Ter­mi­nó el año senior, ¿y aho­ra qué?

El Nuevo Día - - FERIA SENIORS 2018 - Por Ma­rit­za Be­rríos San­tos, MA-CCC Es­pe­cial pa­ra Su­ple­men­tos

Un nue­vo ca­mino se va abrien­do an­te ti, nue­vos re­tos, nue­vas opor­tu­ni­da­des y, so­bre to­do, de­ci­sio­nes que to­mar. Una bue­na tran­si­ción ha­cia la uni­ver­si­dad in­clu­ye de­fi­nir cuál es tu ob­je­ti­vo una vez re­ci­bas ese an­he­la­do di­plo­ma. Pa­ra la ma­yo­ría, el ini­cio del año senior im­pli­ca el ini­cio del ca­mino ha­cia la uni­ver­si­dad, épo­ca de tran­si­ción, de cam­bios.

Es im­por­tan­te que de­fi­nas un sen­ti­do de di­rec­ción ha­cia tu ob­je­ti­vo uni­ver­si­ta­rio. Pue­des acer­car­te a tu con­se­je­ra es­co­lar pa­ra ac­ce­der una se­rie de he­rra­mien­tas que pue­den ayu­dar­te a co­no­cer tus for­ta­le­zas, tus ha­bi­li­da­des y tus in­tere­ses pro­fe­sio­na­les y vo­ca­cio­na­les.

Aun­que lo an­te­rior es im­por­tan­te, re­sul­ta esen­cial ir desa­rro­llan­do las des­tre­zas in­ter­nas que se re­quie­ren pa­ra ga­ran­ti­zar el éxi­to. Tú eres tu me­jor ca­pi­tal, tú eres tu me­jor ca­mino, por­que to­das las res­pues­tas y to­do lo que ne­ce­si­tas pa­ra lo­grar tus me­tas se en­cuen­tra den­tro de ti. A con­ti­nua­ción te com­par­to al­gu­nas de las ca­rac­te­rís­ti­cas más im­por­tan­tes con las que ne­ce­si­tas cum­plir pa­ra que el éxi­to sea una con­se­cuen­cia na­tu­ral de tu desem­pe­ño. 1. Pen­sa­mien­to po­si­ti­vo. Hay que es­tar mo­ti­va­do y de­ci­di­do a cum­plir las me­tas y ob­je­ti­vos. ¿Qué te mue­ve en la vi­da? ¿Qué te apa­sio­na? ¡Eso que ha­ce la­tir tu co­ra­zón se lla­ma pro­pó­si­to y por ahí va la co­sa! Tus pen­sa­mien­tos crean tu reali­dad y un pen­sa­mien­to po­si­ti­vo te va a ayu­dar a lle­gar más rá­pi­da­men­te a lo­grar tus me­tas. ¡Así que a pen­sar po­si­ti­vo!

2. Or­ga­ni­za­ción. Al lle­gar a la uni­ver­si­dad, la res­pon­sa­bi­li­dad pri­ma­ria re­cae en ti. Ya no vas a te­ner a la maes­tra que es­tá de­trás de ti pa­ra que le en­tre­gues tus tra­ba­jos, o al com­pa­ñe­ro que te sir­ve de agen­da, o a tus pa­dres que va­yan a in­ter­ce­der por ti con el maes­tro. Con la tran­si­ción a la uni­ver­si­dad, tam­bién lle­ga la tran­si­ción a la vi­da adul­ta. Por tan­to, or­ga­ni­zar tu tiem­po se­rá fun­da­men­tal pa­ra al­can­zar el éxi­to en cual­quier pro­yec­to que em­pren­das. 3. Apli­car téc­ni­cas de es­tu­dio. El re­fuer­zo de las téc­ni­cas de es­tu­dio te ayu­da­rá a sa­car un ma­yor pro­ve­cho de tu tiem­po. El desa­rro­llo de la me­mo­ria, la lec­tu­ra ve­loz, ha­cer re­sú­me­nes, sub­ra­yar y ar­mar cua­dros si­nóp­ti­cos son al­gu­nas de las he­rra­mien­tas que van a ha­cer que apren­der

sea más sen­ci­llo. Así lo­gra­rás efi­cien­cia en el ma­ne­jo de tu tiem­po, lo que te per­mi­ti­rá dis­fru­tar de esas ac­ti­vi­da­des de jan­gueo que tan­to te gus­tan.

4. Desa­rro­llo de há­bi­tos sa­lu­da­bles.

Un pro­gra­ma de ejer­ci­cios o cual­quier otra ac­ti­vi­dad fí­si­ca que dis­fru­tes es re­co­men­da­ble. El es­trés cau­sa­do por los es­tu­dios pue­de re­du­cir­se me­dian­te el ejer­ci­cio fí­si­co. La sa­na ali­men­ta­ción tam­bién ayu­da, for­ta­le­cien­do tu sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co y te pre­pa­ra pa­ra en­fren­tar me­jor los re­tos de las lar­gas ho­ras de es­tu­dio. Hay que te­ner las ener­gías al má­xi­mo pa­ra lo­grar un ren­di­mien­to óp­ti­mo.

5. Desa­rro­llar há­bi­tos de es­tu­dio y dis­ci­pli­na.

La res­pon­sa­bi­li­dad y la exi­gen­cia pro­pia son los ras­gos que me­jor de­fi­nen a un es­tu­dian­te exi­to­so. Tu ma­yor com­pe­ten­cia eres tú mis­mo. Apren­der a iden­ti­fi­car tus for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des te per­mi­te desa­rro­llar des­tre­zas pa­ra en­fren­tar­te a los re­tos. Re­cuer­da que el fra­ca­so so­lo se ali­men­ta de tus in­de­ci­sio­nes y tus mie­dos.

6. For­ta­le­za y pa­cien­cia. A ve­ces las co­sas pue­den no sa­lir bien y eso no de­be in­fluir en el res­to de tus pro­yec­tos. Asi­mi­lar los erro­res y le­van­tar­se tras un fra­ca­so tam­bién con­tri­bui­rán a que lo­gres tus me­tas y ob­je­ti­vos. Desa­rro­llar la re­si­lien­cia, que es la ca­pa­ci­dad de su­pe­rar la ad­ver­si­dad, te per­mi­te ver el mun­do de una for­ma más op­ti­mis­ta. Así, las di­fi­cul­ta­des se con­ver­ti­rán en opor­tu­ni­da­des pa­ra apren­der.

Re­cuer­da que tu fu­tu­ro es una cons­truc­ción que vas ha­cien­do tú mis­mo. To­do de­pen­de de ti, por eso ne­ce­si­tas desa­rro­llar des­tre­zas que te per­mi­tan en­fren­tar­te a los re­tos, apren­der de los erro­res, y no dar­te por ven­ci­do an­te las di­fi­cul­ta­des que pue­dan pre­sen­tar­se.

Tú eres el ha­ce­dor de tu fu­tu­ro, tú eres el ca­pi­tán de tu bar­co, y él te lle­va­rá allí don­de tú de­ci­das ir. Tu ma­yor re­to se­rá trans­for­mar­te en el ideal que tie­nes de ti mis­mo. Apues­ta a ti, por­que si eres ca­paz de so­ñar­lo, eres ca­paz de lo­grar­lo.

Va­lo­ra el mo­men­to pre­sen­te, pues la fe­li­ci­dad se en­cuen­tra en lo que ha­ces. Afé­rra­te a ca­da mo­men­to de tu vi­da y sa­bo­réa­lo. ¡Na­cis­te pa­ra ser fe­liz! La au­to­ra es coach. Es­ta es una co­la­bo­ra­ción de A+ Edu­ca­tio­nal & Con­sul­ting So­lu­tions.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.