Las mu­je­res na­cio­na­lis­tas

El Nuevo Día - - FLASH & CULTURA -

La si­tua­ción ac­tual del país pro­pi­cia la re­in­ter­pre­ta­ción –a la luz de la evi­den­te ob­so­les­cen­cia de la fór­mu­la del ELA- de la his­to­ria po­lí­ti­ca del si­glo XX. Uno de los as­pec­tos más sus­cep­ti­bles de tal re­in­ter­pre­ta­ción es la in­su­rrec­ción na­cio­na­lis­ta del 50, sus an­te­ce­den­tes, sus in­ci­den­cias y la ma­ne­ra de con­si­de­rar­la. Lo que mu­chos pen­sa­ron era un ata­que in­sen­sa­to a una fór­mu­la de go­bierno que con­se­gui­ría ma­yor au­to­no­mía pa­ra la Is­la, se pue­de ver aho­ra co­mo un in­ten­to de­ses­pe­ra­do de evi­tar la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de una “far­sa” (así la lla­mó Vi­cen­te Géi­gel Po­lan­co) en tan­to que tal fór­mu­la no cam­bia­ba la esen­cia de la co­lo­nia. (El he­cho de que fun­cio­na­ra bien por unos vein­te años y que lo­gra­ra –efec­ti­va­men­teel me­jo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes so­cio­eco­nó­mi­cas del país es tam­bién cier­to: reconocer su efi­ca­cia en la prác­ti­ca de­be ir aho­ra de la mano con otro re­co­no­ci­mien­to: el de su fra­ca­so con­cep­tual.)

El li­bro de Ol­ga Ji­mé­nez de Wa­gen­heim, his­to­ria­do­ra de la re­vo­lu­ción de 1868 en La­res, in­ci­de so­bre esa otra in­su­rrec­ción del si­glo XX, cuan­do los na­cio­na­lis­tas puer­to­rri­que­ños se le­van­ta­ron en ar­mas con­tra Es­ta­dos Uni­dos y el go­bierno puer­to­rri­que­ño de Luis Mu­ñoz Ma­rín, quien, am­pa­ra­do en la Ley 600 pa­sa­da en julio de 1950 por el Con­gre­so, pre­pa­ra­ba un re­fe­ren­dum pa­ra que los puer­to­rri­que­ños apro­ba­ran esa ley, con lo cual que­da­ría li- bre el ca­mino ha­cia una asam­blea cons­ti­tu­yen­te y –por lo tan­to- pa­ra el ELA. Su en­fo­que prin­ci­pal es el pa­pel cum­pli­do por las mu­je­res que to­ma­ron par­te en ella y las con­se­cuen­cias que su­frie­ron.

Al­gu­nas –co­mo Blan­ca Ca­na­les, lí­der na­cio­na­lis­ta de Ja­yu­ya- son muy co­no­ci­das; tam­bién lo es Lo­li­ta Le­brón, par­ti­ci­pan­te en una es­pe­cie de co­ro­la­rio del 50: el ata­que al Con­gre­so del 1 de mar­zo de 1954 con otros tres na­cio­na­lis­tas, en el que re­sul­ta­ron he­ri­dos cin­co re­pre­sen­tan­tes. Tam­bién par­ti­ci­pan­tes ac­ti­vas en los he­chos del 50 fue­ron Leo­ni­des Díaz Díaz, Car­men Ma­ría Pé­rez Gon­zá­lez, Isa­bel Ro­sa­do Mo­ra­les, Do­ris To­rre­so­la Rou­ra, Ol­ga Isa­bel Vis­cal Ga­rri­ga, Ro­sa Cor­tés Co­lla­zo, Car­men Dolores Ote­ro de To­rre­so­la, Juana Mills Ro­sa, Jua­ni­ta Oje­da Mal­do­na­do, Ra­mo­na Pa­di­lla de Ne­grón, An­ge­li­na To­rre­so­la, Mon­se­rra­te Va­lle de Ló­pez y Ruth Rey­nolds (es­ta úl­ti­ma es­ta­dou­ni­den­se y pa­ci­fis­ta, de­fen­so­ra de los de­re­chos ci­vi­les). To­das fue­ron de­te­ni­das, mu­chas su­frie­ron pe­nas de cár­cel y se vie­ron so­me­ti­das a in­jus­ti­cias aquí des­cri­tas.

El ac­ti­vis­mo de Do­min­ga de la Cruz Be­ce­rril fue an­te­rior a la in­su­rrec­ción del cin­cuen­ta. En 1937 fue tes­ti­go pre­sen­cial de la ma­sa­cre de Pon­ce, a la que ha­bía asis­ti­do co­mo miem­bro del Par­ti­do Na­cio­na­lis­ta y res­ca­tó la ban­de­ra puer­to­rri­que­ña de ma­nos de un ca­de­te ago­ni­zan­te. To­das es­ta­ban com­pro­me­ti­das con la cau­sa na­cio­na­lis­ta y, so­bre to­do, con la per­so­na de Al­bi­zu. To­das se en­ca­ra­ron con en­te­re­za a las fuer­zas de la ley, es­pe­cial­men­te re­pre­si­va en sus ca­sos, de­bi­do a la se­ve­ri­dad de la Ley 53, tam­bién co­no­ci­da co­mo “la mor­da­za” o el “little Smith Act” por es­tar cal­ca­da de la fu­nes­ta ley es­ta­dou­ni­den­se de ese nom­bre. La au­to­ra ofre­ce un per­fil com­ple­to de ca­da una, des­cri­bien­do sus cir­cuns­tan­cias per­so­na­les y po­lí­ti­cas y re­pro­du­cien­do, so­bre to­do, el sal­do de los jui­cios que se les hi­cie­ron y que por lo ge­ne­ral vio­la­ban sus de­re­chos ci­vi­les y le­ga­les, man­te­nién­do­las de­te­ni­das por lar­go tiem­po an­tes de acu­sar­las. Abun­da tam­bién en las ex­pe­rien­cias car­ce­la­rias y en da­tos po­co co­no­ci­dos so­bre la in­su­rrec­ción.

Uti­li­zan­do un va­lio­so ma­te­rial de archivo y des­can­san­do tam­bién so­bre en­tre­vis­tas –suyas y de otros- a las mu­je­res na­cio­na­lis­tas, Ji­mé­nez de Wa­gen­heim in­cor­po­ra a la his­to­ria un gru­po de mu­je­res que lu­cha­ron por sus con­vic­cio­nes y las de­fen­die­ron aún a cos­ta de su bie­nes­tar, su li­ber­tad y su vi­da. (CDH)

Na­tio­na­list He­roi­nes. Puer­to Ri­can Wo­men His­tory For­got 1930’s-1950’s Ol­ga Ji­mé­nez de Wa­gen­heim Prin­ce­ton, NJ: Mar­kus Wie­ner Pu­blis­hers, 2016

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.