Tip­ping point

600 PA­LA­BRAS

El Nuevo Día - - ENTÉRATE - Luis Al­ber­to Fe­rré Rangel Director Ge­ne­ral GFR Me­dia

Co­rría el ve­rano de 2012 y los ter­mó­me­tros en el ae­ro­puer­to Luis Muñoz Ma­rín co­men­za­ban a con­tar una his­to­ria. Des­de en­ton­ces no han pa­ra­do. Ade­más del ca­lor, la gen­te co­men­zó a no­tar otra co­sa: que las ma­re­ja­das se co­mían nues­tras cos­tas.

Los da­tos es­tán to­dos ahí. En 2015 se re­gis­tra­ron las tem­pe­ra­tu­ras más al­tas aquí y en to­do el pla­ne­ta, se­gún el Ser­vi­cio Na­cio­nal de Me­teo­ro­lo­gía, la NOAA y la NASA. Y ade­más, se re­gis­tra­ron al­zas his­tó­ri­cas en el ni­vel del mar en­tre sep­tiem­bre y oc­tu­bre, se­gún el ocea­nó­gra­fo fí­si­co Au­re­lio Mer­ca­do.

Ese mis­mo año, la AAA im­plan­tó un plan de ra­cio­na­mien­to. En el bo­rra­dor del Plan In­te­gral de Re­cur­sos de Agua que va a vis­tas pú­bli­cas es­ta se­ma­na, se ad­vier­te que el ca­len­ta­mien­to glo­bal pon­drá una pre­sión enor­me so­bre los re­cur­sos hi­dro­grá­fi­cos en Puer­to Rico, en­tre los cua­les, ade­más de la in­tru­sión sa­li­na en los acuí­fe­ros, fi­gu­ran la re­duc­ción de la hu­me­dad re­la­ti­va de los sue­los y el au­men­to de la eva­po­ra­ción en la­gos y ríos.

Por me­dia dé­ca­da, so­bre 150 in­ves­ti­ga­do­res de or­ga­nis­mos pú­bli­cos y pri­va­dos han es­tu­dia­do los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co en Puer­to Rico, en el Con­se­jo pa­ra el Cam­bio Cli­má­ti­co (PRCC, por sus si­glas en in­glés, prccc.org). Ha si­do un tra­ba­jo ar­duo y vo­lun­ta­rio que com­prue­ba lo que los ins­tru­men­tos nos di­cen ha­ce años.

Es­ta se­ma­na, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Me­teo­ro­lo­gía y, por se­pa­ra­do, el Dr. Jim Han­sen, pri­me­ro en alertar so­bre el ca­len­ta­mien­to glo­bal, ad­vir­tie­ron que es po­si­ble que es­te­mos en­tran­do en una nue­va era, to­tal­men­te des­co­no­ci­da, en la que los pa­tro­nes de cam­bio cli­má­ti­co del pa­sa­do po­co nos ayu­dan a pre­de­cir los fu­tu­ros, de­bi­do a las al­ter­na­cio­nes tan drás­ti­cas en el clima glo­bal.

Se ad­vier­te que es­ta­mos en la sex­ta ex­tin­ción ma­si­va de es­pe­cies y des­apa­ri­ción de eco­sis­te­mas del pla­ne­ta, y lo peor de to­do, ha­brá si­do pro­vo­ca­da por la in­ter­ven­ción hu­ma­na. El bió­lo­go puer­to­rri­que­ño Ra­fael Jo­glar lo ad­vier­te ha­ce años. De las 17 es­pe­cies de co­quí que ha­bía en Puer­to Rico, tres han des­apa­re­ci­do en­tre 1976 y 1990. Otras tres es­tán por el mis­mo ca­mino. Po­co me­nos de la mi­tad de esas es­pe­cies pue­de des­apa­re­cer en me­nos de 50 años.

No so­la­men­te las es­pe­cies en­dé­mi­cas es­tán en pe­li­gro. Nues­tra pro­pia sos­te­ni­bi­li­dad co­mo is­la lo es­tá. Y no so­lo des­de el pun­to de vis­ta de in­fra­es­truc­tu­ra –uno de ca­da dos bo­ri­cuas vi­ve cer­ca de la cos­ta– sino des­de nues­tro en­torno so­cial y eco­nó­mi­co.

Lo ha ad­ver­ti­do el geo­mor­fó­lo­go José Molinelli Frey­tes, quien ha aler­ta­do que el cam­bio cli­má­ti­co en Puer­to Rico in­ci­de so­bre nues­tra sa­lud –mi­re­mos el fe­nó­meno del vi­rus del zika–, la economía –ten­dre­mos hu­ra­ca­nes e inun­da­cio­nes más in­ten­sos– y la edu­ca­ción –mi­re­mos el es­trés am­bien­tal y los efec­tos en el apren­di­za­je en los ni­ños–, por ci­tar al­gu­nos ejem­plos.

El tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción so­bre el cam­bio cli­má­ti­co, co­mo el que desa­rro­lla la PR-CCC, tie­ne que con­ti­nuar y con­tar con pre­su­pues­to ade­cua­do pa­ra ello. Sin da­tos, no po­dre­mos alertar, ni for­mu­lar po­lí­ti­ca pú­bli­ca. Se­gun­do, hay que di­se­mi­nar la in­for­ma­ción más re­le­van­te ob­te­ni­da has­ta aho­ra, aquí los me­dios ju­ga­mos un pa­pel vi­tal. Ter­ce­ro, te­ne­mos el re­to de crear y or­de­nar la po­lí­ti­ca pú­bli­ca en es­ta di­rec­ción. Hay va­rias ma­ne­ras de ha­cer­lo. Pe­ro lo im­por­tan­te es que se ten­ga ac­ce­so a los da­tos que pro­du­cen los in­ves­ti­ga­do­res y se apro­ve­che el acer­vo de las uni­ver­si­da­des y en­ti­da­des pro­fe­sio­na­les que desa­rro­llan po­lí­ti­cas de sos­te­ni­bi­li­dad. Una Co­mi­sión Per­ma­nen­te de Cam­bio Cli­má­ti­co que se re­por­te al Eje­cu­ti­vo, pue­de ser una al­ter­na­ti­va.

La evi­den­cia exis­te, el ta­len­to exis­te. Es ho­ra de dar un gol­pe de ti­món. Hay que ac­tuar ya. luis.fe­rre­ran­gel@gfrme­dia.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.