que la AFAE bus­ca in­ser­tar­se en el pro­ce­so de di­se­ño de la jun­ta su­per­vi­so­ra fe­de­ral. Es­to, a fin de que las pre­rro­ga­ti­vas que se otor­guen al or­ga­nis­mo su­per­vi­sor ha­gan fac­ti­ble la reor­ga­ni­za­ción del Go­bierno y a su vez, la crea­ción de me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra ha­cer ne­go­cios en la Is­la. EL PRE­CIO DE SA­NEAR LAS FI­NAN­ZAS. Se­gún el abo­ga­do res­pon­sa­ble de la prác­ti­ca de Go­bierno en Fe­rraiou­li,

Jor­ge San Mi­guel, la fal­ta de con­sis­ten­cia en la eje­cu­ción pú­bli­ca y en la im­ple­men­ta­ción de po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas que pu­die­ron ser fa­vo­ra­bles a la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca -co­mo fue el pro­gra­ma de alian­zas pú­bli­co-pri­va­das­ha lle­va­do al li­de­ra­to po­lí­ti­co es­ta­dou­ni­den­se a con­cluir que ur­ge un me­ca­nis­mo su­per­vi­sor pa­ra la Is­la.

“Guar­do la es­pe­ran­za de que sea una es­truc­tu­ra que per­mi­ta rea­li­zar las re­for­mas fis­ca­les que sa­be­mos que hay que ha­cer y a la mis­ma vez, que nos brin­de una es­truc­tu­ra que ayu­de a po­ten­ciar rá­pi­da y dra­má­ti­ca­men­te la economía”, di­jo San Mi­guel.

San Mi­guel cri­ti­có que la ad­mi­nis­tra­ción del pre­si­den­te Ba­rack Oba

ma no asis­tie­ra fi­nan­cie­ra­men­te a Puer­to Rico, pues ese apo­yo pu­do dar un ali­vio pa­ra en­cau­sar las re­for­mas que se ne­ce­si­tan y dar cur­so al pro­ce­so de re­ne­go­cia­ción con los acree­do­res.

En con­tras­te, San Mi­guel des­ta­có los avan­ces que se al­can­za­ron en la Au­to­ri­dad de Ener­gía Eléc­tri­ca (AEE) y la im­por­tan­cia de que las mo­di­fi­ca­cio­nes de la deu­da sean pro­duc­to de un pro­ce­so con­cer­ta­do en lu­gar de una dispu­ta le­gal. Ello, si el ob­je­ti­vo ul­te­rior es que Puer­to Rico pros­pe­re y ha­ya un freno en la mi­gra­ción.

San Mi­guel re­cor­dó el ca­so de Ar­gen­ti­na, don­de tras la de­cla­ra­ción del im­pa­go en 2001 y de la de­va­lua­ción del pe­so ar­gen­tino, la economía co­lap­só. Ar­gen­ti­na tu­vo por ase­sor le­gal a la mis­ma fir­ma que em­plea Puer­to Rico, Cleary Gottlieb, has­ta que es­te año, el re­cién elec­to Mauricio Ma­cri ins­tru­yó a que la fir­ma pa­se a un se­gun­do plano y se con­tra­te un nue­vo ase­sor le­gal.

Se­gún San Mi­guel, par­tien­do del cos­to de otros pro­ce­sos de ban­ca­rro­ta, Puer­to Rico po­dría te­ner que des­em­bol­sar en­tre $300 mi­llo­nes y $600 mi- llo­nes por año pa­ra re­ne­go­ciar sus obli­ga­cio­nes, re­cur­sos que tam­bién sal­drían del era­rio puer­to­rri­que­ño.

Al pre­sen­te, se­gún ci­fras ofi­cia­les, ex­clu­yen­do la re­ne­go­cia­ción en la Au- to­ri­dad de Ener­gía Eléc­tri­ca (AEE), el Go­bierno ha in­ver­ti­do unos $90 mi­llo­nes en con­tra­tos de ase­so­ría pa­ra la deu­da de Puer­to Rico. Así las co­sas, sin ha­ber ne­go­cia­do un dó­lar, en los pa­sa­dos dos años, Puer­to Rico ha gas­ta­do unos $125,000 dia­rios en su in­ten­to por mo­di­fi­car la deu­da y lo­grar apo­yo del Go­bierno fe­de­ral.

“So­lo un cam­bio en la ac­ti­tud de Ar­gen­ti­na ya le es­tá abrien­do el mer­ca­do”, ejem­pli­fi­có San Mi­guel.

Ar­gen­ti­na se apres­ta­ba a re­clu­tar al abo­ga­do que ayu­dó a pre­ve­nir un se­gun­do im­pa­go en Gre­cia, la economía más gol­pea­da de la Eu­ro­zo­na y que pe­se a a más de tres años de asis­ten­cia fi­nan­cie­ra y téc­ni­ca, con­ti­núa en pi­ca­da.

Fal­cón, San Mi­guel y Co­lón coin­ci­die­ron en que la efec­ti­vi­dad de una jun­ta fis­cal pa­ra la Is­la de­pen­de­rá de cuán­to pue­da in­ser­tar­se el sec­tor pri­va­do y no gu­ber­na­men­tal en el pro­ce­so. Ello no ne­ce­sa­ria­men­te im­pli­ca te­ner par­ti­ci­pa­ción di­rec­ta en el or­ga­nis­mo su­per­vi­sor, pe­ro sí en los co­mi­tés de tra­ba­jo que se or­ga­ni­zan pa­ra im­ple­men­tar los pla­nes y re­for­mas a im­plan­tar­se.

“Es­te pro­ce­so nos va a to­mar en­tre tres a cin­co años. No va a ser fá­cil, ni gra­tis y va a cos­tar sacrificio, pe­ro po­de­mos re­sol­ver­lo”, ase­ve­ró San Mi­guel.

De-

JOR­GE SAN MI­GUEL

Abo­ga­do

La ciu­dad de De­troit pa­só de ser una de las ciu­da­des con ma­yor in­gre­so per cá­pi­ta en Es­ta­dos Uni­dos a la ciu­dad más gran­de en quie­bra.

La re­cien­te cri­sis en Gre­cia tu­vo es­pe­cial im­pac­to so­bre las per­so­nas re­ti­ra­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.