Trump des­pi­de a Rex Ti­ller­son co­mo se­cre­ta­rio de Es­ta­do

El pre­si­den­te no­mi­nó a Mi­ke Pom­peo, director de la CIA, pa­ra di­ri­gir el De­par­ta­men­to de Es­ta­do

El Nuevo Día - - ENTÉRATE - AGEN­CIA EFE

WAS­HING­TON.- El pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, des­pi­dió ayer abrup­ta­men­te a su se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Rex Ti­ller­son, pa­ra sus­ti­tuir­lo por el director de la CIA, Mi­ke Pom­peo, con el fin de ro­dear­se de alia­dos in­con­di­cio­na­les de ca­ra a su pró­xi­ma cum­bre con el lí­der nor­co­reano, Kim Jong-un.

Des­pués de ca­si un año de ten­sio­nes con su ti­tu­lar de Ex­te­rio­res, Trump le ce­só de for­ma ful­mi­nan­te y sin avi­so pre­vio, den­tro de una re­mo­de­la­ción de su ga­bi­ne­te que in­clu­ye tam­bién la no­mi­na­ción de Gi­na Has­pel pa­ra ser la pri­me­ra mu­jer de la his­to­ria al fren­te de la Agen­cia Cen­tral de In­te­li­gen­cia (CIA).

“Mi­ke Pom­peo, director de la CIA, se­rá nues­tro nue­vo se­cre­ta­rio de Es­ta­do. ¡Ha­rá un tra­ba­jo fan­tás­ti­co! ¡Gra­cias Rex Ti­ller­son por su ser­vi­cio! Gi­na Has­pel se con­ver­ti­rá en la nue­va di­rec­to­ra de la CIA, la pri­me­ra mu­jer ele­gi­da pa­ra ello. ¡Fe­li­ci­da­des a to­dos!”, es­cri­bió Trump en su cuenta ofi­cial de Twit­ter.

Ti­ller­son no pu­do ha­blar con Trump has­ta el me­dio­día, ca­si cua­tro ho­ras des­pués de que el pre­si­den­te anun­cia­ra su des­pi­do, se­gún ex­pli­có él mis­mo a pe­rio­dis­tas en el De­par­ta­men­to de Es­ta­do.

“Aho­ra vol­ve­ré a la vi­da pri­va­da co­mo un ciu­da­dano pri­va­do, un es­ta­dou­ni­den­se pri­va­do, or­gu­llo­so de la opor­tu­ni­dad que he te­ni­do de ser­vir a mi país”, di­jo Ti­ller­son, que ce­dió sus res­pon­sa­bi­li­dad esa su nú­me­ro dos, John Su­lli­van, y de­ja­rá su car­go el 31 de mar­zo tras en­car­gar­se de al­gu­nas ta­reas ad­mi­nis­tra­ti­vas.

El has­ta ayer je­fe de la di­plo­ma­cia es­ta­dou­ni­den­se “des­co­no­ce la ra­zón” de su ce­se y “te­nía to­da la in­ten­ción de se­guir” en el car­go, ase­gu­ró en un co­mu­ni­ca­do el sub­se­cre­ta­rio de Es­ta­do pa­ra la Di­plo­ma­cia Pú­bli­ca, Ste­ve Golds­tein, que tam­bién fue des­pe­di­do des­pués de ha­cer esas declaraciones.

Ti­ller­son se en­con­tra­ba de gi­ra en Áfri­ca cuan­do re­ci­bió, la ma­dru­ga­da del sá­ba­do, una lla­ma­da del je­fe de ga­bi­ne­te de la Ca­sa Blan­ca, John Kelly, quien le pi­dió acor­tar su via­je y le aler­tó de que po­dría ser ci­ta­do en un tuit de Trump, se­gún el dia­rio The New York Ti­mes.

El ex­je­fe de la pe­tro­le­ra Exxon-Mo­bil se con­vir­tió en fe­bre­ro de 2017 en el pri­mer se­cre­ta­rio de Es­ta­do en más de un si­glo que no te­nía nin­gu­na ex­pe­rien­cia pre­via en el sec­tor pú­bli­co, y lle­gó al car­go en­tre crí­ti­cas por su amis­tad pa­sa­da con el pre­si­den­te ru­so, Vla­dí­mir Pu­tin.

Pe­ro Ti­ller­son aca­bó sien­do la voz más du­ra con­tra Ru­sia en el Go­bierno de Trump, y se ganó po­co a po­co el fa­vor de quie­nes de­fien­den el pa­pel di­plo­má­ti­co tra­di­cio­nal de li­de­raz­go de Es­ta­dos Uni­dos y su coope­ra­ción en fo­ros mul­ti­la­te­ra­les.

Sus ro­ces con Trump fue­ron cons­tan­tes y tu­vie­ron su má­xi­mo ex­po­nen­te du­ran­te la cri­sis en­tre Ca­tar y sus ve­ci­nos a me­dia­dos de 2017, cuan­do se­gún in­for­mes de pren­sa, Ti­ller­son pen­só en di­mi­tir e in­clu­so lla­mó “idio­ta” al pre­si­den­te.

“No es­tá­ba­mos de acuer­do en mu­chas co­sas. Por ejem­plo, el acuer­do con Irán, yo creo que es te­rri­ble, y pa­re­ce que él pen­sa­ba que es­ta­ba bien”, di­jo ayer Trump a los pe­rio­dis­tas.

“Con Mi­ke Pom­peo te­ne­mos una for­ma de pen­sar si­mi­lar (...). Tie­ne una tre­men­da ener­gía, un tre­men­do in­te­lec­to; siem­pre es­ta­mos en la mis­ma on­da”, sub­ra­yó el pre­si­den­te.

Trump de­ci­dió ha­cer el cam­bio aho­ra pa­ra “ase­gu­rar­se de que tie­ne a su equi­po en sus pues­tos con mi­ras a las pró­xi­mas con­ver­sa­cio­nes con Co­rea del Nor­te y a va­rias ne­go­cia­cio­nes co­mer­cia­les”, di­jo a los pe­rio­dis­tas un al­to fun­cio­na­rio de la Ca­sa Blan­ca.

El pre­si­den­te acep­tó el pa­sa­do jue­ves una in­vi­ta­ción de Kim pa­ra re­unir­se en las pró­xi­mas se­ma­nas, ho­ras des­pués de que Ti­ller­son ase­gu­ra­ra que Es­ta­dos Uni­dos es­ta­ba “le­jos” de cual­quier ne­go­cia­ción con Co­rea del Nor­te.

Ayer, Trump re­co­no­ció que no con­sul­tó “mu­cho” con Ti­ller­son an­tes de acep­tar la in­vi­ta­ción de Kim, sino que lo de­ci­dió él “so­lo”.

Pom­peo ne­ce­si­ta­rá la con­fir­ma­ción del Se­na­do pa­ra po­der ocu­par el car­go de se­cre­ta­rio de Es­ta­do, y ten­drá el re­to de re­vi­ta­li­zar un de­par­ta­men­to don­de la mo­ral ha caí­do no­ta­ble­men­te de­bi­do al evi­den­te des­dén de Trump y su círcu­lo cer­cano por el tra­ba­jo di­plo­má­ti­co.

“Si soy con­fir­ma­do, es­ta­ré en­can­ta­do de guiar a los me­jo­res di­plo­má­ti­cos del mun­do pa­ra for­mu­lar y eje­cu­tar la po­lí­ti­ca ex­te­rior del pre­si­den­te”, di­jo en un co­mu­ni­ca­do Pom­peo, un ex­con­gre­sis­ta ul­tra­con­ser­va­dor co­no­ci­do por su leal­tad sin fi­su­ras a Trump.

Has­pel, la ac­tual sub­di­rec­to­ra de la CIA, tam­bién ne­ce­si­ta­rá la con­fir­ma­ción del Se­na­do pa­ra po­ner­se al fren­te de la agen­cia, un obs­tácu­lo di­fí­cil de su­pe­rar da­da su vin­cu­la­ción con las tor­tu­ras a sos­pe­cho­sos de te­rro­ris­mo du­ran­te la dé­ca­da pa­sa­da.

“Si me con­fir­man, pro­por­cio­na­ré al pre­si­den­te Trump el so­bre­sa­lien­te apo­yo de in­te­li­gen­cia que ha con­se­gui­do du­ran­te su pri­mer año en el po­der”, in­di­có en un co­mu­ni­ca­do Has­pel, que lle­va tres dé­ca­das en la agen­cia de es­pio­na­je.

“A los es­ta­dou­ni­den­ses, gra­cias por su com­pro­mi­so con una so­cie­dad li­bre y abier­ta, con los ac­tos de ama­bi­li­dad, con la ho­nes­ti­dad y el tra­ba­jo si­len­cio­so y du­ro que ha­cen ca­da día” REX TI­LLER­SON EX­SE­CRE­TA­RIO DE ES­TA­DO

“MA­LA­BA­RIS­TA” DE LA DI­PLO­MA­CIA DE TRUMP

El tra­ba­jo de Rex Ti­ller­son al fren­te de la Se­cre­ta­ría de Es­ta­do ha­bía con­sis­ti­do des­de su ini­cio en ha­cer ma­la­ba­res en­tre la di­plo­ma­cia tra­di­cio­nal y la po­lí­ti­ca a gol­pe de tuit del pre­si­den­te Trump, que ha ter­mi­na­do im­po­nien­do su cri­te­rio al des­pe­dir­lo a tra­vés de la red so­cial.

Los cho­ques en­tre el tra­ba­jo ne­go­cia­dor y mul­ti­la­te­ral de Ti­ller­son en las re­la­cio­nes ex­te­rio­res y las afir­ma­cio­nes di­rec­tas y agre­si­vas del man­da­ta­rio –ge­ne­ral­men­te a tra­vés de Twit­ter– lle­ga­ron a su colofón con una decisión so­bre la que ya se ha­bía es­pe­cu­la­do: el des­pi­do del ex­je­fe de la pe­tro­le­ra Ex­xo­nMo­bil.

Ti­ller­son, de 65 años, lle­gó al De­par­ta­men­to de Es­ta­do en un mo­men­to de ten­sio­nes con La­ti­noa­mé­ri­ca por la decisión de Trump de cons­truir un mu­ro en la fron­te­ra con Mé­xi­co; con Eu­ro­pa de­bi­do a sus crí­ti­cas a la Unión Eu­ro­pea (UE) y la OTAN; y con Orien­te Me­dio por su ve­to tem­po­ral a los in­mi­gran­tes de sie­te paí­ses de ma­yo­ría mu­sul­ma­na.

Más de un año des­pués de su con­fir­ma­ción, el em­pre­sa­rio de mar­ca­do acento te­jano aña­de a su cu­rrí­cu­lum una re­la­ción atí­pi­ca en­tre un pre­si­den­te y el má­xi­mo res­pon­sa­ble de la di­plo­ma­cia, en la que han si­do no­to­rios sus des­en­cuen­tros públicos.

El su­pues­to epi­so­dio de los paí­ses “agu­je­ros de mier­da”; los des­ca­li­fi­ca­ti­vos al lí­der nor­co­reano mien­tras Ti­ller­son apos­ta­ba por la vía diplomática pa­ra re­ba­jar la ten­sión; o las des­au­to­ri­za­cio­nes pú­bli­cas del man­da­ta­rio a su la­bor son al­gu­nas de las si­tua­cio­nes que ha te­ni­do que afron­tar.

Du­ran­te es­te pe­río­do, uno de los lo­gros que pue­de atri­buir­se a la di­plo­ma­cia es­ta­dou­ni­den­se al man­do de Ti­ller­son es la vo­lun­tad bi­la­te­ral, al me­nos por el mo­men­to, de que el pre­si­den­te y Kim se reúnan tras me­ses de ata­ques cru­za­dos en­tre am­bos lí­de­res.

La ma­ne­ra de des­ti­tuir a Ti­ller­son –por Twit­ter y cuan­do es­te vol­vía de un via­je por Áfri­ca– se su­ma a una se­rie de mo­vi­mien­tos sin pre­ce­den­tes du­ran­te su desem­pe­ño, en­tre los que des­ta­có la decisión del ex­se­cre­ta­rio de im­pro­vi­sar una rue­da de pren­sa pa­ra ne­gar los ru­mo­res so­bre su re­nun­cia el pa­sa­do de oto­ño.

In­ter­ca­lan­do alabanzas al pre­si­den­te, en el le­ga­do de Ti­ller­son que­da­rán múl­ti­ples con­fron­ta­cio­nes con Trump, co­mo cuan­do se des­mar­có cuan­do el ma­da­ta­rio cul­pó a “los dos la­dos” del in­ci­den­te en Char­lot­tes­vi­lle, Vir­gi­nia, en el que un neo­fas­cis­ta ma­tó a una mu­jer al atro­pe­llar a un gru­po de con­tra­ma­ni­fes­tan­tes an­ti­rra­cis­tas.

Ti­ller­son no te­nía ex­pe­rien­cia en re­la­cio­nes ex­te­rio­res más allá de la de­ri­va­da de sus ne­go­cios en la pe­tro­le­ra Ex­xo­nMo­bil, don­de in­gre­só en 1975 has­ta as­cen­der a la po­si­ción de má­xi­mo di­ri­gen­te, un pues­to que le va­lió ser con­si­de­ra­do por la re­vis­ta For­bes co­mo uno de los 25 hom­bres más po­de­ro­sos del mun­do.

A prio­ri, en el mo­men­to de su no­mi­na­ción ya se po­día in­tuir que ten­dría al­gún que otro en­con­tro­na­zo con Trump, por su vi­sión opues­ta al pro­tec­cio­nis­mo co­mer­cial del mag­na­te, así co­mo un per­fil más pro­gre­sis­ta en al­gu­nos ám­bi­tos co­mo el cam­bio cli­má­ti­co, don­de ha re­co­no­ci­do la ac­ti­vi­dad hu­ma­na co­mo cau­san­te sin de­jar de de­fen­der los com­bus­ti­bles fó­si­les.

Ap / an­drew harnik

El aho­ra ex­se­cre­ta­rio de Es­ta­do Rex Ti­ller­son no tu­vo ayer nin­gu­na pa­la­bra de agra­de­ci­mien­to pa­ra Trump, con quien tu­vo cons­tat­nes des­en­cuen­tros.

Ap / jac­quelyn mar­tin

Mi­ke Pom­peo, ac­tual director de la CIA y un in­con­di­cio­nal del pre­si­den­te Trump, de­be ser ra­ti­fi­ca­do por el Se­na­do pa­ra con­ver­tir­se en el nue­vo se­cre­ta­rio de Es­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.