Fa­mi­lia puer­to­rri­que­ña mue­re in­to­xi­ca­da en Or­lan­do

In­te­gran­tes de una fa­mi­lia bo­ri­cua mue­ren in­to­xi­ca­dos por las emi­sio­nes de un ge­ne­ra­dor de ener­gía

El Nuevo Día - - PORTADA - JO­SÉ JAVIER PÉ­REZ jo­sej.pe­rez@gfrme­dia.com Twit­ter; @jo­se­jav ier­pe­rez

OR­LAN­DO, Flo­ri­da.- Tres miem­bros de una fa­mi­lia puer­to­rri­que­ña fa­lle­cie­ron por in­to­xi­ca­ción con las emi­sio­nes de un ge­ne­ra­dor de ener­gía que ubi­ca­ron den­tro de su ca­sa la no­che del martes.

Esa no­che, ho­ras an­tes de la tra­ge­dia, De­si­ree Díaz, sus tres hi­jos, una pa­rien­te y dos ami­gos que vi­nie­ron de Puer­to Ri­co ha­bían sa­ca­do to­das las car­nes que te­nían en el con­ge­la­dor y las co­ci­na­ban en una bar­ba­coa apos­ta­da fren­te a la ca­sa.

Es lo que sue­len ha­cer los bo­ri­cuas tras un hu­ra­cán: co­ci­nar­lo to­do y re­par­tir al ve­cin­da­rio. Den­tro de la ca­sa, ubi­ca­da en el 5618 de la ave­ni­da Eg­gles­ton en Or­lan­do, fun­cio­na­ba el con­ge­la­dor, la ne­ve­ra y dos ven­ti­la­do­res gra­cias a la elec­tri­ci­dad que pro­du­cía un ge­ne­ra­dor Co­le­man Po­wer­ma­te 5000.

En es­ta co­mu­ni­dad no hay luz des­de la ma­dru­ga­da del lu­nes, cuan­do el hu­ra­cán Ir­ma pa­só por es­ta ciu­dad de la Flo­ri­da Cen­tral.

“La co­mi­da olía tan ri­ca. Ellos es­ta­ban ale­gres co­ci­nan­do y re­par­tien­do a to­dos. Eran una fa­mi­lia her­mo­sa, fe­liz y nor­mal”, di­jo Syl­via Kit­trell, quien vi­ve jus­to al la­do.

ERROR TRÁ­GI­CO

Tar­de en la no­che, al­guien de la fa­mi­lia me­tió el ge­ne­ra­dor de elec­tri­ci­dad en el ga­ra­je de la vi­vien­da.

El trá­gi­co error fue man­te­ner­lo pren­di­do to­da la no­che y ma­dru­ga­da. Cuan­do ama­ne­ció y De­si­ree se per­ca­tó de que la ca­sa es­ta­ba inun­da­da de hu­mo abrió la puer­ta y sa­lió, pe­ro ca­yó ten­di­da so­bre la gra­ma, sin vi­da.

Al per­ca­tar­se, Luis Le­brón Díaz, el hi­jo me­nor de la mu­jer y quien tie­ne 12 años, lla­mó al 911 re­por­tan­do la si­tua­ción.

Lle­gó un ofi­cial de la ofi­ci­na del She­riff del Con­da­do de Oran­ge quien en­tró a la ca­sa pe­ro sa­lió de in­me­dia­to afec­ta­do por las emi­sio­nes de gas. El po­li­cía tam­bién tu­vo que re­ci­bir asis­ten­cia mé­di­ca.

Mi­nu­tos más tar­de, lle­ga­ron los bom­be­ros.

En­tra­ron a la ca­sa y ha­lla­ron sin vi­da a Jan Le­brón Díaz, de 14 años y a Kia­ra Le­brón Díaz, de 17, hi­jos de De­si­ree, cu­yo cuer­po sin vi­da aún es­ta­ba so­bre la gra­ma.

“Cuan­do me re­ti­ré a des­can­sar, el ge­ne­ra­dor es­ta­ba afue­ra, pe­ro ya cuan­do es­ta­ba en la ca­ma, de­jé de es­cu­char­lo. No ima­gi­né que lo ha­bían me­ti­do en la ca­sa. Pa­ra mí, que lo ha­bían apagado”, se la­men­tó la ve­ci­na Kit­trell.

“Es­ta­mos su­frien­do, eran muy bue­nos ve­ci­nos”, agre­gó la edu­ca­do­ra ya re­ti­ra­da.

Las dos amis­ta­des que ha­bían via­ja­do des­de Puer­to Ri­co fue­ron iden­ti­fi­ca­das co­mo Ka­ris Co­lón Fe­li­ciano, de 17 años, y su ma­dre, Mir­ta Fe­li­ciano, de 52. Am­bos fue­ron lle­va­dos al Hos­pi­tal Flo­ri­da South.

Tam­bién es­ta­ba re­clui­da Evet­te Díaz, fa­mi­liar de las víc­ti­mas, así co­mo el jo­ven­ci­to Luis, quien re­por­tó la emer­gen­cia al 911.

“Pa­re­ce que el jo­ven­ci­to me­tió el ge­ne­ra­dor en el ga­ra­je pen­san­do que se lo po­dían ro­bar”, con­tó Ed­die del Va­lle, mi­nis­tro y Ca­pe­llán de la igle­sia Mi­nis­te­rio With Lo­ve, y quien se en­con­tra­ba en el área dan­do apo­yo emo­cio­nal y es­pi­ri­tual a los ve­ci­nos.

“Es­ta­mos ge­ne­ran­do una pe­ti­ción al go­bierno pa­ra que se aprue­be una ley de ma­ne­ra que cuan­do al­guien com­pre un ge­ne­ra­dor de emer­gen­cia ten­ga que ad­qui­rir tam­bién un mo­ni­tor de mo­nó­xi­do de car­bono”, di­jo el pas­tor.

Es­tos dis­po­si­ti­vos, co­mo las alar­mas de in­cen­dios, emi­ten un so­ni­do fuer­te, cuan­do de­tec­ta con­cen­tra­cio­nes de es­te ve­ne­no­so hu­mo.

Es­ta es una co­mu­ni­dad de cla­se me­dia, in­di­có por su par­te Carlos R. To­rres, ca­pi­tán de la Ofi­ci­na del She­riff del Con­da­do de Oran­ge, y quien es na­tu­ral de Ca­ro­li­na.

Fren­te a la ca­sa es­tá es­ta­cio­na­do un au­to co­lor blan­co. En su retrovisor cuel­ga una pe­que­ña ban­de­ra de Puer­to Ri­co.

Ve­ci­nos des­fi­la­ban por la re­si­den­cia en for­ma si­len­cio­sa y co­lo­ca­ban flo­res, ve­las en­cen­di­das y al­gún ju­gue­te de pe­lu­che. El es­ca­lón que da a la puer­ta de la en­tra­da de la ca­sa blan­ca lu­cía co­mo un pe­que­ño altar.

Un hom­bre acom­pa­ña­do con seis preado­les­cen­tes lle­gó a la ace­ra fren­te a la ca­sa y lla­mó al pas­tor. El mi­nis­tro se acer­có, pi­dió a to­dos que se to­ma­ran de la mano y ele­vó una ora­ción.

Car­la mar­tí­nez/es­pe­cial pa­ra el nue­vo día

El pas­tor Ed­die Del Va­lle ora con ni­ños de la co­mu­ni­dad don­de ocu­rrió la tra­ge­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.