Re­gla­men­tos ati­na­dos pa­ra es­ti­mu­lar el desa­rro­llo

La pro­pues­ta re­vi­sión de mi­les de re­gla­men­tos que ema­nan de le­yes y nor­mas que han dic­ta­do por dé­ca­das di­ná­mi­cas de or­den so­cial y eco­nó­mi­co en Puer­to Ri­co es una ini­cia­ti­va ati­na­da pa­ra abo­nar a la re­cons­truc­ción del país con pro­ce­di­mien­tos más ági­les.

El Nuevo Día - - OPINIÓN -

Pa­ra im­pul­sar es­ta en­co­mien­da, ade­más de los fun­cio­na­rios con­tem­pla­dos en la pro­pues­ta del eje­cu­ti­vo, el equi­po a car­go de­be in­te­grar pe­ri­tos y abo­ga­dos que exa­mi­nen de for­ma pon­de­ra­da los re­gla­men­tos vi­gen­tes pa­ra de­ter­mi­nar la va­li­dez de de­jar­los sin efec­to o re­co­men­dar ajus­tes a tono con ne­ce­si­da­des per­sis­ten­tes.

En el De­par­ta­men­to de Es­ta­do hay 8,994 re­gla­men­tos re­gis­tra­dos. De ese to­tal hay 4,416 que es­tán ac­ti­vos y se­rán el ob­je­to de la de­pu­ra­ción or­de­na­da por el go­ber­na­dor Ri­car­do Rosselló. Tan­to el pri­mer eje­cu­ti­vo co­mo el se­cre­ta­rio de la agen­cia, Luis Ri­ve­ra Ma­rín, re­cal­ca­ron que los do­cu­men­tos se­rán exa­mi­na­dos con mi­ras a eli­mi­nar ba­rre­ras bu­ro­crá­ti­cas, ex­pe­di­tar la pres­ta­ción de los ser­vi­cios públicos y au­men­tar la competitividad de la is­la. Justifican la me­di­da al re­cal­car que la so­bre re­gu­la­ción y la bu­ro­cra­cia ex­ce­si­va son es­co­llos pa­ra via­bi­li­zar ini­cia­ti­vas pro­fe­sio­na­les y em­pre­sa­ria­les.

Son bue­nos los ob­je­ti­vos. Parten del re­co­no­ci­mien­to de la len­ti­tud y las com­ple­ji­da­des que ca­rac­te­ri­zan los trá­mi­tes gu­ber­na­men­ta­les y los con­vier­ten en un ejer­ci­cio in­su­fri­ble, que ade­más ab­sor­be enor­mes su­mas de tiem­po y di­ne­ro pa­ra el ciu­da­dano, el co­mer­cian­te y el in­ver­sio­nis­ta, en­tre tan­tos otros. Es­ta reali­dad es par­ti­cu­lar­men­te le­si­va en cuan­to a los per­mi­sos, se­ña­la­do cons­tan­te­men­te co­mo un pro­ble­ma que li­mi­ta la ca­pa­ci­dad de ha­cer ne­go­cios en Puer­to Ri­co y atraer ca­pi­tal nue­vo.

Re­ver­tir es­tas di­ná­mi­cas de dé­ca­das es una ta­rea monumental. Tie­ne que rea­li­zar­se de for­ma or­ga­ni­za­da y con cri­te­rios cla­ros que guíen la iden­ti­fi­ca­ción de los re­gla­men­tos que se han vuel­to ob­so­le­tos, ge­ne­ran re­dun­dan­cias en los pro­ce­sos gu­ber­na­men­ta­les y du­pli­can es­fuer­zos.

El uso di­ná­mi­co y cre­cien­te de la tec­no­lo­gía pa­ra do­cu­men­tar, eva­luar y apro­bar ac­ti­vi­da­des su­je­tas a la re­gu­la­ción del es­ta­do de­be to­mar­se muy en cuenta a la ho­ra de pa­sar re­vis­ta so­bre las re­gu­la­cio­nes. Al­gu­nas de­be­rán ser de­ro­ga­das, otras fu­sio­na­das y otros ac­tua­li­za­das a tono con los me­ca­nis­mos que no exis­tían en la épo­ca en que fue­ron apro­ba­dos.

Tam­bién se de­be prio­ri­zar las áreas de exa­men, dan­do én­fa­sis a las re­gu­la­cio­nes que ayu­den a con­te­ner el gas­to pú­bli­co y res­pal­den las re­for­mas pa­ra achi­car el ta­ma­ño del go­bierno, las ac­ti­vi­da­des de re­cu­pe­ra­ción y la re­vi­ta­li­za­ción de la eco­no­mía.

Las agencias con más re­gla­men­ta­ción son los de­par­ta­men­tos del Tra­ba­jo, de Ha­cien­da y Agri­cul­tu­ra, así co­mo la Au­to­ri­dad de los Puer­tos.

La eli­mi­na­ción de nor­mas bá­si­cas en es­tos y otros ren­glo­nes, que tam­bién es­tán so­me­ti­dos a las nor­mas fe­de­ra­les, no pue­de eje­cu­tar­se sin me­dir su po­ten­cial im­pac­to. Hay que pro­cu­rar que no se ge­ne­ren con­flic­tos o si­tua­cio­nes con­tra­pro­du­cen­tes en nues­tro or­de­na­mien­to. Es im­por­tan­te co­no­cer qué cam­bios se pro­cu­ran a cor­to y lar­go pla­zo.

Es un buen pa­so que el Co­mi­té pa­ra Sim­pli­fi­car y Uni­for­mar el Re­gis­tro de Re­gla­men­tos del Go­bierno in­te­gre a re­pre­sen­tan­tes de los in­dus­tria­les y co­mer­cian­tes. Se­ría sa­lu­da­ble tam­bién que se re­ci­ban los in­su­mos de los sec­to­res pro­fe­sio­na­les y se fo­men­te am­plio es­pa­cio a la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, que pue­de so­me­ter sus co­men­ta­rios por in­ter­net.

El go­bierno, ade­más, de­be con­si­de­rar dar per­ma­nen­cia a un or­ga­nis­mo que de for­ma sis­te­má­ti­ca se en­car­gue de ha­cer la re­vi­sión pe­rió­di­ca de las nor­ma­ti­vas es­ta­ta­les, pa­ra no vol­ver a te­ner una car­ga ex­ce­si­va de re­gu­la­cio­nes.

La im­por­tan­te ini­cia­ti­va de­be ser bien desem­pe­ña­da pues re­fle­ja per­ti­nen­cia cru­cial en el mar­co de un go­bierno cons­cien­te de su pa­pel de ad­mi­nis­tra­dor y fa­ci­li­ta­dor de una trans­for­ma­ción po­si­ti­va pa­ra Puer­to Ri­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.