Ne­ce­sa­rio el cam­bio en la AEE

El Nuevo Día - - OPI­NIÓN -

Tan­to los es­tu­dios de Fa­ci­li­dad de Ha­cer Ne­go­cios del Ban­co Mun­dial co­mo los de Com­pe­ti­ti­vi­dad Mun­dial del Con­se­jo Eco­nó­mi­co Mun­dial han se­ña­la­do el cos­to de ener­gía co­mo uno de los obs­tácu­los más gran­des pa­ra el am­bien­te de ne­go­cios en Puer­to Ri­co.

In­clu­so el in­for­me pre­pa­ra­do por An­ne Kru­ger des­ta­ca la ne­ce­si­dad de re­sol­ver es­te asun­to co­mo me­di­da de re­gre­sar a la pros­pe­ri­dad eco­nó­mi­ca.

Por eso, es im­por­tan­te que, al tra­zar las me­tas y ob­je­ti­vos de es­te cam­bio, vea­mos cuán­to es el cos­to de ener­gía en lu­ga­res con los que Puer­to Ri­co com­pi­te por in­ver­sión.

Al­gu­nos ejem­plos que se des­ta­can son (en $/KwHr): Sin­ga­pur $0.15, Bra­sil $0.14, Co­lom­bia $0.18, Ir­lan­da $0.23, Mé­ji­co $0.19, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na $0.19. En Puer­to Ri­co, pre­vio al pa­so de los hu­ra­ca­nes es­ta­ba al­re­de­dor de los $0.22, lo cual es apro­xi­ma­da­men­te el do­ble del pro­me­dio de los Es­ta­dos Uni­dos.

Un ejer­ci­cio de la Aso­cia­ción de In­dus­tria­les con­clu­yó que el cos­to de ener­gía en Puer­to Ri­co po­dría lle­gar a los $0.16. Por otro la­do, tan­to EcoE­léc­tri­ca co­mo AES, desa­rro­lla­das y cons­trui­das por el sec­tor pri­va­do en la dé­ca­da de 1990, le ven­den a la Au­to­ri­dad de Ener­gía Eléc­tri­ca (AEE) la ener­gía que pro­du­cen a un pre­cio que fluc­túa en­tre $0.08-0.09. Aho­ra mis­mo, la AEE no tie­ne mo­ti­va­ción ni ca­pa­ci­dad de ba­jar sus cos­tos.

En­ton­ces, ¿qué ha­ce­mos?

Lue­go del pa­so por Puer­to Ri­co del hu­ra­cán Geor­ges, en el año 1998, se re­co­men­dó que el sis­te­ma de trans­mi­sión y dis­tri­bu­ción de ener­gía eléc­tri­ca se re­cons­tru­ye­ra de mo­do que pu­die­se ser rá­pi­da­men­te re­es­ta­ble­ci­do y que los ser­vi­cios esen­cia­les pu­die­sen dar­se de ma­ne­ra con­ti­nua. Co­mo to­dos sa­be­mos, es­ta re­co­men­da­ción de la Agen­cia Fe­de­ral pa­ra el Ma­ne­jo de Emer­gen­cias (FE­MA, por sus si­glas en in­glés) no se reali­zó y hoy es­ta­mos su­frien­do las con­se­cuen­cias

“Es ho­ra de bus­car que la em­pre­sa pri­va­da lo­gre in­no­va­cio­nes y efi­cien­cias que re­dun­den en un cos­to de ener­gía me­nor pa­ra los con­su­mi­do­res”

de no es­tar ade­cua­da­men­te pre­pa­ra­dos pa­ra un desas­tre na­tu­ral.

Tan­to a las co­mu­ni­da­des co­mo a los cen­tros de tra­ba­jo no les que­da más re­me­dio que ser rehe­nes de una in­fra­es­truc­tu­ra que no fue man­te­ni­da ade­cua­da­men­te. El úni­co me­ca­nis­mo que tie­nen las co­mu­ni­da­des y las in­dus­trias de apo­de­rar­se de su des­tino eco­nó­mi­co es, pre­ci­sa­men­te, la pri­va­ti­za­ción.

Aho­ra mis­mo no hay ma­ne­ra de ge­ne­rar ener­gía y ven­der­la a en­ti­da­des que no sean la AEE. Es im­por­tan­te que un go­bierno con el rol de fa­ci­li­ta­dor lo­gre un eco­sis­te­ma de de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co y no que sea el mo­tor que mue­va la eco­no­mía.

Co­mo res­pues­ta al pro­ble­ma de in­sol­ven­cia de la AEE, se creó una es­truc­tu­ra de ti­tu­la­ri­za­ción de deu­da que cau­só un au­men­to ta­ri­fa­rio. Lle­va­mos años tra­tan­do de man­te­ner un sis­te­ma con­ce­bi­do en la pri­me­ra mi­tad del Si­glo XX. Es ho­ra de im­ple­men­tar cam­bios, pa­ra lo­grar re­sul­ta­dos dis­tin­tos. Es ho­ra de bus­car que la em­pre­sa pri­va­da lo­gre in­no­va­cio­nes y efi­cien­cias que re­dun­den en un cos­to de ener­gía me­nor pa­ra los con­su­mi­do­res.

En un mer­ca­do de com­pe­ten­cia, no nos po­de­mos dar el lu­jo de se­guir que­dán­do­nos atrás. To­me­mos las ac­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra rom­per el ci­clo vi­cio­so y vol­ver a la com­pe­ti­ti­vi­dad.

Los tiem­pos re­quie­ren que sal­ga­mos de nues­tra zo­na de co­mo­di­dad y nos atre­va­mos a ha­cer las co­sas de ma­ne­ra dis­tin­ta, de ma­ne­ra crea­ti­va. So­bre to­do, cuan­do ¡ur­ge el cam­bio!

Emi­lio Co­lón Za­va­la Pre­si­den­te Aso­cia­ción de Cons­truc­to­res de Puer­to Ri­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.