May­ra Mon­te­ro: Dia­rio del hu­ra­cán

El Nuevo Día - - ENTÉRATE - May­ra Mon­te­ro Es­cri­to­ra

Una se­ma­na des­pués del hu­ra­cán em­pie­zo a acos­tum­brar­me a dor­mir en un ca­tre, en el bal­cón, y a leer con la ayu­da de un “book light”.

Me des­pier­to a las seis. Las pa­lo­mas zu­rean. Una tor­ca­za ali­blan­ca que res­ca­té chi­qui­ta y sol­té cuan­do la vi “hue­vo­na” se me vie­ne en­ci­ma, vi­ra la ca­be­za y me en­fo­ca con un so­lo ojo, ver­ti­gi­no­so co­mo el uni­ver­so. El pe­rri­to duer­me con­mi­go, al ama­ne­cer pe­lea con el ga­to (to­dos es­ta­mos ten­sos). Otros pe­rros la­dran a lo le­jos, las co­to­rras an­dan desorientadas des­de el pa­so de Ir­ma y ex­tre­man tam­bién su algarabía. Los zor­za­les de pa­tas co­lo­ra­das es­tán psi­có­ti­cos, sé que lo es­tán. Se con­gre­gan chan­gos, reini­tas y pi­ti­rres.

Yo me acuer­do de una can­ción de mi ado­les­cen­cia, Cam­po Ale­gre, del gru­po es­pa­ñol Fór­mu­la V, que enu­me­ra­ba las ven­ta­jas de vi­vir en el bos­que y des­per­tar ro­dea­do de pa­ja­ri­tos que “ven­drán a sa­lu­dar­te y a co­mer de tu pan”. Te­nía un es­tri­bi­llo lu­mi­no­so: “Cá­sa­te con­mi­go, y po­drás vi­vir aquí”.

Por la ma­ña­na pren­do la plan­ta pa­ra unir­me a la ci­vi­li­za­ción y es­cri­bir un po­co. Lue­go la apa­go, al­muer­zo en frío, voy a Sep­ho­ra y me prue­bo los per­fu­mes más ca­ros, me pin­to con los “lips­ticks” más ex­tra­va­gan­tes, y re­gre­so a ca­sa per­fu­ma­da y pin­ta­da, co­mo si en­tra­ra al bur­del. La luz la vuel­vo a po­ner a eso de las ocho, y la apa­go a las on­ce cuan­do me re­clu­yo, de nue­vo, en el ca­tre.

Leo un li­bro de Frank Pa­drón que se ti­tu­la “El co­ci­ne­ro, el som­me­lier, el la­drón y sus aman­tes”, en­sa­yo de asun­tos gas­tro­nó­mi­cos que en­tre­tie­ne mu­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.