San Die­go, una her­mo­sa ciu­dad ha­bi­ta­ble

Ofre­ce un am­bien­te so­cial ba­lan­cea­do y una tem­pe­ra­tu­ra agra­da­ble du­ran­te to­do el año.

El Nuevo Día - - DE VIAJE - Por ING. WIL­SON RUIZ-RÍOS Es­pe­cial pa­ra Su­ple­men­tos

Con fre­cuen­cia, el via­je­ro vi­si­ta los cen­tros ur­ba­nos de las ciu­da­des, ya que, por lo ge­ne­ral, ahí es­tán las atrac­cio­nes prin­ci­pa­les, la ac­ti­vi­dad co­mer­cial, los lu­ga­res tu­rís­ti­cos y los en­tre­te­ni­mien­tos. Es por eso, que los em­plea­dos que la­bo­ran en el cen­tro ur­bano re­cu­rren a los tre­nes, los me­tros y los au­tos pa­ra lle­gar des­de los su­bur­bios a las afue­ras de la ciu­dad has­ta el cen­tro de la mis­ma. Ese no es el ca­so de la re­vi­ta­li­za­da y ha­bi­ta­ble gran ciu­dad de San Die­go.

Fren­te al in­men­so océano Pa­cí­fi­co, los pri­me­ros asen­ta­mien­tos se desa­rro­lla­ron en 1769, prin­ci­pal­men­te por su ex­ce­len­te ubi­ca­ción, abun­dan­te in­dus­tria pes­que­ra y con­ve­nien­cia ma­rí­ti­ma pa­ra el co­mer­cio de bie­nes y pro­duc­tos con Asia y otros des­ti­nos. Des­de esos tiem­pos al pre­sen­te, mu­chos han si­do los cam­bios en es­ta atrac­ti­va y gran ciu­dad.

La trans­for­ma­ción de ese sim­ple asen­ta­mien­to co­men­zó cuan­do el Ejér­ci­to nor­te­ame­ri­cano de­ter­mi­nó que la bahía de San Die­go te­nía una ubi­ca­ción es­tra­té­gi­ca ex­ce­len­te de ac­ce­so di­rec­to al Pa­cí­fi­co. Por es­to, par­te de la gran bahía se de­sig­nó co­mo el lu­gar idó­neo pa­ra cons­truir una de las ma­yo­res ba­ses na­va­les de Es­ta­dos Uni­dos. Los tra­ba­jos de dra­ga­do y acon­di­cio­na­mien­to de la bahía y su fon­do ma­rino se rea­li­za­ron pa­ra dar­le ac­ce­so a sub­ma­ri­nos, cru­ce­ros y por­ta­vio­nes de gran ta­ma­ño. La ex­trac­ción de te­rreno fue de tal mag­ni­tud que las ca­sas que es­ta­ban junto al océano al co­mien­zo del dra­ga­do, en la ac­tua­li­dad que­da­ron se­pa­ra­das de la cos­ta por más de un ki­ló­me­tro de dis­tan­cia. Al re­mo­ver mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos de te­rreno, no so­lo se lo­gró la pro­fun­di­dad ne­ce­sa­ria, sino que, ade­más, con el te­rreno re­mo­vi­do fue po­si­ble crear va­rias is­las ar­ti­fi­cia­les. En­tre ellas, se creó Mis­sion Bay Park, se au­men­tó la is­la de Co­ro­na­do y se hi­cie­ron otras me­jo­ras.

El fren­te por­tua­rio de San Die­go que que­dó lue­go de ter­mi­nar los tra­ba­jos de dra­ga­do se con­vir­tió en una am­plia cos­ta de te­rreno fir­me don­de se desa­rro­lla­ron nue­vos ho­te­les, cen­tros co­mer­cia­les y el co­no­ci­do Sea­port Vi­lla­ge. Es­te es un agra­da­ble lu­gar pa­ra pa­sear, ha­cer com­pras, co­mer y vi­si­tar el im­po­nen­te Por­ta­vio­nes USS Mid­way, con­ver­ti­do en mu­seo des­de 2004. Es­te por­ta­vio­nes es uno de los des­ti­nos más fre­cuen­ta­dos en Sea­port. El mis­mo cuen­ta con avio­nes, he­li­cóp­te­ros y to­do lo que usual­men­te tie­nen es­tos na­víos. Sus ins­ta­la­cio­nes y na­ves se han pre­ser­va­do en per­fec­tas con­di­cio­nes, aun­que no se po­nen en fun­cio­na­mien­to, ya que el fin es mis­mo es un mu­seo. Des­de 2004 va­rios mi­llo­nes de vi­si­tan­tes han po­di­do ob­ser­var ca­da de­ta­lle de sus in­te­rio­res.

En Sea­port po­drá dis­fru­tar una gas­tro­no­mía va­ria­da y en­tre­te­ni­mien­tos, mien­tras pa­sea ba­jo la som­bra de gran­des ár­bo­les, ca­mi­na por ve­re­das junto al océano y ob­ser­va mo­nu­men­tos con­me­mo­ra­ti­vos. Hay áreas pa­ra des­can­so, di­ver­si­dad de tien­das y pre­sen­ta­cio­nes mu­si­ca­les. Se pue­den to­mar ta­xis acuá­ti­cos, bar­cos pa­ra pa­seos o pes­ca y has­ta to­mar ex­cur­sio­nes pa­ra prac­ti­car de­por­tes acuá­ti­cos.

Al vi­si­tar San Die­go es al­ta­men­te re­co­men­da­ble to­mar el sistema de tro

lley del ti­po Hop on-Hop off, que re­co­rre la pe­ri­fe­ria y el cen­tro de la ciu­dad. Des­de es­te tro­lley abier­to pue­des ob­ser­var la uni­for­mi­dad de la lim­pie­za en la ciu­dad, la abun­dan­cia de áreas re­si­den­cia­les y los co­mer­cios tan ne­ce­sa­rios pa­ra ser­vir­le a los re­si­den­tes. El mis­mo ha­ce pa­ra­das en los lu­ga­res más em­ble­má­ti­cos e im­por­tan­tes de la ciu­dad, es­to, pa­ra la con­ve­nien­cia de los lo­ca­les y los tu­ris­tas. Me­dian­te un car­go fi­jo vá­li­do por 24 ho­ras, pue­des vi­si­tar las atrac­cio­nes o los lu­ga­res de tu pre­fe­ren­cia y abor­dar el tro­lley nue­va­men­te pa­ra ir a otros des­ti­nos. El cir­cui­to del re­co­rri­do es­tá di­se­ña­do pa­ra que el trans­por­te re­gre­se a ca­da pa­ra­da o des­tino ca­da me­dia ho­ra. Vi­si­tar el Old Town, el Ho­tel El Co­ro­na­do, Little Italy y el Gas­lamp Quar­ter son al­gu­nas de las pa­ra­das que no se de­ben omi­tir. Es im­por­tan­te te­ner en men­te que el ho­ra­rio de su fun­cio­na­mien­to diario ter­mi­na al ano­che­cer, por lo que de­bes co­te­jar el ho­ra­rio de ca­da día.

Una de las pa­ra­das pre­fe­ri­das por los vi­si­tan­tes es Bal­boa Park. Es­ta in­men­sa área ver­de de 1,200 acres al nor­te de la ciu­dad se com­ple­men­ta­da con in­tere­san­tes lu­ga­res de va­ria­da te­má­ti­ca. Al­gu­nos son edu­ca­ti­vos, cul­tu­ra­les, di­fe­ren­tes mu­seos, tea­tros pa­ra pre­sen­ta­cio­nes de obras o mu­si­ca­les, pa­seos en pe­que­ños tre­nes, jar­di­nes aus­tra­lia­nos y ja­po­ne­ses o ver plan­tas na­ti­vas de Ca­li­for­nia, en­tre tan­tos otros lu­ga­res de in­te­rés.

En Bal­boa es­tá el cen­tro de cien­cia Reu­ben H. Fleet y el IMAX, dos de las ins­ta­la­cio­nes más fre­cuen­ta­das por la di­ver­si­dad de atrac­ti­vos que pre­sen­tan al pú­bli­co. El pri­me­ro tie­ne ex­hi­bi­cio­nes so­bre las cé­lu­las del ser hu­mano, so­bre el pro­ce­so de apren­der so­bre cien­cias y otras re­la­cio­na­das con los via­jes es­pa­cia­les. Por otro la­do, el IMAX es un enor­me tea­tro con una pan­ta­lla gi­gan­te y có­mo­das bu­ta­cas re­cli­na­bles don­de se pro­yec­tan pe­lí­cu­las so­bre di­fe­ren­tes te­mas. La in­men­si­dad de la pan­ta­lla le im­par­te más rea­lis­mo a las pe­lí­cu­las, ya que, por sus enor­mes di­men­sio­nes ha­cen sen­tir la ac­ción e imá­ge­nes más cer­ca de los es­pec­ta­do­res. Las pe­lí­cu­las va­rían se­gún el día de la se­ma­na y el ho­ra­rio. Por ejem­plo, en­tre otras pre­sen­tan, Dolp­hins, Je­ru­sa­lem, Jean-Mi­chel Cous­teau’s Se­cret

Ocean y Jor­ney to Spa­ce. El mis­mo día pue­des ver va­rias de ellas. La mag­ní­fi­ca re­so­lu­ción de las pe­lí­cu­las, así co­mo la ní­ti­da ca­li­dad de so­ni­do ha­cen de las pe­lí­cu­las una ex­pe­rien­cia im­pre­sio­nan­te.

Co­mo si fue­ra po­co, en Bal­boa hay tam­bién un cen­tro mul­ti­dis­ci­pli­na­rio de 38,000 pies cua­dra­dos pa­ra con­cier­tos y otras ac­ti­vi­da­des, ade­más, po­see un cam­po de golf de 18 ho­yos, can­chas de te­nis, ve­re­das pa­ra ca­mi­nar y otras pa­ra co­rrer en bi­ci­cle­tas, mon-

En San Die­go se tie­ne la ofer­ta tu­rís­ti­ca de una gran ciu­dad y la tran­qui­li­dad de un pe­que­ño pue­blo don­de to­do es­tá cer­ca.

ta­ñas pa­ra los afi­cio­na­dos al mon­ta­ñis­mo y múl­ti­ples áreas pa­ra el en­tre­te­ni­mien­to de ni­ños y jó­ve­nes. Hay res­tau­ran­tes con una ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca va­ria­da. En­tre ellos; Al­bert’s, Ca­fé Min­gei, Ca­sa 1915, Di­no­saur Ca­fé, Flight Path Grill y otros pa­ra to­dos los pre­su­pues­tos.

No me­nos im­por­tan­te es que en Bal­boa tam­bién es­tá ubi­ca­do el re­co­no­ci­do Zoo­ló­gi­co de San Die­go, uno de los más gran­des de la na­ción. El mis­mo se inau­gu­ró en 1916 y, des­de en­ton­ces, ha te- ni­do in­con­ta­bles ex­pan­sio­nes y me­jo­ras pa­ra aco­mo­dar más de 3,700 ani­ma­les de al me­nos 650 es­pe­cies y 3,500 ti­pos de plan­tas. Por to­do lo an­te­rior, es­te par­que es con­si­de­ra­do el ma­yor par­que ur­bano de Es­ta­dos Uni­dos. Por lo in­tere­san­te y di­ver­so que es, anual­men­te atrae más de dos mi­llo­nes de vi­si­tan­tes. Hay que des­ta­car que por la na­tu­ra­le­za del de­sa­rro­llo ur­bano de la ciu­dad, el zoo­ló­gi­co es­tá ubi­ca­do a me­nos de 20 mi­nu­tos de su cen­tro y es una de las pa­ra­das pre­fe­ri­das de los usua­rios del

tro­lley . La fres­ca brisa del Pa­cí­fi­co y abun­dan­te ofer­ta de vi­da diur­na y noc­tur­na, ha­cen de San Die­go una ma­ra­vi­llo­sa ciu­dad ha­bi­ta­ble y co­mo des­tino tu­rís­ti­co. Es­ta ciu­dad es una fu­sión de cul­tu­ras. De to­das, el vi­si­tan­te y el lo­cal dis­fru­tan lo me­jor en un am­bien­te so­cial ba­lan­cea­do y con una tem­pe­ra­tu­ra agra­da­ble du­ran­te to­do el año. Es­to, de­bi­do a su ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca al sur de Ca­li­for­nia, don­de no cae nie­ve ni hay se­quías. Por sus atrac­cio­nes, con­ve­nien­cias pa­ra sus re­si­den­tes y mu­cho más, es­ta ciu­dad es una aco­ge­do­ra pa­ra vi­si­tan­tes y lo­ca­les. En San Die­go se tie­ne la ofer­ta tu­rís­ti­ca abun­dan­te de una gran ciu­dad y la tran­qui­li­dad y ac­ce­si­bi­li­dad que se dis­fru­ta en un pe­que­ño pue­blo don­de to­do es­tá cer­ca. Por eso, po­de­mos de­cir que es una her­mo­sa ciu­dad ha­bi­ta­ble. Pa­ra in­for­ma­ción so­bre es­te des­tino, con­sul­ta a tu agen­te de via­jes.

So­bre es­tas lí­neas, el am­plio fren­te por­tua­rio de San Die­go. Es­te es un agra­da­ble lu­gar pa­ra pa­sear, ha­cer com­pras, co­mer y vi­si­tar el im­po­nen­te Por­ta­vio­nes USS Mid­way, con­ver­ti­do en mu­seo des­de 2004.

Uno de los ca­rros del Old Town Tro­lley. Es­te ha­ce va­rias pa­ra­das que te ayu­da­rán a ha­cer tu vi­si­ta más or­ga­ni­za­da y ver va­rios pun­tos de in­te­rés.

RA­DIO­GRA­FÍA Ex­ten­sion 964.5 km² Ha­bi­tan­tes 1.3 mi­llo­nes Tem­pe­ra­tu­ra pro­me­dio 59 gra­dos Fah­ren­heit Año de fun­da­ción 1769 Pri­me­ra mi­sión es­ta­ble­ci­da

San Die­go de Al­ca­lá

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.