El pue­blo an­he­la oír la voz de Lu­ce­ci­ta

El Nuevo Día - - FLASH & CUL­TU­RA - PA­TRI­CIA VAR­GAS CA­SIANO pa­tri­cia.var­gas@gfrme­dia.com

La can­tan­te se pre­sen­ta el sá­ba­do 10 y do­min­go 18 de fe­bre­ro en la Sa­la de Fes­ti­va­les del CBA de San­tur­ce “Yo mo­ri­ré por es­ta pa­tria, aun­que to­da­vía ha­ya mu­cha gen­te que no lo en­tien­da”. LU­CE­CI­TA BE­NÍ­TEZ CAN­TAN­TE

Con­te­ni­do so­cial y hu­ma­nis­ta es lo que trae es­ta vez “La voz na­cio­nal de Puer­to Ri­co”, Lu­ce­ci­ta

Be­ní­tez, en su se­gun­da pues­ta del con­cier­to “Trai­go un pue­blo en mi voz” que ven­dió dos fun­cio­nes se­gui­das rá­pi­da­men­te. La gen­te pa­re­ce te­ner ham­bre de es­cu­char a Lu­ce­ci­ta.

Y es que la can­tan­te se ha con­ver­ti­do en una re­fe­ren­cia pa­ra la ju­ven­tud, y ha ga­na­do el res­pe­to de los ma­yo­res por su ver­ti­ca­li­dad ideo­ló­gi­ca.

“A raíz de ha­ber­me ga­na­do el Grammy La­tino (a la Ex­ce­len­cia) en no­viem­bre co­mo que de re­pen­te la gen­te se da cuen­ta que si­go aquí, que si­go en pie de lu­cha ha­cien­do lo que sé ha­cer, que es can­tar. Pa­re­ce que to­do es­to le ha mo­vi­do las fi­bras a la gen­te que, y lo di­go por mí tam­bién, ya no vol­ve­ré a ser la mis­ma des­pués del Grammy, y creo que pa­ra nin­gún puer­to­rri­que­ño. Se tra­ta de sem­brar po­co a po­co pa­ra co­se­char en un mo­men­to en que ne­ce­si­tá­ba­mos es­tar más uni­dos que nun­ca. Nos he­mos da­do cuen­ta que no­so­tros o lo ha­ce­mos so­los, o lo ha­ce­mos so­los por­que na­die nos va a ayu­dar. Si no nos le­van­ta­mos no­so­tros se nos va a ha­cer más di­fí­cil. Es­to nos ha mo­vi­do un po­co el sen­ti­do pa­trio. En mi vi­da nun­ca ha­bía vis­to tan­tas ban­de­ras puer­to­rri­que­ñas y eso ex­pli­ca el sen­tir del pue­blo. To­dos sa­ben que he si­do ver­ti­cal y mis lu­chas son mis lu­chas por­que son las del pue­blo, y qui­zá en es­tos mo­men­tos rea­li­za­ron la la­bor que he­mos ve­ni­do ha­cien­do du­ran­te tan­tos años pa­ra con­cien­ciar la men­ta­li­dad de nues­tros vie­jos y nues­tros jó­ve­nes”, sos­tie­ne la ba­ya­mo­ne­sa Luz Est­her Be­ní­tez, nom­bre de pi­la de la ar­tis­ta.

Se­ña­la la in­tér­pre­te que le in­tere­sa mu­cho el pú­bli­co jo­ven.

“Le doy gran im­por­tan­cia por­que es la ge­ne­ra­ción del fu­tu­ro y me preo­cu­pa lo que es­cu­chan, lo que apren­den y lo que no apren­den”, ase­gu­ra la ar­tis­ta.

Com­par­te que la gen­te en la ca­lle to­da­vía le agra­de­ce por el pre­mio Grammy.

A Lu­ce­ci­ta la enor­gu­lle­ce sen­tir “que mi can­to ha lle­ga­do, que la ne­ce­si­dad de es­cu­char otro can­to se ma­ni­fies­ta con la res­pues­ta del pú­bli­co al asis­tir a es­tas dos fun­cio­nes (en la Sa­la de Fes­ti­va­les del CBA de San­tur­ce) que me pa­re­ce ma­ra­vi­llo­so y que no se van a arre­pen­tir de ha­ber asis­ti­do. Me agra- da por­que ya se die­ron cuen­ta que se en­con­tra­ron, qui­zá co­mo yo me en­con­tré en es­ta mú­si­ca, y se­rán co­par­tí­ci­pes de gran­des éxi­tos que to­can la vi­da del in­di­vi­duo co­mún. Se­rá muy rea­lis­ta y con un po­co de sá­ti­ra mu­si­cal que no vie­ne mal”, des­ta­ca.

Ade­lan­tó la can­tan­te, que den­tro del mis­mo con­cier­to pro­yec­ta­rá un men­sa­je glo­bal de lo que es Lu­ce­ci­ta y “Trai­go un pue­blo en mi voz”.

“Por­que ca­da can­ción mía im­pli­ca al­go de mi país, de mi gen­te. O sea que yo mo­ri­ré por es­ta pa­tria, aun­que to­da­vía ha­ya mu­cha gen­te que no lo en­tien­da”, aña­de.

Su arrai­go por es­ta tie­rra es tal que, cuan­do Ma­ría azo­tó la is­la, mu­chas amis­ta­des la in­vi­ta­ron a ir­se del país y re­cha­zó las mis­mas.

“Les res­pon­dí que no por­que po­co o mu­cho lo que pu­die­ra ha­cer por mi gen­te lo iba a ha­cer. Pa­ra lo úni­co que sa­lí fue a re­co­ger el Grammy en Las Ve­gas y re­gre­sé de in­me­dia­to. Sen­tí que mi país me ne­ce­si­ta­ba y per­ma­ne­cí aquí ha­cien­do co­sas que ha­go y que no le di­go a na­die... Cuan­do re­gre­sa­ba a mi ca­sa me ti­ra­ba en mi ca­ma a llo­rar por tan­ta des­truc­ción”, con­clu­ye ape­sa­dum­bra­da.

Da­vid.vi­lla­fa­ñe@gfrme­dia.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.