El apo­yo que pue­de trans­for­mar vi­das

El Nuevo Día - - OPINIÓN - Ana Hel­via Quin­te­ro Pro­fe­so­ra Uni­ver­si­ta­ria

Du­ran­te el pa­so del hu­ra­cán Ir­ma, y en los días si­guien­tes, en que he­mos su­fri­do la ca­ren­cia de los ser­vi­cios bá­si­cos, sa­len a re­lu­cir va­lo­res que de­be­mos ate­so­rar y no ol­vi­dar una vez vol­va­mos a la nor­ma­li­dad. Por ejem­plo, la unión y solidaridad de los ve­ci­nos y la fa­mi­lia, que se ma­ni­fes­tó en di­ver­sas for­mas, en­tre ellas los que te­nían luz al­ber­ga­ban y apo­ya­ban a fa­mi­lia­res y ami­gos que les fal­ta­ba.

Otra de las ca­rac­te­rís­ti­cas po­si­ti­vas que ha sur­gi­do en es­tos días es el re­co­no­ci­mien­to al per­so­nal que ha da­do la mi­lla extra por re­sol­ver los pro­ble­mas que nos aque­jan. Así, por ejem­plo, la se­cre­ta­ria de Educación, Ju­lia Ke­leher, re­co­no­ció y exal­tó la la­bor del per­so­nal de co­me­do­res es­co­la­res que aten­dió en for­ma des­pren­di­da a los dam­ni­fi­ca­dos en los re­fu­gios. No só­lo die­ron la mi­lla extra, sino que mos­tra­ron un gran com­pro­mi­so ha­cia el pró­ji­mo.

El re­co­no­cer la la­bor de aque­llos que se com­pro­me­ten en ser­vir a otros es una de las ac­cio­nes que no de­be­mos ol­vi­dar una vez vol­va­mos a la nor­ma­li­dad. En el ca­so del De­par­ta­men­to de Educación, el mis­mo per­so­nal de co­me­do­res que hoy re­co­no­ce­mos por su aten­ción ab­ne­ga­da en los re­fu­gios, lo de­bié­ra­mos re­co­no­cer en su la­bor co­ti­dia­na de ve­lar por la bue­na nu­tri­ción de los es­tu­dian­tes. En al­gu­nos ca­sos los ali­men­tos que ofre­ce el co­me­dor son la úni­ca co­mi­da sa­lu­da­ble que re­ci­ben al­gu­nos es­tu­dian­tes. Re­cuer­do, en una de las huel­gas ma­gis­te­ria­les al­gu­nos maes­tros no se unie­ron a la huel­ga, no por ra­zo­nes ideo­ló­gi­cas, sino por­que sa­bían que, si se au­sen­ta­ban, mu­chos de sus es­tu­dian­tes per­de­rían su sus­ten­to ali­men­ti­cio.

Otro ele­men­to que de­be­mos re­co­no­cer es el apo­yo emo­cio­nal que ofre­cen al­gu­nos del per­so­nal de co­me­do­res a los es­tu­dian­tes. En un pro­yec­to que par­ti­ci­pé con de­ser­to­res es­co­la­res, uno de los jó­ve­nes nos con­ta­ba que la per­so­na que lo orien­ta­ba y apo­ya­ba mien­tras es­tu­vo en la es­cue­la ele­men­tal era una de las tra­ba­ja­do­ras del co­me­dor. Cuan­do pa­só a otra es­cue­la y per­dió ese apo­yo de­ci­dió aban­do­nar los es­tu­dios. Elo­cuen­te tes­ti­mo­nio de lo in­dis­pen­sa­ble que es el apo­yo al desa­rro­llo emo­cio­nal pa­ra una educación efec­ti­va.

El dar a co­no­cer y re­co­no­cer có­mo el com­pro­mi­so y res­pal­do pue­den cam­biar vi­das ayu­da a man­te­ner el en­tu­sias­mo en su la­bor, a la vez que ins­pi­ra a otros a imi­tar ese com­por­ta­mien­to. De es­ta for­ma se mul­ti­pli­can ac­ti­tu­des que bus­can una educación efec­ti­va y, asi­mis­mo, nues­tra ca­li­dad de vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.