Su Ma­jes­tad Fe­de­rer I no clau­di­ca

El Nuevo Día - - DE­POR­TES - CHU GAR­CÍA Co­lum­nis­ta

Un pa­nel de 40 ex­per­tos de te­nis con­vo­ca­do por ESPN, en 2106, co­lo­có en el si­tial de ho­nor a Ro­ger Fe­de­rer en su lis­ta­do com­bi­na­do de los me­jo­res 20 de to­dos los tiem­pos; y con es­car­cha sor­pre­si­va los pues­tos dos, tres y cua­tro re­ca­ye­ron en Stef­fi Graf, Se­re­na Wi­lliams y Mar­ti­na Na­vra­ti­lo­va, que­dan­do Rod La­ver, Pe­te Sam­pras y Bjorn Borg y No­vak Djo­ko­vic en las si­guien­tes cua­tro po­si­cio­nes, re­le­gan­do al no­veno a Ra­fael Na­dal, que en es­tos mo­men­tos es el úni­co que po­dría des­ban­car al nú­me­ro uno por te­ner cin­co años me­nos de edad.

Sin em­bar­go, Fe­de­rer, que des­ho­ja su al­ma­na­que 37, aca­ba de ga­nar su grand slam nú­me­ro 20, el úni­co va­rón que lo ha lo­gra­do, aun­que Se­re­na ate­so­ra 23 y Stef­fi 22.

Pe­ro, co­mo­quie­ra, su ges­ta de­mues­tra su ca­li­dad y du­ra­bi­li­dad, ade­más de con­fir­mar una vez más que continúa evo­lu­cio­nan­do su es­ti­lo ofen­si­vo ne­to, con­tra­rio a Na­dal y Djo­ko­vic que op­tan por in­sis­tir en la de­fen­sa, con el ba­se­li­ne de alia­do.

Al ven­cer a Ma­rin Ci­lic en Mel­bour­ne, a quien tam­bién do­ble­gó en la fi­nal de Wim­ble­don en 2017, co­lo­can­do sus due­los en 8-1, Fe­de­rer vol­vió a mos­trar su mez­cla de agre­si­vi­dad y se­re­ni­dad que le ca­rac­te­ri­za des­de que se hi­zo pro­fe- sio­nal en 1998, ga­nán­do­se tam­bién en el co­ra­zón de sus ri­va­les y fa­ná­ti­cos, que lo con­ti­núan es­co­gien­do co­mo el rey de la po­pu­la­ri­dad en el mun­do.

Ya en 2001, dio signo de su gran­de­za al aba­tir en Wim­ble­don al mo­nar­ca de­fen­sor, Sam­pras, en la cuar­ta ron­da, lo que le lle­vó even­tual­men­te a li­de­rar el ran­king en­tre 2004 y 2008; y de ahí en ade­lan­te man­tu­vo su car­tel es­te­lar, con al­gu­nos al­ti­ba­jos por le­sio­nes.

Pe­ro, des­de 2015 al pre­sen­te, ha de­ci­di­do descansar más al ju­gar en me­nos tor­neos de la gi­ra, con­cen­trán­do­se asi­mis­mo en su­per­fi­cies en que pue­da con­se­guir vic­to­rias con me­nos es­fuer­zos, ya que Na­dal y Djo­ko­vic tien­den a su­frir más trau­ma­tis­mos fí­si­cos por alar­gar sus par­ti­dos con de­fen­si­va fé­rrea; o sea, que gas­tan más ener­gía que Fe­de­rer en pos del triun­fo.

Aho­ra bien, el zur­do Na­dal le su­pera, 23-15, pe­ro 11 ve­ces en ba­rro, que es el te­rreno pre­fe­ri­do del es­pa­ñol, con 10-0 en la fi­nal del French Open.

Al mar­gen de su ca­rre­ra, Fe­de­rer es pa­dre de ge­me­las y ge­me­los, y en 2009 creó una fun­da­ción pa­ra ayu­dar a paí­ses del ter­cer mun­do con al­ta mor­tan­dad de ni­ños: su fi­lan­tro­pía, pues, va a la par de ser le­yen­da hu­ma­na bar­ni­za­da de hu­mil­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.