Lla­ma­ra­da más po­ten­te en años

Cien­tí­fi­cos de­tec­tan la ma­yor in­ten­si­dad en la ra­dia­ción que ex­pul­sa el Sol en un de­ce­nio

El Nuevo Día - - CIIENCIIA - AGEN­CIA EFE

MA­DRID.- Una re­gión ac­ti­va del Sol es­tá re­gis­tran­do tor­men­tas so­la­res de gran in­ten­si­dad que han afec­ta­do al cam­po mag­né­ti­co de la Tie­rra y han ge­ne­ra­do dis­tor­sio­nes en la se­ñal de GPS y en las co­mu­ni­ca­cio­nes de ra­dio eu­ro­peas y es­ta­dou­ni­den­ses, in­for­mó el martes el Ser­vi­cio Na­cio­nal es­pa­ñol de Me­teo­ro­lo­gía Es­pa­cial.

El Sen­mes con­si­de­ra que es­tas tor­men­tas so­la­res man­tie­nen en aler­ta a los ser­vi­cios de me­teo­ro­lo­gía es­pa­cial de to­do el mun­do, aun­que de mo­men­to no han pro­du­ci­do “ma­les ma­yo­res”.

Has­ta el mo­men­to, el Ser­vi­cio ha de­tec­ta­do ful­gu­ra­cio­nes im­por­tan­tes (li­be­ra­ción sú­bi­ta de ra­dia­ción elec­tro­mag­né­ti­ca) y fuer­tes eyec­cio­nes de ma­sa co­ro­nal (on­da he­cha de ra­dia­ción y vien­to so­lar que se des­pren­de del Sol, en si­glas CME).

La pri­me­ra ful­gu­ra­ción tu­vo lu­gar el pa­sa­do 4 de sep­tiem­bre, cuan­do se re­gis­tró una erup­ción “len­ta y que no pro­vo­có ma­les ma­yo­res, aun­que se ob­ser­va­ron per­tur­ba­cio­nes mag­né­ti­cas en sue­lo es­pa­ñol du­ran­te la no­che del 6 al 7 de sep­tiem­bre”, ex­pli­ca en el co­mu­ni­ca­do Con­sue­lo Cid, ex­per­ta del Sen­mes.

Sin em­bar­go, el 6 de sep­tiem­bre, po­co an­tes de las 12:00 ho­ras GMT, se pro­du­jo una ful­gu­ra­ción que ha si­do “la más in­ten­sa de los úl­ti­mos 10 años”, y que emi­tió par­tí­cu­las de al­ta ener­gía.

“Di­ga­mos que en el Sol se pro­du­jo el equi­va­len­te a un te­rre­mo­to, con una on­da ex­pan­si­va im­por­tan­te. Ha­bía una eyec­ción de ma­sa co­ro­nal muy rá­pi­da, a bas­tan­te más de 1.000 km/se­gun­do y te­nía­mos cla­ro que lle­ga­ba a Tie­rra”, se­gún Cid.

Des­de ese día, el Sol ha se­gui­do ex­plo­tan­do, lan­zan­do ful­gu­ra­cio­nes, emi­tien­do una gran can­ti­dad de luz que ha ge­ne­ra­do pro­ble­mas en la emi­sión de ra­dio y pro­vo­ca­do dis­tor­sio­nes tam­bién en GPS en la zo­na eu­ro­pea y en los Es­ta­dos Uni­dos, lo que se ha su­ma­do a los efec­tos del hu­ra­cán Ir­ma, ex­pli­có el or­ga­nis­mo en la no­ta.

Y aun­que es­ta zo­na pa­re­cía en cal­ma, el do­min­go 10 de sep­tiem­bre, se ob­ser­vó una úl­ti­ma erup­ción del Sol ca­si co­mo la del día 6.

Ha­brá que es­pe­rar en torno a dos se­ma­nas pa­ra com­pro­bar si la re­gión del sol al­te­ra­da en los úl­ti­mos días si­gue ac­ti­va a ni­vel mag­né­ti­co.

AS­TRO­NAU­TAS SE ES­CON­DEN

Pre­ci­sa­men­te, el pa­sa­do do­min­go los as­tro­nau­tas que ha­bi­tan en la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal (EEI) se vie­ron obli­ga­dos a es­con­der­se del pe­li­gro­so im­pac­to de una po­ten­te erup­ción so­lar en un re­fu­gio den­tro de la pla­ta­for­ma or­bi­tal.

“(El do­min­go) tu­vo lu­gar una brus­ca va­ria­ción de pro­to­nes de una al­ta car­ga ener­gé­ti­ca. A los as­tro­nau­tas se les dio la or­den de aler­ta y se tras­la­da­ron al re­fu­gio en la EEI", ase­gu­ró hoy el di­rec­tor del Ins­ti­tu­to ru­so de Fí­si­ca Nu­clear Sko­bel­tsyn (SINP, en in­glés), Mi­jaíl Pa­na­siuk, en rue­da de pren­sa.

El cien­tí­fi­co ru­so ad­vir­tió que la me­di­da de pre­cau­ción no es ba­la­dí, ya que “una po­ten­te cas­ca­da de pro­to­nes pue­de pe­ne­trar en la es­truc­tu­ra de la Es­ta­ción”.

Por suer­te, aun­que la lla­ma­ra­da so­lar ocu­rrió cuan­do la pla­ta­for­ma se en­con­tra­ba ex­pues­ta a la es­tre­lla, la emi­sión de pro­to­nes fue bre­ve, por lo que no cau­só da­ños.

“Los cam­bios en el cam­po mag­né­ti­co re­per­cu­ten en lo que ocu­rre den­tro de no­so­tros, pe­ro otra co­sa es có­mo se ve afec­ta­da ca­da per­so­na en con­cre­to. A al­gu­nos les due­le la ca­be­za y a otros no”, ex­pli­có.

En cuan­to a la po­si­ble re­la­ción en­tre el hu­ra­cán Ir­ma y la tor­men­ta so­lar, Pa­na­siuk ad­mi­tió que al­gu­nos cien­tí­fi­cos de­fien­den esa teo­ría, pe­ro él ne­gó el víncu­lo di­rec­to en­tre am­bos fe­nó­me­nos.

Al res­pec­to, cien­tí­fi­cos ka­za­jos pro­nos­ti­ca­ron que la erup­ción so­lar po­dría pro­vo­car una tor­men­ta mag­né­ti­ca el 12 y 13 de sep­tiem­bre.

Ad­vir­tie­ron que en ca­so de erup­cio­nes so­la­res co­mo las de la pa­sa­da se­ma­na pue­den pro­du­cir­se ave­rías en na­ves y sa­té­li­tes, ade­más de que los as­tro­nau­tas y pa­sa­je­ros pue­den ver­se so­me­ti­dos a ma­yo­res do­sis de las ha­bi­tua­les de ra­dia­cio­nes so­la­res.

“En el Sol se pro­du­jo el equi­va­len­te a un te­rre­mo­to, con una on­da ex­pan­si­va im­por­tan­te... y te­nía­mos cla­ro que lle­ga­ba a Tie­rra” CON­SUE­LO CID EX­PER­TA DEL SER­VI­CIO NA­CIO­NAL ES­PA­ÑOL DE ME­TEO­RO­LO­GÍA ES­PA­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.