Al es­ti­lo deVa­nes­sa Clau­dio

LA PRE­SEN­TA­DO­RA PUER­TO­RRI­QUE­ÑA TO­MA LA PAN­TA­LLA DE TV AZ­TE­CA

El Nuevo Día - - ACTUALIDAD - POR Ro­sa­li­na Ma­rre­ro-Ro­drí­guez ro­sa­li­na.ma­rre­ro@gfrme­dia.com

De la ni­ña que se pro­yec­ta­ba tras bas­ti­do­res, ma­ne­jan­do a per­so­na­li­da­des del ám­bi­to de­por­ti­vo, que­da po­co, más bien na­da.

La puer­to­rri­que­ña Va­nes­sa Clau­dio es to­da una per­so­na­li­dad fren­te a las cá­ma­ras de Te­le­vi­sión Az­te­ca, la ca­sa la­bo­ral que le dio la pri­me­ra opor­tu­ni­dad en Mé­xi­co ha­ce 10 años y de allí no ha sa­li­do.

“Me pro­pu­se que que­ría ha­cer te­le­vi­sión, por­que des­pués de ha­ber­lo vi­vi­do en Puer­to Ri­co ('Se caen de la ma­ta', Wa­pa), me abrió las ga­nas de tra­ba­jar en eso”.

Ca­güe­ña, de 34 años, y vi­va­ra­cha na­tu­ral, la pre­sen­ta­do­ra de los pro­gra­mas “Ven­ga la ale­gría” y “Ven­ga el do­min­go” se ha la­bra­do su pro­pio ca­mino a fuer­za de ham­bre, de­ter­mi­na­ción y dis­ci­pli­na.

“Una vez no te­nía ni qué co­mer”, con­fie­sa. “Te­nía un pre­ten­dien­te y cuan­do íba­mos a co­mer, pe­día co­mo si no hu­bie­ra ma­ña­na, pa­ra po­der lle­var­me co­mi­da. No sé por qué es­toy con­tan­do es­to, pe­ro fue mi reali­dad en ese mo­men­to y no me arre­pien­to”.

Va­nes­sa Clau­dio par­ti­ci­pó en el cer­ta­men Miss Mun­do de Puer­to Ri­co en el 2002. No lo­gró el tí­tu­lo, pe­ro la ex­pe­rien­cia le ga­nó las fuer­zas su­fi­cien­tes pa­ra aven­tu­rar­se a bus­car nue­vas opor­tu­ni­da­des fue­ra de la Is­la.

To­mó sus per­te­nen­cias, sus sue­ños, sus mie­dos y lle­gó a la Ciu­dad de Mé­xi­co, “com­ple­ta­men­te a ex­plo­rar”.

Lo apren­di­do co­mo ta­len­to de mo­de­la­je de la agen­cia Úni­ca la ayu­dó a sus­ten­tar­se el pri­mer año. Al se­gun­do año, asis­tió a dos au­di­cio­nes que fue­ron de­ter­mi­nan­tes: una pa­ra Te­le­vi­sa y otra pa­ra TV Az­te­ca.

Te­le­vi­sa la acep­tó pa­ra la es­cue­la de ac­tua­ción, mien­tras que TV Az­te­ca le ofre­ció un em­pleo co­mo re­por­te­ra den­tro de un for­ma­to de en­tre­te­ni­mien­to. Op­tó por lo se­gun­do.

“De­ci­do irme por el tra­ba­jo y des­de ese mo­men­to soy ve­ta­da por Te­le­vi­sa”, com­par­te.

El mun­do gi­ró pron­to a su fa­vor, pe­ro el co­ra­zón is­le­ño no la de­ja­ba des­pe­gar­se de es­tas cos­tas. El “ho­me sick­ness”, cuen­ta, la gol­peó fuer­te.

“En los pri­me­ros años pa­ra mí fue te­rri­ble, te­rri­ble, por­que soy co­mo el co­quí”, di­ce quien tie­ne a sus pa­dres y her­ma­nos en Puer­to Ri­co.

“Lle­vo 10 años acá y no hay di­ciem­bre que me re­gre­so y que no llo­ro”.

“Fue una épo­ca de mu­cho cre­ci­mien­to; pa­ra mí fue di­fí­cil por­que cuan­do eres una mu­jer ex­tran­je­ra es mu­cho más du­ro”

Pe­ro el cuen­to no es tan ro­sa­do co­mo apa­ren­ta. Aun­que las opor­tu­ni­da­des las tu­vo a ma­nos lle­nas (no­ve­las, uni­ta­rios, 'reality show' y pro­gra­mas de te­le­vi­sión), no fal­ta­ron los ce­los, so­bre to­do vi­nien­do de otras mu­je­res, pa­ra quie­nes de pron­to re­pre­sen­ta­ba una ame­na­za.

Igual­men­te en el plano la­bo­ral vio co­mo en al­gún mo­men­to la dis­cu­sión so­bre la re­mu­ne­ra­ción eco­nó­mi­ca no era prio­ri­dad.

“Co­mo mu­jer ex­tran­je­ra te cues­ta tan­ti­to, es bien di­fí­cil. Creo que al sa­ber ellos que tie­nen el con­trol en el sen­ti­do de que de­pen­des del tra­ba­jo, se aguan­tan de con­ver­sar so­bre lo eco­nó­mi­co”.

Afor­tu­na­da­men­te, no se que­ja. De lu­nes a vier­nes, en ho­ra­rio ma­tu­tino, con­du­ce un pro­gra­ma de te­le­vi­sión, y los do­min­gos es­tá al fren­te en otro. En me­dio de ello, le sur­gen opor­tu­ni­da­des pa­ra cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias, o has­ta pa­ra ejer­cer la ac­tua­ción.

La suer­te no ha si­do igual en el plano emo­cio­nal. Es­ta jo­ven es soltera, pe­ro no cual­quier soltera, se­gún ella, “la más co­di­cia­da de Mé­xi­co”.

“El hom­bre me­xi­cano es in­creí­ble, de­ta­llis­ta, pe­ro sien­to que una mu­jer tan in­de­pen­dien­te co­mo yo, da un po­co de mie­do”, adu­ce.

“El hom­bre que amé me di­jo 'no es que sea po­co hom­bre, pe­ro me sien­to po­co hom­bre a tu la­do'”.

Aho­ra qui­sie­ra co­no­cer al­gún ca­ba­lle­ro que no es­té re­la­cio­na­do al me­dio ar­tís­ti­co. De pron­to, así se le da. TEN­DRÁ SU PRO­PIO CA­NAL

Va­nes­sa Clau­dio pre­pa­ra su pro­pio ca­nal en la pla­ta­for­ma Youtu­be pa­ra com­par­tir sus ideas, gus­tos y re­co­men­da­cio­nes de mo­da, pe­ro muy a su ma­ne­ra. Na­da de formalismos.

“No quie­ro ha­blar de mo­da, sino ha­blar de es­ti­lo”, de­ta­lla la ima­gen de Le­vi's pa­ra una cam­pa­ña en el mer­ca­do de Mé­xi­co en re­des so­cia­les. “Quie­ro unir lo que me apa­sio­na mu­cho, que es la mo­da, por­que al fi­nal del día mis ini­cios fue­ron en la mo­da, y des­de muy ni­ña ado­ré los con­cur­sos de be­lle­za”.

Un pro­yec­to que la en­tu­sias­ma de so­lo men­cio­nar­lo se­ría po­der tra­ba­jar pa­ra la Com­pa­ñía de Tu­ris­mo de Puer­to Ri­co en al­gu­na cam­pa­ña que re­sal­te la Is­la.

“Soy una gran em­ba­ja­do­ra de mi país”.

Di­se­ña­do­ra: San­dra Weil Ma­qui­lla­je: Juan Ala­me­da de Es­tu­dio 10 Ca­be­llo: Char­lie Or­tiz de Char­lie O and Friends Fotos: Pablo Díaz Lu­gar: Vie­jo San Juan

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.