La­bor sin con­tra­tos mi­llo­na­rios

El Nuevo Día - - OPINIÓN - Juan R. Fer­nán­dez Ex­rec­tor de la Uni­ver­si­dad de Puer­to Ri­co - Río Pie­dras

El ar­tícu­lo de Carl So­der­berg, La ma­yor he­ca­tom­be am­bien­tal is­le­ña, pu­bli­ca­do el pa­sa­do vier­nes en es­te dia­rio, ade­más de opor­tuno re­cor­da­to­rio, nos sir­ve pa­ra evo­car có­mo era nues­tra ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca años ha.

El 3 de mar­zo de 1968, el bu­que cis­ter­na Ocean Ea­gle de­rra­mó 3.7 mi­llo­nes de ga­lo­nes de pe­tró­leo cru­do al en­ca­llar en los arre­ci­fes a la en­tra­da de la Bahía de San Juan. Al ocu­rrir, es­te de­rra­me cons­ti­tuía el se­gun­do ma­yor ex­pe­ri­men­ta­do en el mun­do cau­san­do la he­ca­tom­be men­cio­na­da, ne­ce­si­tan­do la­bor de lim­pie­za ex­tra­or­di­na­ria du­ran­te 6 me­ses cu­brien­do la cos­ta nor­te des­de Fa­jar­do has­ta Are­ci­bo.

La for­mi­da­ble la­bor fue li­de­ra­da por ser­vi­do­res públicos puer­to­rri­que­ños co­mo los in­ge­nie­ros Ha­mil­ton Ra­mí­rez y Ra­fael Cruz Pé­rez, en­tre otros fun­cio­na­rios que ab­ne­ga­da­men­te “no se achan­ta­ron an­te es­te me­ga desas­tre y li­te­ral­men­te de­ja­ron su pe­lle­jo en es­ta ges­ta am­bien­tal de gran­des pro­por­cio­nes”. Na­da de con­tra­tos mi­llo­na­rios pa­ra su­pues­tas súper em­pre­sas, pe­ro mu­cho de ser­vi­cio pú­bli­co bien en­ten­di­do y me­jor im­ple­men­ta­do fue su­fi­cien­te. Na­tu­ral­men­te, no fal­ta­ron nu­me­ro­sos bus­co­nes tra­tan­do de apro­ve­char­se, pe­ro co­mo re­cal­ca So­der­berg “se to­pa­ron con la mu­ra­lla de in­te­gri­dad de Ra­fael Cruz Pé­rez y Pe­dro Ge­la­bert” y, aña­do yo, con el más de­ci­di­do apo­yo del en­ton­ces go­ber­na­dor Ro­ber­to Sán­chez Vi­le­lla.

Tiem­po des­pués el 12 de abril de 2001 (Jue­ves San­to) – a dos me­ses de desem­pe­ñar­me co­mo Co­mi­sio­na­do pa­ra Vie­ques – re­ci­bí lla­ma­da pa­ra acu­dir ur­gen­te­men­te an­te la go­ber­na­do­ra quien me in­for­ma­ría re­ci­bió avi­so que la Ma­ri­na lle­va­ría a cabo ma­nio­bras en Vie­ques co­men­zan­do en 15 días. Pe­ro es­ta vez se­ría di­fe­ren­te y dio ins­truc­cio­nes pa­ra mo­ni­to­rear las ma­nio­bras in­di­can­do: “Co­mi­sio­na­do us­ted se en­car­ga de que mien­tras se es­tén lle­van­do a cabo las ma­nio­bras ha­ya fun­cio­na­rios del go­bierno re­pre­sen­tan­do al pue­blo de Puer­to Ri­co en el pues­to de ob­ser­va­ción de la Ma­ri­na”.

Una vez he­chas las con­sul­tas pa­ra iden­ti­fi­car la per­so­na in­di­ca­da pa­ra ser­vir de con­sul­tor en tan de­li­ca­da en­co­mien­da, sur­gió el nom­bre de Ra­fael Cruz Pé­rez de quien te­nía so­lo le­ve re­cuer­do por su des­ta­ca­da par­ti­ci­pa­ción en la ex­tra­or­di­na­ria ges­ta re­la­cio­na­da con el de­rra­me del Ocean Ea­gle en 1968. Nos reuni­mos el sá­ba­do si­guien­te y que­dé con­ven­ci­do es­ta­ba cua­li­fi­ca­do pa­ra li­de­rar el equi­po pa­ra el mo­ni­to­reo de las ma­nio­bras. De nue­vo, sin con­tra­tos mi­llo­na­rios ni súper em­pre­sas de fue­ra, el gru­po de tra­ba­jo se cons­ti­tu­yó con ser­vi­do­res públicos de la Jun­ta de Ca­li­dad Am­bien­tal, Jun­ta de Pla­ni­fi­ca­ción y de otras agencias.

Bas­te de­cir que la ca­li­dad del tra­ba­jo rea­li­za­do por el equi­po fue tal que hu­bo oca­sio­nes que nues­tros da­tos fue­ron uti­li­za­dos pa­ra “cua­drar” los re­co­pi­la­dos por la Ma­ri­na, eso sin men­cio­nar las in­ter­mi­na­bles ho­ras en el pues­to de ob­ser­va­ción du­ran­te las sie­te ma­nio­bras que de­bi­mos mo­ni­to­rear cum­plien­do con el man­da­to de la go­ber­na­do­ra. Y así fue has­ta que el sá­ba­do 8 de fe­bre­ro de 2003 a las 12:44 de la tar­de, des­de las afue­ras del pues­to de ob­ser­va­ción, jun­to al ya pa­ra en­ton­ces fra­ter­nal ami­go Ra­fael Cruz Pé­rez y otros miem­bros del equi­po ob­ser­va­mos cuan­do des­de el USS Ti­con­de­ro­ga se lan­zó lo que sa­bía­mos se­ría el úl­ti­mo pro­yec­til con­tra nues­tra Is­la Ne­na.

Si muy justificadas es­tu­vie­ron las lá­gri­mas que se des­li­za­ron por nues­tras me­ji­llas cuan­do abra­zán­do­nos ce­le­bra­mos tan sin­gu­lar acon­te­ci­mien­to, igual­men­te jus­ti­fi­ca­do es­tá el re­co­no­ci­mien­to a los ser­vi­do­res públicos puer­to­rri­que­ños que, con de­di­ca­ción y pe­ri­ta­je sin igual, des­de sus pues­tos de ac­ción, lo hi­cie­ron po­si­ble.

Más to­da­vía aho­ra, cuan­do al me­nor pre­tex­to se di­la­pi­dan mi­llo­nes en su­pues­tos ex­per­tos de muy du­do­so me­re­ci­mien­to ig­no­ran­do nues­tros re­cur­sos hu­ma­nos sin el me­nor es­fuer­zo por iden­ti­fi­car­los re­co­no­cien­do sus mé­ri­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.