A me­jo­rar la in­fra­es­truc­tu­ra del país

El Nuevo Día - - OPINIÓN - Fran­cis­co Díaz Mas­só In­ge­nie­ro

En su pa­so por Las An­ti­llas y el es­ta­do de Flo­ri­da, Ir­ma de­jó evi­den­te de­vas­ta­ción y una en­ci­clo­pe­dia de lec­cio­nes que nos ayu­da­rán a pre­pa­rar­nos pa­ra futuros even­tos at­mos­fé­ri­cos.

El rol pri­mor­dial de un go­bierno es ve­lar por la se­gu­ri­dad y la vi­da de sus cons­ti­tu­yen­tes. Du­ran­te hu­ra­ca­nes y otras emer­gen­cias, los go­bier­nos ac­ti­van pla­nes de ac­ción que in­clu­yen me­di­das pa­ra pro­te­ger la in­fra­es­truc­tu­ra que pro­vee ser­vi­cios esen­cia­les co­mo luz, agua, trans­por­ta­ción y te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes; y la vi­da de las per­so­nas que re­si­den en zo­nas y/o es­truc­tu­ras vul­ne­ra­bles.

En es­te sen­ti­do la ad­mi­nis­tra­ción del go­ber­na­dor Ri­car­do Ros­se­lló Ne­va­res fue efec­ti­va en la eje­cu­ción de un plan que re­fle­ja pre­pa­ra­ción, análisis, pru­den­cia y coor­di­na­ción.

Así las co­sas, si al­go apren­di­mos en es­ta oca­sión es que el éxi­to de es­tos pla­nes no ya­ce en las ac­cio­nes que se to­man en las ho­ras pre­vias o du­ran­te la emer­gen­cia, sino de me­di­das y ac­cio­nes mu­cho más pro­fun­das y abar­ca­do­ras que po­co a po­co se han ido adop­tan­do pa­ra pre­ve­nir si­tua­cio­nes y ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad y la vi­da de un pue­blo.

Tras el pa­so de Hu­go en 1989, el no­res­te de Puer­to Ri­co que­dó cu­bier­to de tol­dos azu­les de la Ad­mi­nis­tra­ción Fe­de­ral pa­ra el Ma­ne­jo de Desas­tres (FE­MA, por sus si­glas en in­glés). Fue­ron mi­les las vi­vien­das y ne­go­cios que per­die­ron el te­cho a cau­sa de la tor­men­ta que de­jó so­bre 90,000 re­fu­gia­dos, y pér­di­das de $1,000 mi­llo­nes. Lue­go, en 1992, An­drew azo­tó con to­da la fu­ria de un hu­ra­cán ca­te­go­ría 5 el sur de la Flo­ri­da, de­jan­do una vez más al des­cu­bier­to la ne­ce­si­dad de có­di­gos de cons­truc­ción más es­tric­tos.

Ba­jo el li­de­ra­to del Co­le­gio de In­ge­nie­ros y Agri­men­so­res de Puer­to Ri­co, el Co­le­gio de Ar­qui­tec­tos y Ar­qui­tec­tos Pai­sa­jis­tas de Puer­to Ri­co, la in­dus­tria de la cons­truc­ción a tra­vés de la Aso­cia­ción de Con­tra­tis­tas Ge­ne­ra­les de Amé­ri­ca-Ca­pí­tu­lo de Puer­to Ri­co y el go­bierno, la is­la adop­tó en el 2011 un nue­vo Có­di­go de Cons­truc­ción ba­sa­do en guías más es­tric­tas y abar­ca­do­ras del Có­di­go In­ter­na­cio­nal de Cons­truc­ción que ga­ran­ti­zan la edi­fi­ca­ción de es­truc­tu­ras más se­gu­ras y ca­pa­ces de aguan­tar vien­tos de has­ta 145 mi­llas por ho­ra, co­sa que se vio en es­ta tor­men­ta.

Aho­ra bien, la ex­pe­rien­cia con la in­fra­es­truc­tu­ra no fue la mis­ma. Tras el pa­so de Ir­ma, 1.1 mi­llo­nes de abo­na­dos de la Au­to­ri­dad de Ener­gía Eléc­tri­ca (AEE), un 68 por cien­to de los clien­tes de la cor­po­ra­ción, que­da­ron a os­cu­ras, mien­tras que 221,214 abo­na­dos de la Au­to­ri­dad de Acue­duc­tos y Al­can­ta­ri­lla­dos (AAA) que­da­ron sin agua. Tam­bién hu­bo 72 ca­rre­te­ras ce­rra­das, lo que di­fi­cul­tó el ac­ce­so a las co­mu­ni­da­des afec­ta­das.

No ca­be du­da de que la in­fra­es­truc­tu­ra de Puer­to Ri­co es­tá ob­so­le­ta. Que no aguan­ta ni vien­tos de tor­men­ta tro­pi­cal. No ca­be du­da de que las ins­ta­la­cio­nes de luz, agua y ca­rre­te­ras ne­ce­si­tan aten­ción ur­gen­te.

Si una lec­ción de­be­mos apren­der de Ir­ma es que los pro­gra­mas de me­jo­ras ca­pi­ta­les pa­ra el man­te­ni­mien­to de la in­fra­es­truc­tu­ra del país tie­nen que reanu­dar­se. El sus­pen­so de es­tas obras no so­lo arries­ga la con­fia­bi­li­dad del ser­vi­cio sino la sa­lud del pue­blo. Ig­no­rar es­ta reali­dad, es ne­gar­le la opor­tu­ni­dad de un fu­tu­ro prós­pe­ro, se­gu­ro y sa­lu­da­ble a los puer­to­rri­que­ños en la is­la.

Co­mo in­dus­tria pri­va­da te­ne­mos el de­ber de pro­po­ner e im­pul­sar ac­cio­nes pa­ra es­tar pre­pa­ra­dos, no so­lo pa­ra la even­tua­li­dad de desas­tres na­tu­ra­les sino pa­ra los re­tos que co­mo pue­blo en­fren­ta­mos to­dos los días. El mo­men­to de aten­der la in­fra­es­truc­tu­ra del país es aho­ra.

Fran­cis­co Díaz Mas­só es pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Con­tra­tis­tas Ge­ne­ra­les de Amé­ri­ca - Ca­pí­tu­lo de Puer­to Ri­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.