La Li­ga de Vo­lei­bol Su­pe­rior Mas­cu­lino de­be re­for­mu­lar­se

El Nuevo Día - - DEPORTES - ES­TE­BAN PA­GÁN RI­VE­RA Edi­tor de De­por­tes El Nue­vo Día

La tem­po­ra­da 2017 de la Li­ga de Vo­lei­bol Su­pe­rior Mas­cu­lino que arran­ca hoy ya en­fren­tó su cuo­ta de pro­ble­mas des­de an­tes que co­men­za­ra la ac­ción. Re­cor­de­mos que la Aso­cia­ción de Ju­ga­do­res de Vo­lei­bol de Puer­to Ri­co con­vo­có a su ma­trí­cu­la a de­jar de en­tre­nar du­ran­te una se­ma­na en el mes de agos­to co­mo me­ca­nis­mo de pre­sión pa­ra que la Jun­ta de Di­rec­to­res del tor­neo acep­ta­ra al­gu­nas de sus pro­pues­tas. Even­tual­men­te, las aguas lle­ga­ron a su ni­vel y la Aso­cia­ción y los apo­de­ra­dos lle­ga­ron a al­gu­nos acuer­dos, en­tre ellos la crea­ción de un fon­do de ga­ran­tía sa­la­rial.

Las aguas tu­mul­tuo­sas que se na­ve­ga­ron an­tes de lle­gar a puer­to son una se­ñal inequí­vo­ca de que la LVSM tie­ne que re­for­mu­lar­se. El tor­neo, que en la pa­sa­da dé­ca­da ha su­fri­do una drás­ti­ca mer­ma en apo­yo de los fa­ná­ti­cos y aus­pi­cia­do­res, de­be en­fo­car­se en ser uno de desa­rro­llo y vi­tri­na pa­ra nues­tras jó­ve­nes pro­me­sas, un ti­po de tram­po­lín ha­cia me­jo­res con­tra­tos en el ex­te­rior. Al­gu­nos pien­san que el de­jar ir a las prin­ci­pa­les fi­gu­ras a ju­gar al ex­te­rior le res­ta­ría bri­llo al tor­neo lo­cal, pe­ro ha­ce tiem­po que la LVSM per­dió el atrac­ti­vo que una vez tu­vo. El bri­llo de la li­ga pro­ve­nía de esas fran­qui­cias icó­ni­cas co­mo Na­ran­ji­to, Co­ro­zal, La­res, San Se­bas­tián... De esas, so­lo Na­ran­ji­to es­ta­rá ac­ti­vo en el 2017. Su lla­ma­do ‘Due­lo de la Mon­ta­ña’ con­tra los Pla­ta­ne­ros de Co­ro­zal, esa in­ten­sa ri­va­li­dad que da­ba co­lor a la LVSM, no exis­ti­rá es­te año tras la dis­pen­sa otor­ga­da a los co­ro­za­le­ños.

El to­pe sa­la­rial pa­ra es­ta tem­po­ra­da fue fi­ja­do en $20,000, una ci­fra muy dis­tan­te a los más de $40,000 que al­gu­nas de nues­tras má­xi­mas estrellas lle­ga­ron a co­brar por unos cua­tro me­ses de ac­ción. Pe­ro los que co­bra­rán $20,000 se­rán la mi­no­ría, y los equi­pos ten­drán atle­tas que po­drían es­tar ga­nan­do has­ta el mí­ni­mo de $1,500 por to­da una cam­pa­ña. Aquí ca­be des­ta­car la bue­na fe de los vo­lei­bo­lis­tas, que han re­co­no­ci­do lo pre­ca­rio de las fi­nan­zas de la LVSM y del país en ge­ne­ral, y han acep­ta­do los drás­ti­cos re­cor­tes.

Los ju­ga­do­res, a su vez, de­ben co­men­zar a ser ‘egoís­tas’ y pen­sar en ellos y no en el tor­neo lo­cal. Ob­via­men­te, por buen di­ne­ro, el ju­gar en la is­la brin­da unas co­mo­di­da­des, pe­ro los vo­lei­bo­lis­tas de­ben se­guir mi­ran­do al ex­te­rior co­mo la prio­ri­dad a la ho­ra de bus­car tra­ba­jo. Es la ma­ne­ra de fun­cio­nar del béis­bol in­ver­nal y del Baloncesto Su­pe­rior Na­cio­nal, que no tie­nen en uni­for­me a los prin­ci­pa­les ex­po­nen­tes de sus res­pec­ti­vos de­por­tes.

En la LSVM de­ben per­ma­ne­cer los ju­ga­do­res con pro­yec­ción, esos re­cién sa­li­dos de los tor­neos uni­ver­si­ta­rios que bus­can su pri­mer ro­ce en el pro­fe­sio­na­lis­mo. De­ben ser ‘atle­tas pro­yec­tos’ pa­ra nues­tra Se­lec­ción Na­cio­nal, y que ten­gan apo­yo eco­nó­mi­co de ins­ti­tu­cio­nes de­por­ti­vas co­mo el De­par­ta­men­to de Al­to Ren­di­mien­to del Co­mi­té Olím­pi­co de Puer­to Ri­co. Lo ideal es que sean com­ple­men­ta­dos por ve­te­ra­nos que es­tén de sa­li­da en sus ca­rre­ras co­mo vo­lei­bo­lis­tas, y que par­ti­ci­pen en el tor­neo lo­cal mien­tras se al­ter­nan con sus tra­ba­jos diur­nos –al­go que ya ha­cen al­gu­nas de las prin­ci­pa­les fi­gu­ras de la LVSM.

Los ju­ga­do­res han he­cho su par­te, pe­ro, ojo, tam­bién de­ben ha­cer­lo los apo­de­ra­dos, que no de­ben ‘pi­car fue­ra del ho­yo’ rea­li­zan­do con­tra­ta­cio­nes y pa­gos por de­ba­jo de la me­sa en ese afán por ga­nar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.