Bro­che de oro: co­mien­zos

Inal­te­ra­ble su exi­to­sa fór­mu­la

El Nuevo Día - - PORTADA - MA­RÍA IVET­TE VE­GA CA­LLES ma­ria.ve­ga@gfrme­dia.com

Ra­fael, Pablo y An­sel­mo, los per­so­na­jes de “Bro­che de oro”, ca­la­ron de ma­ne­ra tan pro­fun­da en los es­pec­ta­do­res, que su di­rec­tor y es­cri­tor, Raúl Mar­chand, y los pro­duc­to­res, Fran­ces Lau­sell y Joe Ra­mos, sen­tían que to­da­vía que­da­ba his­to­ria por con­tar.

Cin­co años des­pués lle­ga hoy a las sa­las de ci­ne “Bro­che de oro: Co­mien­zos”, una pre­cue­la de la pe­lí­cu­la puer­to­rri­que­ña que más tiem­po ha es­ta­do en cartelera con un to­tal de ocho me­ses.

“La ra­zón de ser una pre­cue­la es que quie­nes vie­ron la pri­me­ra pe­lí­cu­la sa­ben que al fi­nal uno de los per­so­na­jes prin­ci­pa­les mo­ría. Así que de­ci­di­mos tra­ba­jar ti­po pre­cue­la, lo que ocu­rre an­tes de 'Bro­che de oro'. Es­ta­mos ex­plo­ran­do lo di­fí­cil que es pa­ra un pa­dre, una fa­mi­lia, sa­car a una per­so­na de su ho­gar y li­te­ral­men­te lle­var­lo a un ho­gar de en­ve­je­cien­tes, don­de hay re­glas nue­vas, una ru­ti­na nue­va. Lo di­fí­cil que es aco­plar­se a esa nue­va si­tua­ción y ob­via­men­te cuan­do es­tá en el ho­gar co­no­ce nue­vas amis­ta­des”, di­jo el di­rec­tor.

Pa­ra Mar­chand, el ma­yor re­to era no re­pe­tir­se. Te­nía la di­fí­cil en­co­mien­da de in­ten­tar de con­se­guir la fór­mu­la que hi­zo reír y llo­rar a mi­les de per­so­nas, pe­ro par­tien­do de una nue­va his­to­ria, nue­vas si­tua­cio­nes y nue­vos per­so­na­jes.

“Pa­ra mí lo im­por­tan­te es que no fue­ra un re­fri­to. No hay na­da peor que en­ga­ñar a la au­dien­cia y des­de el pri­mer día le di­je a Fran­ces, no voy a re­pe­tir la his­to­ria de la vez pa­sa­da. Voy a usar los per­so­na­jes que exis­ten, los voy a desa­rro­llar a otro ni­vel, pe­ro tam­bién in­tro­du­ji­mos seis u ocho per­so­na­jes nue­vos, más los que exis­ten. Así que és­ta es una pe­lí­cu­la pro­pia, que no tie­nes que ver la ori­gi­nal pa­ra dis­fru­tar és­ta. Así que era cru­cial que yo pu­die­ra in­tro­du­cir a es­tos per­so­na­jes co­mo si fue­ra la pri­me­ra vez”, afir­mó el di­rec­tor.

Se­gún la his­to­ria, Ra­fael, quien es in­ter­pre­ta­do por Ja­co­bo Mo­ra­les, lle­ga al asi­lo de an­cia­nos, del que es­tá en­car­ga­do la Ma­dre Su­pe­rio­ra, re­pre­sen­ta­da por Marian Pa­bón.

Allí Ra­fael co­no­ce a An­sel­mo, in­ter­pre­ta­do por Adrián García, quien es hi­po­con­dria­co, y a Pablo, que le da vi­da Die­go de la Texera, quien es te­rri­ble y vi­va­ra­cho.

Pa­ra Ja­co­bo, quien siem­pre ha de­fen­di­do ha­cer ci­ne que re­fle­je nues­tra idio­sin­cra­sia, es pre­ci­sa­men­te la au­ten­ti­ci­dad de la pe­lí­cu­la, a lo que le atri­bu­ye su éxi­to.

“La pe­lí­cu­la se sien­te nues­tra y es­to ha si­do fun­da­men­tal pa­ra la for­ma en la que ha ca­la­do en el pue­blo. Y si al­go pue­de abrir ca­mino es que la pe­lí­cu­la sea au­tén­ti­ca. Es al re­vés de esas teo­rías que pa­ra ser uni­ver­sal ha­bía que bo­rrar­le los per­fi­les cul­tu­ra­les. Es al re­vés, pa­ra que abra ca­mino tie­ne que sen­tir­se nues­tra, res­pon­der a nues­tra vi­sión. El ci­ne es el es­pe­jo de los pue­blos”, des­ta­có Mo­ra­les, quien con­si­de­ra que es­ta pe­lí­cu­la rom­pe mu­chos mi­tos.

Con una lar­ga ca­rre­ra en ci­ne, pa­ra el di­rec­tor y es­cri­tor, Die­go de la Texera, “Bro­che de oro”, re­pre­sen­ta el pro­yec­to que lo con­vir­tió en un ac­tor pro­fe­sio­nal.

Lue­go de que Mar­chand su­frie­ra la ba­ja de uno de los ac­to­res prin­ci­pa­les, un miem­bro del equi­po de pro­duc­ción le di­jo que co­no­cía al per­so­na­je que es­ta­ba bus­can­do.

Des­pués de con­si­de­rar­lo, De la Texera de­ci­dió asu­mir el re­to, ob­te­nien­do la gran aco­gi­da que tu­vo el trío de ac­to­res prin­ci­pa­les.

Pa­ra De la Texera, la pre­cue­la tie­ne los mis­mos ele­men­tos que hi­cie­ron exi­to­sa a su an­te­ce­so­ra.

“Creo que tie­ne los mis­mos ele­men­tos de la otra que ya es exi­to­sa, las ri­sas, las lá­gri­mas, los per­so­na­jes. Pien­so que a la gen­te­que ya le gus­tó, que ya es en cier­ta ma­ne­ra cau­ti­va, le va a pa­re­cer tan bue­na es­ta co­mo la otra. A mí me pa­re­ció igual, yo go­cé un

mon­tón”, afir­mó De la Texera.

El elen­co des­ta­ca la ca­ma­ra­de­ría y el am­bien­te ale­gre que pre­va­le­ció en el ro­da­je. In­clu­so, el ca­me­rino era co­lec­ti­vo, por lo que allí com­par­tían to­dos jun­tos to­do ti­pos de te­mas, prin­ci­pal­men­te del queha­cer ci­ne­ma­to­grá­fi­co.

En ese am­bien­te fue inevi­ta­ble que ex­tra­ña­ran a Luis Raúl, quien hi­zo uno de los per­so­na­jes ad­ver­sa­rios, pe­ro có­mi­co, de la pri­me­ra cin­ta. Uno en re­cor­dar­lo fue el Carlos Es­te­ban Fonseca, quien ha­ce el pa­pel del hi­jo de Ra­fael.

“En es­ta pe­lí­cu­la mi per­so­na­je co­rre por me­nos tiem­po, por­que ha­cer del hi­jo de Ja­co­bo Mo­ra­les, nun­ca es un pa­pel pe­que­ño. Des­pués de es­ta pe­lí­cu­la, Ja­co­bo y yo nun­ca nos vol­ve­re­mos a ver de la mis­ma ma­ne­ra. En la pri­me­ra pe- lí­cu­la mi per­so­na­je era un po­co cas­ca­rra­bias, lo que yo jus­ti­fi­ca­ba con las emo­cio­nes que sig­ni­fi­ca­ba ir­se del país. Pe­ro en es­ta oca­sión es más emo­cio­nal, por­que por más re­sen­ti­mien­tos que ten­ga con mi pa­dre, lle­var­lo a un asi­lo y des­pren­der­se de él es su­ma­men­te du­ro. Y tam­bién hay que des­ta­car que en la pri­me­ra pe­lí­cu­la fue la úl­ti­ma vez que tu­ve la opor­tu­ni­dad de com­par­tir con Luis Raúl. Nos co­mi­mos una al­ca­pu­rria en Pi­ño­nes. Así que de al­gu­na ma­ne­ra, él tam­bién fue par­te de es­te pro­ce­so”, afir­mo Carlos Es­te­ban.

El ac­tor Ju­lio Ra­mos in­ter­pre­ta a uno de los per­so­na­jes nue­vos, Goony, quien es el “handy­man” del asi­lo.

“Él le res­pon­de a la ad­mi­nis­tra­ción, pe­ro se con­fa­bu­la con los vie­ji­tos y los al­cahue­tea. Al­gu­nos de ellos le cuen­tan co­sas per­so­na­les, que él no quie­re sa­ber, pe­ro de al­gu­na for­ma ellos con­fían en él”, afir­mó.

Es­ta vez Ra­fael, Pablo y An­sel­mo con­ta­rán con una con­tra­par­te fe­me­ni­na, ya que Georgina Bo­rri, Noe­lia Cres­po y Chary­tín Goy­co, in­ter­pre­ta­rán a tres re­si­den­tes del asi­lo, co­no­ci­das co­mo Las grie­gas, pues es­tán al tan­to de to­do lo que ocu­rre allí.

Ellas se con­ver­ti­rán en las cóm­pli­ces de las aven­tu­ras del fa­mo­so trío.

Tam­bien for­man par­te del elen­co Cordelia González, que ha­ce el pa­pel de Ginny; Shorty Cas­tro, Wan­da Ro­vi­ra, Ian Darys Ra­mos, Clau­dia Ra­mos y Luis Omar O’ Fa­rril, quien en­car­na al nieto de Ra­fael, Carlos.

“Mien­tras más au­tén­ti­co sea el ci­ne, y con ma­yor ex­ce­len­cia se rea­li­za, más po­si­bi­li­da­des de abrir ca­mi­nos in­ter­na­cio­nal­men­te tie­ne ” JA­CO­BO MO­RA­LES AC­TOR “Raúl me lla­mó y me di­jo ten­go un per­so­na­je pe­que­ño y le di­je, 'no me im­por­ta, yo quie­ro es­tar’. Bro­che de oro es un pro­yec­to que tie­ne al­ma” CORDELIA GONZÁLEZ AC­TRIZ “To­das las pe­lí­cu­las que nos to­can son pe­lí­cu­las de ese gé­ne­ro que se lla­ma ci­ne del co­ra­zón. Y ver­da­de­ra­men­te te­ne­mos en la mano una pe­lí­cu­la que les va a lle­nar tan­to el al­ma co­mo el co­ra­zón” DIE­GO DE LA TEXERA AC­TOR “Mi per­so­na­je es fuer­te, es rec­ta, pe­ro tie­ne un amor muy gran­de por es­tos se­res que vi­ven en el asi­lo. En es­ta pe­lí­cu­la se ve un la­do que se le ve la no­ble­za, la dul­zu­ra y el amor que ella tie­ne por los en­ve­je­cien­tes” MARIAN PA­BÓN AC­TRIZ “Veo mu­cha efer­ves­cen­cia en la ca­lle por ver la pe­lí­cu­la. No te­nía­mos idea de que Bro­che de oro iba a ser el éxi­to magno que fue. Así que quien sa­be que es­te sea el pie pa­ra una que se lla­me Bro­che de oro: An­tes del co­mien­zo” ADRIÁN GARCÍA AC­TOR “Es el pri­mer pro­yec­to que hi­ce des­pués de que Elín mu­rió y pa­ra mí sig­ni­fi­ca mu­cho, por­que me de­mos­tró que pue­do ha­cer­lo y pue­do tra­ba­jar” CHARY­TÍN GOY­CO ANIMADORA Y AC­TRIZ

Los ac­to­res des­ta­can la ca­ma­ra­de­ría den­tro y fue­ra del es­ce­na­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.