RICARDO MAR­TÍ RUIZ: El Puer­to más Ri­co po­si­ble

El Nuevo Día - - PORTADA - Ricardo Mar­tí Ruiz Es­cri­tor

Ha­ble­mos de pro­ba­bi­li­da­des. Pri­me­ro, exis­te la pro­ba­bi­li­dad de que pien­ses que el por­ve­nir de los puer­to­rri­que­ños es­tá fue­ra de nues­tro con­trol; y que no hay na­da que po­da­mos ha­cer pa­ra co­rre­gir nues­tro des­tino. Es­ta pro­ba­bi­li­dad es muy al­ta.

Se­gun­do, hay la pro­ba­bi­li­dad de que nun­ca ha­yas es­cu­cha­do ni una so­la pa­la­bra del fa­lle­ci­do ac­ti­vis­ta cí­vi­co puer­to­rri­que­ño, Enrique ‘Qui­que’ Mar­tí Coll, a pe­sar de to­do lo que hi­zo en su vi­da. Es­ta pro­ba­bi­li­dad es aún ma­yor, pe­ro eso no de­be de sor­pren­der a na­die. Des­pués de to­do, han pa­sa­do 25 años des­de su muer­te. Y más sig­ni­fi­ca­ti­vo aún: en la ma­yo­ría de los ca­sos, cuan­do Qui­que de­ja­ba su hue­lla lo ha­cía sin fir­mar su nom­bre.

Por eso, es al­ta­men­te pro­ba­ble que, si eres de mi ge­ne­ra­ción o ma­yor, co­no­cis­te a Pe­llín y Pi­llín, le pi­tas­te a la ba­su­ra, con­si­de­ras­te a las dro­gas co­mo el bobo de los bo­bos, con­tem­plas­te la po­si­bi­li­dad de traer las Olim­pia­das a Puer­to Ri­co y mar­chas­te con­tra el cri­men, to­do sin sa­ber de él.

Y por eso tam­bién, pue­de que a me­nu­do te arri­mes ba­jo la som­bra de ár­bo­les que no es­ta­rían ahí; o que ten­gas ma­yor apre­cia­ción por el ar­te de la ca­li­gra­fía de lo que sen­ti­rías; o que aho­ra res­pe­tes el mo­vi­mien­to in­de­pen­den­tis­ta un po­qui­to más que an­tes; pe­ro que no se­pas por qué.

To­das es­tas in­fluen­cias que te men­ciono, y mu­chas más, fue­ron ejer­ci­das por un puer­to­rri­que­ño co­mún y co­rrien­te, cria­do en la calle Loí­za y gra­dua­do de la UPR, uti­li­zan­do una sim­ple, pe­ro irre­sis­ti­ble com­bi­na­ción de en­tu­sias­mo y per­se­ve­ran­cia.

Con esa fór­mu­la, du­ran­te más de dos dé­ca­das Enrique Mar­tí Coll pre­si­dió la agen­cia de pu­bli­ci­dad más prós­pe­ra en el país, Mar­tí Flo­res Prie­to & Wach­tell, la cual uti­li­zó co­mo plataforma pa­ra di­ri­gir cam­pa­ñas cí­vi­cas de­di­ca­das a ba­ta­llar el cri­men, erra­di­car el abu­so de dro­gas y fo­men­tar el am­bien­ta­lis­mo.

Tam­bién fue pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Agencias Pu­bli­ci­ta­rias, de los sín­di­cos de la Uni­ver­si­dad del Sa­gra­do Co­ra­zón, de la Aso­cia­ción de Ca­lí­gra­fos de Puer­to Ri­co, y del Fi­dei­co­mi­so pa­ra la Con­ser­va­ción (aho­ra co­no­ci­do co­mo Pa­ra la na­tu­ra­le­za). Ade­más, fue un es­tre­cho ase­sor pa­ra el Par­ti­do In­de­pen­den­tis­ta Puer­to­rri­que­ño y miem­bro del Co­mi­té Olím­pi­co de Puer­to Ri­co.

Uno de sus ma­yo­res sue­ños lo era traer las Olim­pia­das a la is­la. Con ese fin, pu­bli­có un li­bro ti­tu­la­do ‘2004: De­be­mos o no de­be­mos’, en don­de sos­tu­vo que Puer­to Ri­co no so­lo era ca­paz de ser la se­de pa­ra las Olim­pia­das, sino que era im­pe­ra­ti­vo que lo per­si­guié­ra­mos ya que nos obli­ga­ría a me­jo­rar nues­tra so­cie­dad de ma­ne­ras que eran ne­ce­sa­rias de to­dos mo­dos. A tra­vés del ma­nus­cri­to, in­clu­yó una se­rie de recomendaciones de lo que de­be­mos ha­cer. En­tre ellas: Pro­du­cir nuevas ideas Pro­te­ger los cam­pos y playas Fo­men­tar las zo­nas pea­to­na­les Es­ti­mu­lar la ar­qui­tec­tu­ra pai­sa­jis­ta ca­ri­be­ña Su­pe­rar el com­ple­jo del ‘no po­de­mos’ Pla­ni­fi­car a lar­go pla­zo Aten­der la cri­mi­na­li­dad y las dro­gas Erra­di­car la in­sen­si­bi­li­dad a la po­bre­za Pen­sar más en ca­li­dad que en can­ti­dad Apli­car una me­ga­do­sis de se­re­ni­dad y hu­ma­nis­mo In­cen­ti­var las empresas na­ti­vas De­te­ner la ‘mo­go­lló­po­lis’ Aca­bar con el cul­to de la me­dio­cri­dad Cul­ti­var la edu­ca­ción Fo­men­tar la éti­ca de tra­ba­jo Res­pe­tar el idea­lis­mo Vien­do to­do es­to y vol­vien­do a las pro­ba­bi­li­da­des, se me ha­ce fá­cil con­cluir una ecua­ción sen­ci­lla: que mien­tras más im­po­ten­te te per­ci­bas, y me­nos pien­ses que pue­des con­tro­lar, me­no­res son los chan­ces de que se­pas de la exis­ten­cia de un tal puer­to­rri­que­ño lla­ma­do Qui­que Mar­tí.

Si es así, ya es ho­ra de que lo co­noz­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.