Én­fa­sis en la edad men­tal

Es­pe­cia­lis­tas ava­lan que se eva­lúe la con­di­ción emo­cio­nal de un me­nor an­tes de pro­ce­sar­lo

El Nuevo Día - - PUERTO RICO HOY - JAVIER CO­LÓN DÁ­VI­LA javier.co­lon@gfrme­dia.com Twit­ter: @Ja­veCo­lon

La pro­pues­ta de con­si­de­rar la edad men­tal de un me­nor pa­ra de­ter­mi­nar si pue­de ser pro­ce­sa­do en un tri­bu­nal fue aco­gi­da ayer por dos ex­per­tos en con­duc­ta hu­ma­na con­sul­ta­dos por El Nue­vo Día. Se tra­ta de una en­mien­da del pre­si­den­te del Se­na­do, Tho­mas

Ri­ve­ra Schatz, al pro­yec­to del Se­na­do 489. La pie­za bus­ca fi­jar en 13 años la edad mí­ni­ma pa­ra que un me­nor pue­da ser pro­ce­sa­do por fal­tas, pe­ro en la se­sión del martes se anun­ció que el con­cep­to se­ría mo­di­fi­ca­do pa­ra aten­der di­rec­ta­men­te la ca­pa­ci­dad men­tal del me­nor in­ter­ve­ni­do.

Pa­ra el ve­te­rano si­có­lo­go y ex­di­rec­tor de la Ad­mi­nis­tra­ción de Ser­vi­cios de Sa­lud Men­tal y Con­tra la Adic­ción (Assm­ca) Sal­va­dor San­tia­go re­sul­ta una “bue­na idea”.

“Hay ni­ños que son cria­dos co­mo pe­rri­tos sa­tos. Si a tu ma­má la ma­ta­ron en el pun­to y tu pa­dre es­tá pre­so, tu abue­la que no ve bien te crió. Eso sig­ni­fi­ca que te crias­te en la ca­lle co­mo un pe­rro realen­go. En­ton­ces co­me­tes un cri­men por­que bre­gas­te en la ca­lle co­mo se bre­ga en la ca­lle. ¿Y quién es cul­pa­ble? Pues la sociedad mis­ma”, di­jo San­tia­go.

Co­mo par­te de su ca­rre­ra, San­tia­go tra­ba­jó con me­no­res en Es­ta­dos Uni­dos. Di­jo que el en­torno so­cial de un me­nor pue­de ser uti­li­za­do co­mo ate­nuan­te si se de­ter­mi­na que de­be ser pro­ce­sa­do ju­di­cial­men­te.

“Mu­chos ni­ños co­me­ten crí­me­nes pro­duc­to de su ig­no­ran­cia e in­ma­du­rez”, di­jo. Pa­ra la psi­có­lo­ga clí­ni­ca In­grid

Ma­rín, la prue­ba psi­co­ló­gi­ca es esen­cial pa­ra de­ter­mi­nar si un me­nor es­tá ap­to pa­ra ser pro­ce­sa­do en un tri­bu­nal.

“Así co­no­ces el coe­fi­cien­te in­te­lec­tual y pue­des ha­cer un in­ven­ta­rio de su per­so­na­li­dad. Son prue­bas que pue­den dar luz so­bre un po­si­ble tras­torno psi­quiá­tri­co no diag­nos­ti­ca­do. Ade­más, en la ado­les­cen­cia y adul­tez tem­pra­na es que se co­mien­zan a ma­ni­fes­tar los tras­tor­nos psi­quiá­tri­cos”, di­jo Ma­rín.

In­di­có que exis­te una pre­dis­po­si­ción en­tre ni­ños diag­nos­ti­ca­dos con dé­fi­cit de aten­ción e hiperactividad de desa­rro­llar el lla­ma­do “tras­torno ne­ga­ti­vis­ta desafian­te”.

“Son ni­ños que ha­cen da­ño a per­so­nas y ani­ma­les, re­tan a la au­to­ri­dad y, si no son tra­ta­dos o si no tie­nen una es­truc­tu­ra fa­mi­liar, al cum­plir la ma­yo­ría de edad ese diag­nós­ti­co pue­de con­ver­tir­se en con­duc­ta an­ti­so­cial”, aña­dió.

“Tie­nes me­no­res

de 15 años, pe­ro que real­men­te son de nue­ve” SAL­VA­DOR SAN­TIA­GO PSI­CÓ­LO­GO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.