UN LE­GA­DO QUE TRAS­CIEN­DE ELTIEM­PO

El Nuevo Día - - SEARS - Por Lu­cía A. Lo­za­da lu­cia.lo­za­da@gfrme­dia.com

Du­ran­te los pa­sa­dos 80 años, Sears ha si­do una par­te im­por­tan­te del día a día de los puer­to­rri­que­ños. Con una his­to­ria y un le­ga­do que tras­cien­den el tiem­po, Sears ha evo­lu­cio­na­do con Puer­to Ri­co y se ha es­ta­ble­ci­do co­mo una de las em­pre­sas con ma­yor pre­sen­cia en la is­la. Así lo ex­pli­có Ja­mes Me­sen­bring, pre­si­den­te de Sears Puer­to Ri­co.

El eje­cu­ti­vo, con mo­ti­vo del aniver­sa­rio de la com­pa­ñía en el país, re­cor­dó los ini­cios de la em­pre­sa en el Vie­jo San Juan y có­mo es­ta ha lo­gra­do una pe­ne­tra­ción só­li­da a tra­vés de la is­la, con nue­ve tien­das, un Cen­tro de Dis­tri­bu­ción de 100,000 pies cua­dra­dos en Cu­pey y ofi­ci­nas cen­tra­les en Mon­tehie­dra.

“Si ca­mi­nas por el Vie­jo San Juan hoy día no po­drías ima- gi­nar, al mi­rar sus edi­fi­cios his­tó­ri­cos, res­tau­ran­tes y co­lo­ri­das ca­lles, que nues­tra ofi­ci­na ori­gi­nal­men­te es­ta­ba lo­ca­li­za­da allí, en la es­qui­na de la Ca­lle Lu­na y Ca­lle San Jus­to”, ex­pli­có el pri­mer eje­cu­ti­vo de la com­pa­ñía, al men­cio­nar que, con el pa­so del tiem­po, y a me­di­da que la den­si­dad po­bla­cio­nal y re­si­den­cial fue­ron cam­bian­do, Sears tam­bién fue mo­vién­do­se a los con­tor­nos de los pue­blos, lle­gan­do a los cen­tros co­mer­cia­les más im­por­tan­tes a tra­vés de Puer­to Ri­co. Es­ta es­tra­te­gia ha per­mi­ti­do que hoy, en­tre otros as­pec­tos re­le­van­tes, las tien­das Sears se dis­tin­gan por no es­tar a más de 45 mi­nu­tos de dis­tan­cia des­de don­de te en­cuen­tres en la is­la. “Es­ta es una de nues­tras ma­yo­res for­ta­le­zas en es­te mo­men­to”, re­ve­ló Me­sen­bring.

EL CO­RA­ZÓN, AL AL­MA Y LOS OJOS DE SEARS

Sin em­bar­go, pa­ra Me­sen- bring, una de las ma­yo­res for­ta­le­zas de Sears en la is­la es su gen­te. Los des­cri­be, sin ti­tu­beos, co­mo “el co­ra­zón, al al­ma y los ojos de la com­pa­ñía, y co­mo su ver­da­de­ro éxi­to”.

“La reali­dad es que lo que ha­ce que nues­tra com­pa­ñía fun­cio­ne y sea exi­to­sa son las per­so­nas que li­de­ran el ne­go­cio. Ellos son el ver­da­de­ro éxi­to y nos ayu­da­rán a lle­var a Sears a otro ni­vel en los pró­xi­mos años, en los que for­ma­re­mos par­te del re­sur­gi­mien­to de la eco­no­mía del país”, des­ta­có el eje­cu­ti­vo so­bre el com­pro­mi­so de Sears con Puer­to Ri­co.

So­bre es­te par­ti­cu­lar, Me­sen­bring acep­tó que si bien es­tos son mo­men­tos en los que el país se en­cuen­tra en un pe­río­do di­fí­cil y de mu­chos cam­bios que afec­tan el seg­men­to de las ven­tas al de­ta­lle, con­fía en la ex­pe­rien­cia y el co­no­ci­mien­to, tan­to del equi­po de tra­ba­jo en las tien­das co­mo de los su­per­vi­so­res.

“Te­ne­mos en­tre no­so­tros mu­cho co­no­ci­mien­to. Sa­be­mos lo que ha ocu­rri­do en el pa­sa­do y lo que el tiem­po ac­tual nos de­man­da, pe­ro tam­bién po­de­mos usar nues­tro co­no­ci­mien­to y nues­tra ex­pe­rien­cia pa­ra nues­tro be­ne­fi­cio, y po­ner en prác­ti­ca aque­llas co­sas que nos han fun­cio­na­do en otros pe­río­dos di­fí­ci­les en el pa­sa­do y ver có­mo po­de­mos re­pe­tir esos éxi­tos y qué ne­ce­si­ta­mos pa­ra tra­tar nue­vas for­mas de ha­cer las co­sas”, des­ta­có el pre­si­den­te de Sears, quien aña­dió que es­te año tam­bién mar­ca el 58 Aniver­sa­rio de Kmart en la is­la.

“Nues­tros em­plea­dos no

ie­zan ne­ce­sa­ria­men­te al e de la es­ca­le­ra pro­fe­sio­nal, que van ga­nan­do ma­yor on­sa­bi­li­dad y pro­ban­do lo pue­den al­can­zar en nues­com­pa­ñía”, di­jo Me­seng, al ha­cer hin­ca­pié en cóes­ta leal­tad y co­no­ci­mien­to ca­da uno de los ren­glo­nes ne­go­cio for­ta­le­ce a la ema. to tam­bién se con­vier­te una fuen­te de or­gu­llo, ya al re­ci­bir vi­si­tas de la ofi­cor­po­ra­ti­va de Chica­go, los lea­dos de las tien­das de rto Ri­co siem­pre de­jan una re­sión muy po­si­ti­va. lgu­nas ve­ces te­ne­mos li­mi­tar la can­ti­dad de vin­tes que re­ci­bi­mos, es­pe­men­te en enero y fe­bre­ro, in­tere­san­te ob­ser­var có­dis­fru­tan de la vi­si­ta al ver tien­das con mu­cho moen­to, si­guien­do unos al­tos nda­res de ca­li­dad y con la elen­te pe­ne­tra­ción que nos cte­ri­za”, di­jo Me­sen­bring. o no­ta de in­te­rés, Puer­to cuen­ta con la tien­da Sears gran­de de la ca­de­na, pre­men­te la de Pla­za Las éri­cas, por lo que es un elo de ca­li­dad pa­ra otras das a ni­vel na­cio­nal.

OCÁNDONOS EN LO E HA­CE­MOS ME­JOR RCAS PO­PU­LA­RES Y VI­CIO EX­CEP­CIO­NAL

bien Me­sen­bring fue eno al men­cio­nar los re­tos en­fren­ta Sears en la is­la, bién lo fue al apos­tar no al equi­po de tra­ba­jo de las das, sino tam­bién a las mar­que ofre­ce la com­pa­ñía. El lle esen­cial, re­cal­có, es enr­se en lo que ha­cen me­jor, men­to que ha si­do preinan­te en su ma­ne­ra acer ne­go­cios en la en sus 80 años de oria lo­cal. a cla­ve es­tá en­fo­ca­ren lo haos or y te­ner as de proos que atrai­gan a va­rie­dad de gru­pos”, acó el eje­cu­ti­vo, al re­sal­tar cuen­tan no so­lo con mar­que han go­za­do del res-

pal­do de los clien­tes a tra­vés de los años, co­mo Ken­mo­re, Diehard y Crafts­man, que son do­mi­nan­tes en nues­tro mer­ca­do y tie­nen una ex­ce­len­te repu­tación, sino tam­bién con lí­neas de pro­duc­tos nue­vas que son muy po­pu­la­res en la is­la y que so­lo se en­cuen­tran lo­cal­men­te. En­tre es­tas men­cio­nó Nono Mal­do­na­do, Fernando Pe­na, Luis An­to­nio y Os­car de la Ren­ta. Es muy im­por­tan­te se­ña­lar que una de las grandes di­fe­ren­cias en­tre Sears a ni­vel Es­ta­dos Uni­dos y Puer­to Ri­co es el de­par­ta­men­to de fra­gan­cias y cos­mé­ti­cos, con las pres­ti­gio­sas mar­cas en cos­me­to­lo­gía, fra­gan­cias y tra­ta­mien­tos pa­ra el cui­da­do de la piel y el de­par­ta­men­to de mue­bles que es úni­co pa­ra Puer­to Ri­co. Tam­bién cuen­tan con lí­neas pa­ra in­di­vi­duos ma­du­ros, así co­mo lí­neas pa­ra ju­niors, que es un seg­men­to to­tal­men­te di­fe­ren­te, por men­cio­nar al­gu­nos ejem­plos.

Otro as­pec­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en el ne­go­cio de Sears Puer­to Ri­co es­tá en su al­to ni­vel de ser­vi­cio al clien­te pa­ra sus en­se­res eléc­tri­cos Ken­mo­re, pa­ra el cual han des­ti­na­do a un equi­po de tra­ba­jo es­pe­cia­li­za­do que le da apo­yo a la mar­ca.

“El ser­vi­cio pa­ra los en­se­res Ken­mo­re es in­su­pe­ra­ble. Pa­ra ello, con­ta­mos con un nú­cleo de per­so­nas con mu­cha ex­pe­rien­cia y co­no­ci­mien­to, y que con­ti­nua­men­te re­ci­be adies­tra­mien­to pa­ra eje­cu­tar su tra­ba­jo”, ma­ni­fes­tó Me­sen­bring. RE­TOS PA­RA UN FU­TU­RO SÓ­LI­DO

Es un he­cho que los tiem­pos con­ti­núan cam­bian­do y Sears Puer­to Ri­co si­gue evo­lu­cio­nan­do pa­ra ajus­tar­se a las nue­vas for­mas de in­ter­ac­ción con el clien­te.

Así, aun­que en Puer­to Ri­co los shop­pers son un ele­men­to pro­mo­cio­nal de im­por­tan­cia pa­ra la ca­de­na, tam­bién in- clu­yen en es­te ma­te­rial pro­mo­cio­nes úni­cas (Door­bus­ters) pa­ra atraer a un seg­men­to ca­da vez ma­yor de clien­tes que dis­fru­tan de ha­cer sus com­pras a tra­vés de searspr.com. De es­ta ma­ne­ra, el eje­cu­ti­vo re­sal­tó que to­da­vía mu­chos clien­tes pue­den, ade­más de vi­si­tar las tien­das, ver la dis­po­ni­bi­li­dad de pro­duc­tos a tra­vés de la pá­gi­na de In­ter­net y com­prar­los pa­ra que les lle­guen a su ho­gar o re­co­ger­los en la tien­da de su pre­di­lec­ción.

“Te­ne­mos los mis­mos re­tos que to­dos los de­más, pe­ro es­ta­mos comprometidos con el mer­ca­do, con­ta­mos con ex­ce­len­tes lo­ca­li­da­des y con em­plea­dos muy de­di­ca­dos pa­ra al­can­zar el éxi­to fu­tu­ro”, des­ta­có el eje­cu­ti­vo, al men­cio­nar que su equi­po de tra­ba­jo ya se en­cuen­tra en la eva­lua­ción y la bús­que­da de nue­vos pro­duc­tos pa­ra las tem­po­ra­das que se ave­ci­nan. UN EN­GRA­NA­JE PER­FEC­TO

Una ope­ra­ción tan pres­ti­gio­sa y es­ta­ble co­mo la de Sears Puer­to Ri­co no es po­si­ble sin las alian­zas ne­ce­sa­rias pa­ra man­te­ner un ne­go­cio exi­to­so en la eco­no­mía ac­tual que en­fren­ta­mos. Por ello, Me­sen­bring men­cio­nó que hay di­ver­sos gru­pos de tra­ba­jo que, día a día, tra­ba­jan, tras bas­ti­do­res pa­ra que los clien­tes ob­ten­gan los pro­duc­tos y los ser­vi­cios que ne­ce­si­tan. Es­tos in­clu­yen des­de los aso­cia­dos y los ge­ren­cia­les, has­ta las com­pa­ñías de trans­por­ta­ción y los so­cios de co­mu­ni­ca­cio­nes, los cua­les, en con­jun­to, han desa­rro­lla­do re­la­cio­nes de tra­ba­jo esen­cia­les pa­ra la evo­lu­ción de Sears Puer­to Ri­co.

Sears ha si­do una es­cue­la y un me­dio de vi­da. Es una com­pa­ñía que ofre­ce mil opor­tu­ni­da­des a sus aso­cia­dos. Siem­pre que de­mues­tren in­te­rés por apren­der, eje­cu­ten co­rrec­ta­men­te, sean res­pon­sa­bles y ten­gan in­te­gri­dad”. Es un pri­vi­le­gio y una gran res­pon­sa­bi­li­dad. me enor­gu­lle­ce mu­cho tra­ba­jar en una com­pa­ñía co­mo Sears por­que se preo­cu­pa de que tú ten­gas ba­lan­ce pa­ra te­ner una vi­da com­ple­ta”. El pro­gre­so que he te­ni­do en la com­pa­ñía ha si­do po­co a po­co, y de­par­ta­men­to por de­par­ta­men­to, lo cual me ha pre­pa­ra­do pa­ra la po­si­ción que ocu­po ac­tual­men­te, y usar ese co­no­ci­mien­to y ex­pe­rien­cia a tra­vés de los años”. Co­men­cé a tra­ba­jar en la com­pa­ñía en 1963, y pa­ra mí ha si­do un pla­cer, por­que la ca­li­dad de vi­da en mi ho­gar au­men­tó des­de que co­men­cé a tra­ba­jar aquí”.

JA­MES ME­SEN­BRING Pre­si­den­te Sears Roe­buck Puer­to Ri­co

CARMEN IVET­TE MAR­TÍ­NEZ Dis­trict Ge­ne­ral Ma­na­ger 39 años y 7 me­ses

JO­SÉ TO­YOS Di­vi­sio­nal Mer­chan­di­se Ma­na­ger 33 años

JO­SÉ AN­TO­NIO PA­GÁN Ge­ren­te Ge­ne­ral tien­da Sears Pla­za Las Amé­ri­cas 8 años

RA­FAEL ALDAMUY SÁN­CHEZ Em­plea­do de Brand Cen­tral 54 años

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.