Pa­la­cios no se ami­la­na an­te los re­tos

La tien­da de mue­bles de lu­jo in­no­va en su ofre­ci­mien­to a tono con su clien­te­la

El Nuevo Día - - REVISTA NEGOCIOS - Ya­li­xa Ri­ve­ra Cruz yri­ve­ra@el­nue­vo­dia.com Twit­ter: @ya­li­xa­ri­ve­raEND

El es­ti­lo clá­si­co y ele­gan­te de sus mue­bles, que no re­co­no­cen el pa­so del tiem­po, uni­do a los más al­tos es­tán­da­res de ser­vi­cio y ca­li­dad, for­man par­te de los atri­bu­tos que le han per­mi­ti­do a la tien­da Pa­la­cios, man­te­ner su repu­tación y ni­cho de mer­ca­do ca­si in­tac­to en su ca­te­go­ría por los pa­sa­dos 20 años.

Pa­ra Ilea­na Pa­la­cios, quien lle­va más de 30 años en el ne­go­cio del di­se­ño y la de­co­ra­ción, los tiem­pos de in­cer­ti­dum­bre eco­nó­mi­ca no han si­do ex­cu­sa pa­ra des­ace­le­rar la de­di­ca­ción y el en­tu­sias­mo que sien­te por su ne­go­cio. Tam­po­co han ser­vi­do de mo­ti­va­ción pa­ra aco­ger­se al re­ti­ro, to­do lo con­tra­rio.

Se­gún la em­pre­sa­ria, es en mo­men­tos co­mo és­tos que los ne­go­cios re­quie­ren la ma­yor ener­gía y tiem­po pa­ra que pue­dan se­guir en­ca­mi­na­dos, pro­du­cien­do y pro­ve­yén­do­le a los clien­tes y em­plea­dos lo que ellos es­pe­ran. “Me he ido a re­ti­rar ya co­mo tres ve­ces… y ya tú ves, si­go aquí”, ex­pre­só Pa­la­cios, quien abrió su pri­me­ra tien­da de mue­bles, Ki­lims, en 1977, en la Ave­ni­da Piñero. “Es­ta­mos en un im­pa­se de so­bre­vi­vir y rein­ven­tar­nos y de ha­cer to­do lo po­si­ble por con­ti­nuar”, di­jo.

Re­co­no­ce que la clien­te­la en su ne­go­cio ha cam­bia­do y que la si­tua­ción se ha agra­va­do. “El cam­bio en el clien­te es gran­dí­si­mo. El que de­co­ra su ca­sa hoy día es por­que tie­ne los re­cur­sos. Pe­ro, la com­pra de la va­ji­lla de diario, más la de oca­sión, eso se aca­bó. El clien­te que an­tes ve­nía bus­can­do unas co­pas de una mar­ca es­pe­cí­fi­ca pa­ra el bau­tis­mo del hi­jo o pa­ra una ce­na par­ti­cu­lar, por­que que­ría pie­zas que fue­ran úni­cas y di­fe­ren­tes, tam­po­co exis­te ya”, re­ve­ló.

DO­MI­NA LA PRAC­TI­CI­DAD. Hoy, el clien­te de lu­jo tam­bién es uno más Ilea­na Pa­la­cios, pro­pie­ta­ria de la

tien­da de mue­bles y ac­ce­so­rios pa­ra el ho­gar Pa­la­cios. Al la­do, el área de ac­ce­so­rios de la tien­da, que for­ma par­te del nue­vo ofre­ci­mien­to del co­mer­cio. prác­ti­cos y bus­ca otros atri­bu­tos más a tono con sus pre­su­pues­tos y es­ti­los de vi­da. Por ejem­plo, el gru­po de los mi­llen­nials (los jó­ve­nes na­ci­dos en­tre 1980 y 2000), que ya son pro­fe­sio­na­les e in­de­pen­dien­tes, bus­can mue­bles que se vean bien, que ten­gan es­ti­lo, y que sean pie­zas de ca­li­dad, pe­ro al mis­mo tiem­po, que sean có­mo­dos. La em­pre­sa­ria los des­cri­bió co­mo per­so­nas bien de­fi­ni­das en cuan­to a lo que quie­ren y bus­can pa­ra su ho­gar.

Acor­de con es­tos cam­bios, di­jo que han bus­ca­do nue­vas lí­neas de mue­bles y ac­ce­so­rios pa­ra com­ple­men­tar su ofre­ci­mien­to tra­di­cio­nal, al tiem­po que han ad­qui­ri­do lí­neas que com­pi­ten en di­se­ño pe­ro que tie­nen pre­cios más ac­ce­si­bles.

“Los ac­ce­so­rios se han con­ver­ti­do en una par­te muy im­por­tan­te de la tien­da y son al­go que aña­di­mos en el úl­ti­mo año. És­ta ha si­do la ma­ne­ra de bus­car otros ca­mi­nos pa­ra rein­ven­tar­nos, por lo que he­mos ido tra­yen­do y pro­ban­do nue­vos pro­duc­tos”, de­ta­lló. AC­CE­SO­RIOS CO­MO PRO­TA­GO­NIS­TAS. En­tre los ar­tícu­los que se en­cuen­tran ba­jo es­ta nue­va pro­pues­ta hay una sec­ción de pie­zas de de­co­ra­ción, mu­chas de ellas obras úni­cas, que com­ple­men­tan la per­so­na­li­dad del ho­gar se­gún las pre­fe­ren­cias de sus dueños; li­bros y ve­las aro­má­ti­cas pa­ra el ho­gar en­tre las que se en­cuen­tran las crea­cio­nes de mar­cas co­mo La­li­que, Karl La­ger­feld, y Bao­bab, en­tre otras.

“Los ac­ce­so­rios son el re­fle­jo de la per­so­na que vi­ve en la ca­sa, por lo que sa­ber es­co­ger lo que es­tá bus­can­do el mer­ca­do o la pa­re­ja jo­ven, ha si­do muy im­por­tan­te”, ex­pre­só.

Pa­la­cios in­di­có que par­te de es­ta in­no­va­ción res­pon­de a las tendencias mun­dia­les que ca­da año pre­sen­cian a tra­vés de las ex­hi­bi­cio­nes in­ter­na­cio­na­les a las que asis­ten pa­ra ad­qui­rir nue­va mer­can­cía, en­tre las que se en­cuen­tran las más im­por­tan­tes co­mo son Mi­lán, Pa­rís, Frank­furt, Mia­mi y Lon­dres.

“Asis­ti­mos a los y lue­go de lo que ve­mos allí, dis­cu­ti­mos qué va­mos

“Siem­pre pien­so co­mo el clien­te, y si el clien­te trae un pro­ble­ma que es ver­da­de­ro, Pa­la­cios tie­ne que res­pon­der”

ILEA­NA PA­LA­CIOS

Pro­pie­ta­ria

a traer, pen­sa­do en que sean pie­zas in­no­va­do­ras, di­fe­ren­tes y que se ajus­ten a las con­di­cio­nes ac­tua­les y a nues­tros clien­tes. Nos en­fo­ca­mos en bus­car mue­bles y ac­ce­so­rios que sean ver­sá­ti­les y que pue­dan apli­car a nues­tros pú­bli­cos”, ex­pli­có.

La em­pre­sa­ria pre­ci­só que de las pie­zas que se ad­quie­ren, so­lo se im­por­tan una o dos de ca­da una. La ra­zón es po­der man­te­ner el te­ma de ex­clu­si­vi­dad y uni­ci­dad en lo que ven­den, man­te­nién­do­se fir­mes en lo que ha si­do una de sus po­lí­ti­cas co­mo em­pre­sa des­de sus ini­cios. Es­ta­ble­ció, ade­más, que a pe­sar de la cri­sis nun­ca han pa­ra­do de in­no­var y de traer ar­tícu­los nue­vos a la tien­da.

No obs­tan­te, se­ña­ló que si bien es cier­to que las ven­tas de su tien­da se han vis­to afec­ta­das a con­se­cuen­cia de la cri­sis y de la mi­gra­ción de puer­to­rri­que­ños, la res­pues­ta po­si­ti­va que han te­ni­do los em­pre­sa­rios acau­da­la­dos an­te las le­yes de in­cen­ti­vos 20 y 22, que se han es­ta­ble­ci­do en la Is­la, le ha ser­vi­do pa­ra sub­sa­nar ese va­cío.

“Se tra­ta de un gru­po que es­tá in­vir­tien­do en to­da una economía y man­te­nien­do a to­do un sec­tor (re­la­cio­na­do a los arre­glos y tra­ba­jos en el ho­gar)”, ase­gu­ró.

“Se ha per­di­do un pú­bli­co y se ha ga­na­do otro. Nos han per­mi­ti­do es­ta­bi­li­zar el ne­go­cio (los be­ne­fi­cia­rios de las le­yes 20 y 22). Ya que tam­bién, he­mos te­ni­do que ha­cer nues­tros ajus­tes, en pre­su­pues­tos e in­ven­ta­rio”, des­ta­có.

Pre­ci­sa­men­te es­tos clien­tes han con­tri­bui­do en la ex­pan­sión de su ne­go­cio fue­ra de Puer­to Rico, ya que le han traí­do nue­vos clien­tes en lu­ga­res co­mo Nue­va York y la Flo­ri­da.

A pe­sar de ello, acla­ró que es­te nue- vo ni­cho co­mer­cial no ha evi­ta­do que ha­yan te­ni­do que ha­cer ajus­tes ope­ra­cio­na­les a ni­vel de pre­su­pues­to e in­ven­ta­rio. En lo que re­fie­re a em­plea­dos, di­jo que se han man­te­ni­do igual, con unas 20 per­so­nas en­tre las que hay vendedores, per­so­nal de ad­mi­nis­tra­ción, di­se­ña­do­ras, un ar­qui­tec­to, un equi­po de en­tre­gas y mon­ta­je y sus dos hi­jas.

TRA­BA­JO EN EQUI­PO. Pa­la­cios con­fe­só que son sus em­plea­dos una de las ra­zo­nes que más le mo­ti­van a con­ti­nuar tra­ba­jan­do, a pe­sar de que su es­po­so ya dis­fru­ta del re­ti­ro y le gus­ta­ría que ella le acom­pa­ña­ra en es­ta nue­va eta­pa de vi­da.

“Te­ne­mos un equi­po de em­plea­dos bien pro­fe­sio­nal que lle­va con­mi­go so­bre 15 años la ma­yo­ría de ellos. Es un gru­po de gen­te que ha cre­ci­do y se ha desa­rro­lla­do con no­so­tros. Una de las gran­des sa­tis­fac­cio­nes que ten­go es en es­tos 20 años ha­ber po­di­do en­ca­mi­nar el éxi­to de mu­chos. Es­ta es una de las ra­zo­nes por las cua­les no me re­ti­ro, co­sa que de­be­ría es­tar ha­cien­do, pe­ro me sien­to muy res­pon­sa­ble de que la tien­da con­ti­núe y es­tá en mis ma­nos ayu­dar a que así sea”, afir­mó, al ase­gu­rar que es­pe­ra­rá a que la si­tua­ción eco­nó­mi­ca del País me­jo­re pa­ra en­ton­ces ha­cer­lo.

Unas de sus mi­sio­nes co­mo em­pre­sa­ria siem­pre ha si­do que su clien­te­la sal­ga com­pla­ci­da y pa­ra ello da es­pe­cial én­fa­sis al ser­vi­cio y es­me­ro con el que tan­to ella, co­mo sus em­plea­dos, tra­tan a sus clien­tes. Ade­más, se dis­tin­guen por una aten­ción per­so­na­li­za­da, que ha­cen que las re­la­cio­nes con sus clien­tes sean muy lon­ge­vas. “Ten­go clien­tes de más de 30 años, que aho­ra sus hi­jos son mis clien­tes, tam­bién, y eso me da mu­cha sa­tis­fac­ción”, ase­gu­ró.

Ex­pli­có que pa­ra man­te­ner ese al­to ni­vel de ser­vi­cio so­lo pro­cu­ra aso­ciar­se con com­pa­ñías que ofre­cen un res­pal­do y ga­ran­tía por sus pro­duc­tos, que es­tán en la dis­po­si­ción de res­pon­der an­te cual­quier re­cla­ma­ción.

“No­so­tros en Pa­la­cios aten­de­mos to­das las re­cla­ma­cio­nes que nos lle­gan. Ha­ce­mos una ins­pec­ción y res­pon­de­mos cuan­do la re­cla­ma­ción es vá­li­da, cues­te lo que cues­te”, aco­tó. Y cla­ro que es ese ti­po de ser­vi­cio y aten­ción que ofre­cen, una de las ra­zo­nes por las cua­les se han man­te­ni­do du­ran­te to­dos es­tos años.

“Siem­pre pien­so co­mo el clien­te, y con­si­de­ro que si el clien­te trae un pro­ble­ma que es ver­da­de­ro Pa­la­cios tie­ne que res­pon­der. Eso es al­go que nun­ca va a cam­biar. No im­por­ta la ho­ra, o don­de vi­va, no­so­tros te­ne­mos el equi­po de gen­te pa­ra res­pon­der”, di­jo.

El es­ti­lo im­pe­ca­ble y ele­gan­te de las mar­cas de mue­bles que re­pre­sen­tan, en su ma­yo­ría eu­ro­peas, y que se dis­tin­gue por ex­hi­bir una lí­nea clá­si­ca que no pa­sa de mo­da, tam­bién for­man par­te de la repu­tación y la mar­ca que Pa­la­cios se ha ela­bo­ra­do por los pa­sa­dos años.

ES­TI­LO SIN TIEM­PO. “Mi es­ti­lo es ti­me­less (sin tiem­po). Soy de las que con­si­de­ra que los mue­bles son una in­ver­sión. Por ejem­plo, mi ca­sa lle­va 32 años he­cha y yo no he cam­bia­do na­da por­que es una de­co­ra­ción ti

me­less. No creo en eso de es­tar cam­bian­do”, des­ta­có.

Pa­ra Pa­la­cios, to­do lo que es ex­tre­ma­da­men­te mo­derno o mi­ni­ma­lis­ta pue­de lle­gar a ser li­mi­tan­te. “A ve­ces es tan lim­pio que hie­re. Se lle­ga a sen­tir co­mo si na­die es­tu­vie­ra vi­vien­do allí. Hay pie­zas que tie­nen una his­to­ria fa­mi­liar y de­ben es­tar pre­sen­te en un ho­gar por­que tie­nen un sig­ni­fi­ca­do es­pe­cial. El es­ti­lo de tu ca­sa no tie­ne por qué es­con­der el pa­sa­do y siem­pre en mi tra­ba­jo he tra­ta­do de man­te­ner esa esen­cia”, pun­tua­li­zó.

20 Can­ti­dad de años que lle­va la tien­da Pa­la­cios, lo­ca­li­za­da en la ave­ni­da De Die­go en Puer­to Nue­vo, abierta al pú­bli­co.

Los mue­bles de Pa­la­cios se dis­tin­guen por su es­ti­lo clá­si­co ele­gan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.