Lady Mac­beth:

¿jus­ti­cie­ra fe­mi­nis­ta o vi­lla­na des­pia­da­da?

El Nuevo Día - - ENTÉRATE - JUAN­MA FER­NÁN­DEZ-PARÍS Es­pe­cial pa­ra El Nue­vo Día

¿Jus­ti­cie­ra fe­mi­nis­ta o vi­lla­na des­pia­da­da?

Esa in­te­rro­gan­te pa­re­ce ser la preo­cu­pa­ción prin­ci­pal de Lady Mac­beth, la adap­ta­ción de la no­ve­la Lady Mac­beth of the Mt­sensk Dis­trict de Ni­ko­lai Les­kov que se pu­bli­có por pri­me­ra vez en 1865. Sin em­bar­go, nin­gu­na de las per­so­nas in­vo­lu­cra­das con es­ta pro­duc­ción, es­to in­clu­ye al di­rec­tor Wi­lliam Ol­droyd y la ac­triz que in­ter­pre­ta al per­so­na­je ti­tu­lar, pa­re­cen te­ner cla­ros cuál exac­ta­men­te es la con­tes­ta­ción con­cre­ta a esa pre­gun­ta.

De pri­me­ra ins­tan­cia re­sul­ta ex­tre­ma­da­men­te irre­sis­ti­ble pa­ra el es­pec­ta­dor pre­sen­ciar el desafío in­que­bran­ta­ble de Kat­he­ri­ne (Flo­ren­ce Pugh), una jo­ven que li­te­ral­men­te es ven­di­da por su fa­mi­lia pa­ra con­ver­tir­se en la es­po­sa de un hom­bre adi­ne­ra­do que no mues­tra nin­gún in­te­rés en ella.

La pro­ta­go­nis­ta pa­re­ce es­tar des­ti­na­da a pe­sar el res­to de sus días sen­ta­da en un so­fá, es­pe­ran­do que uno de los hom­bres de la ca­sa mues­tre al­gún ti­po de in­te­rés.

Afor­tu­na­da­men­te pa­ra el público, Kat­he­ri­ne no tie­ne mu­cha pa­cien­cia pa­ra el abu­rri­mien­to ni pa­ra dis­fra­zar sus de­seos de­trás de la más­ca­ra de una mu­jer su­mi­sa. Cuan­do su es­po­so ex­tien­de un via­je de ne­go­cios de for­ma in­de­fi­ni­da, la pro­ta­go­nis­ta ini­cia un ro­man­ce con uno de los tra­ba­ja­do­res de su ca­sa, de­ci­sión que en­ca­rri­la su des­tino a va­rias si­tua­cio­nes té­tri­cas y ma­ca­bras.

Con­si­de­ran­do que la his­to­ria su­ce­de en una épo­ca don­de las mu­je­res eran tra­ta­das co­mo pro­pie­dad y ob­je­tos pa­ra pro­crear, el atrac­ti­vo de un per­so­na­je co­mo Kat­he­ri­ne es in­dis­cu­ti­ble. Du­ran­te la pri­me­ra sec­ción del fil­me re­sul­ta ex­tre­ma­da­men­te gra­ti­fi­can­te ver có­mo el di­rec­tor y la ac­triz nos de­jan sa­ber que no es­ta­mos an­te la his­to­ria de una he­roí­na que se so­me­te al su­fri­mien­to.

Sin em­bar­go, lle­ga un mo­men­to don­de el desafío de Kat­he­ri­ne cru­za cier­tas lí­neas mo­ra­les que na­da tie­nen que ver con la in­fi­de­li­dad; y lo que re­sul­ta frus­tran­te es que el fil­me se rehú­sa a dar­le un to­que de ambigüedad a las ac­cio­nes de su per­so­na­je prin­ci­pal.

Lo que en un prin­ci­pio se po­dría ha­ber in­ter­pre­ta­do co­mo for­ta­le­za cla­ra­men­te re­sul­ta ser la en­car­na­ción más mons­truo­sa del egoís­mo po­si­ble. Lo otro que no ayu­da es que tan­to el guion, co­mo la di­rec­ción y por con­se­cuen­cia la ac­tua­ción de Pugh se nie­gan a re­sal­tar al­gún ti­po de hu­ma­ni­dad en el per­so­na­je cen­tral.

Es pro­ba­ble que ca­da uno de ellos ar­gu­men­te que al­guien que se en­tre­ga por com­ple­to a su ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia es­tá des­ti­na­do a ser con­su­mi­do por su la­do más os­cu­ro. Pe­ro en el ca­so de Lady Mac­beth, la “trans­for­ma­ción” de la pro­ta­go­nis­ta es más drás­ti­ca, hue­ca y su­per­flua que la de Dr. Je­kiyll dán­do­le rien­da suel­ta a Mr. Hy­de.

El di­rec­tor y la ac­triz nos ha­cen sa­ber que no es­ta­mos an­te la his­to­ria de una he­roí­na que se so­me­te al su­fri­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.