Kany Gar­cía

Se con­sa­gra la can­tau­to­ra en nue­vo ál­bum

El Nuevo Día - - PORTADA - ELIEZER RÍOS CA­MA­CHO eliezer.rios@gfrme­dia.com

Po­seer el ta­len­to, apo­ya­do por la pre­pa­ra­ción aca­dé­mi­ca, pa­ra trans­mi­tir ideas y sen­ti­mien­tos a tra­vés de las pa­la­bras y las no­tas mu­si­ca­les es lo que ga­ran­ti­za el éxi­to de un can­tau­tor. Kany Gar­cía cuen­ta con to­do es­to. El tér­mino ar­tis­ta co­bra sen­ti­do en sus can­cio­nes tal y co­mo si se tra­ta­ra de una pin­tu­ra o una es­cul­tu­ra. El do­mi­nio de la téc­ni­ca, el uso acer­ta­do y en jus­ta me­di­da de ca­da ele­men­to al com­po­ner e in­ter­pre­tar se trans­lu­cen. Aho­ra, con el es­treno de “Soy

yo”, el quin­to ál­bum de es­tu­dio de Kany Gar­cía, que lle­ga hoy al mer­ca­do, com­pro­ba­mos al­go aún más po­si­ti­vo: que es­ta­mos an­te una ar­tis­ta que ha sa­bi­do ma­du­rar su pro­pues­ta y que, de se­gu­ro, va a enamo­rar más aún a esa fa­na­ti­ca­da que ha sa­bi­do cons­truir, me­lo­día a me­lo­día, en Puer­to Ri­co y bue­na par­te de La­ti­noa­mé­ri­ca.

“Soy yo” pro­me­te dar de qué ha­blar por buen tiem­po en el ám­bi­to dis­co­grá­fi­co. Su co­pro­duc­tor es Afo Ver­de, Chair­man/CEO de Sony Mu­sic La­ti­noa­mé­ri­ca, Es­pa­ña y Por­tu­gal. Pe­ro jun­to a es­te nom­bre “gran­des li­gas”, hay que re­co­no­cer el de su pro­duc­tor mu­si­cal, Mar­cos Sán­chez, jo­ven mú­si­co bo­ri­cua, quien ha si­do di­rec­tor mu­si­cal de Kany des­de los ini­cios de su ca­rre­ra y res­pon­sa­ble de que es­ta nue­va pro­duc­ción sea un acier­to ab­so­lu­to. Aquí ve­mos un con­tras­te in­tere­san­te: la fi­gu­ra más im­por­tan­te de es­ta dis­co­grá­fi­ca apo­ya una pro­duc­ción di­ri­gi­da por un mú­si­co jo­ven y cu­ya gra­ba­ción se reali­zó prác­ti­ca­men­te to­da en San­ta Isa­bel, en el Puer­to Ri­co post-Ma­ría.

¿Qué con­clui­mos tras es­cu­char “Soy yo”? Que lo me­jor que pu­do ha­cer Kany fue rea­li­zar un ál­bum co­mo “Li­mo­na­da” en el que com­par­tió la fa­se de com­po­si­ción con otros co­le­gas y ex­pe­ri­men­tó con rit­mos mu­si­ca­les y so­no­ri­da­des has­ta en­ton­ces aje­nos a su dis­co­gra­fía. En es­te nue­vo ál­bum ve­mos que la in­tér­pre­te hi­zo el ejer­ci­cio de abra­zar y des­car­tar ele­men­tos de aque­lla ex­pe­rien­cia. De es­te mo­do man­tie­ne al­gu­nos de esos nue­vos rit­mos al tiem­po que, al no ha­ber te­ni­do el pe­so com­ple­to de la com­po­si­ción en­ton­ces pu­do ma­du­rar y de­pu­rar las que pre­sen­ta aho­ra.

A con­ti­nua­ción pre­sen­ta­mos una im­pre­sión, can­ción por can­ción de “Soy yo”, to­man­do en con­si­de­ra­ción sus ele­men­tos lí­ri­cos y mu­si­ca­les, y es­ta­ble­cien­do cier­tos pa­ra­le­lis­mos con su dis­co­gra­fía pre­via.

“ARRIÉS­GA­TE A INTENTARLO”

Kany se lan­za a un co­mien­zo “a ca­pe­lla” y se­gún la can­ción avan­za se su­man a su voz, piano, vio­li­nes, gui­ta­rras, te­cla­dos, per­cu­sión y co­ros, en una in­vi­ta­ción a amar de for­ma ho­nes­ta y con entrega to­tal. Con lí­neas co­mo “Bé­sa­me por­que va­le la pe­na en­fren­tar la vi­da de la mano” y un arre­glo mu­si­cal re­fres­can­te, dis­tin­to a lo es­cu­cha­do en su dis­co­gra­fía, pe­ro den­tro del mar­co de la ba­la­da, la vo­ca­lis­ta se pro­yec­ta de­ci­di­da a enamo­rar a quien la es­cu­che. Pa­ra cuan­do la can­ción lle­ga a su po­de­ro­so clí­max, que­da la sen­sa­ción de ha­ber co­rri­do ha­cia la ci­ma de una mon­ta­ña pa­ra ver la sa­li­da del sol.

“BAILEMOS UN BLUES”

Kany sa­be es­ta­ble­cer un ba­lan­ce en­tre la me­tá­fo­ra más ro­mán­ti­ca y aque­llas fra­ses que pa­re­cen sa­ca­das de una con­ver­sa­ción en­tre pa­nas. Nue­va­men­te en­con­tra­mos un so­ni­do re­fres­can­te y glo­bal. La lí­ri­ca se des­ve­la en un la­men­to de la can­tau­to­ra an­te la in­to­le­ran­cia. Des­ti­na­da a con­ver­tir­se en un himno pa­ra la co­mu­ni­dad LGBTT y pú­bli­co en ge­ne­ral, cuen­ta con es­tro­fas co­mo: “Bailemos un blues por­que es una tris­te­za que ma­ña­na aún ten­ga que sen­tir que nos se­ña­lan si di­go que te quie­ro a ple­na luz. Bailemos un blues por to­do aquel que el mie­do le ha ga­na­do. A quién se le ocu­rrió que era pe­ca­do es­tar enamo­ra­do”.

“A MIS AMI­GOS”

Es­ta can­ción “sa­be” a una bue­na co­pa de tin­to. Es un tri­bu­to a to­do lo que en­cie­rra una amis­tad ver­da­de­ra. Kany co­mien­za a can­tar con su gui­ta­rra y se le une el can­tau­tor es­pa­ñol Me­len­di. An­te se­me­jan­te due­to -que re­cuer­da a unos jó­ve­nes Ana Belén y Se­rrat- el arre­glo mu­si­cal per­ma­ne­ce su­til y acom­pa­sa­do. Al fi­nal Kany lan­za co­mo re­ma­te el puen­te: “La vi­da da y te so­bra. La vi­da qui­ta. Al fi­nal uno apren­de bien los que se ne­ce­si­tan”.

“SIN TU CA­RI­ÑO”

Kany vi­si­ta los rit­mos ca­ri­be­ños que ex­plo­ró en el ál­bum “Li­mo­na­da”. La ar­tis­ta le can­ta a la au­sen­cia del ser que le da­ba fe­li­ci­dad con su ca­ri­ño, pe­ro al son de un di­ver­ti­do reg­gae.

“CONFIESO”

Con voz des­ga­rra­da y pu­ro sen­ti­mien­to, la can­tau­to­ra ofre­ce una co­da a la his­to­ria de amor en­tre ella y su pa­dre, quien fa­lle­cie­ra el año pa­sa­do, y cu­ya pri­me­ra par­te com­par­tie­ra con sus fa­ná­ti­cos en el 2012 en el te­ma “De­ma­sia­do bueno”. El va­cío, el sen­ti­do de au­sen­cia, la nos­tal­gia y el agra­de­ci­mien­to por el amor vi­vi­do se agol­pan en ca­da es­tro­fa. El ta­co en la gar­gan­ta y las lá­gri­mas es­tán ga­ran­ti­za­dos.

“SÁCALA A BAI­LAR”

Kany nos tras­la­da a una no­che cá­li­da en Ipa­ne­ma con es­te su­ges­ti­vo bo­sa no­va. Es una in­vi­ta­ción a se­pa­rar un mo­men­to pa­ra dis­fru­tar de la sen­ci­llez de vi­vir, y so­bre to­do de es­tar fe­liz con uno mis­mo. Es un lla­ma­do a bus­car lo me­jor de la vi­da y, so­bre to­do, a re­afir­mar y for­ta­le­cer la au­to­es­ti­ma y el amor pro­pio. Kany da un sal­to su­per­la­ti­vo co­mo com­po­si­to­ra en es­te ál­bum y es­ta can­ción es uno de los ejem­plos más con­tun­den­tes.

“PA­RA SIEM­PRE”

La her­mo­sa ba­la­da que sir­vió co­mo pri­mer sen­ci­llo de es­te ál­bum es una pro­fe­sión de amor ca­bal y re­fres­can­te; ca­si vo­tos ma­tri­mo­nia­les can­ta­dos, ca­si un brin­dis por la fe­li­ci­dad de quie­nes han en­con­tra­do al amor de su vi­da.

“SOY YO”

La ba­la­da que más se pa­re­ce a la Kany Gar­cía de sus pri­me­ros ál­bu­mes. Can­ta a esos sen­ti­mien­tos agri­dul­ces que na­cen cuan­do se em­pie­za a com­pren­der que el apa­ren­te amor ideal se ha vuel­to un es­pe­jis­mo. El arre­glo mu­si­cal per­ma­ne­ce sen­ci­llo en­tre gui­ta­rra, ba­te­ría y te­cla­dos, pa­ra dar pa­so al do­lor de un ser que desea re­en­con­trar­se con quien era an­tes de co­no­cer al amor que se ha ido sin des­pe­dir­se y sin ga­ran­tía de un re­gre­so; un ser que so­lo sue­ña con ol­vi­dar pa­ra tra­tar de vol­ver a vi­vir. En fin es pu­ra Kany en su má­xi­ma ex­pre­sión.

“DÉJATE IR”

Co­mo si fue­ra la se­cue­la del te­ma an­te­rior. Es­ta ba­la­da tra­ta de un amor que si bien aca­bó de for­ma do­lo­ro­sa, pa­sa­do el tiem­po no pro­vo­ca ni nos­tal­gia. Los re­cuer­dos no des­pier­tan ca­si nin­gún sen­ti­mien­to… Es en re­su­men una can­ción so­bre un corazón que ha lo­gra­do sa­nar.

“QUE VI­VA LA GEN­TE”

Kany Gar­cía ha ex­plo­ra­do an­te­rior­men­te en sus com­po­si­cio­nes la bús­que­da del ver­da­de­ro va­lor del ser hu­mano, del amor a lo sen­ci­llo, a la ho­nes­ti­dad, a lo tras­cen­den­tal en la vi­da y por su pues­to a la im­por­tan­cia de amar la pa­tria y quie­nes la ha­bi­tan y con­tri­bu­yen a su bie­nes­tar. Lo es­cu­cha­mos en “Si yo me ol­vi­do”, de su ál­bum “Kany Gar­cía” una de las pie­zas me­jor lo­gra­das en su fa­se de com­po­si­to­ra. Es­ta can­ción arran­ca con la es­tro­fa:

“Allá ba­jo ha­ce fal­ta una mano que tra­za / Un ca­mino, un ata­jo, una pa­la, una san­ja / El de aba­jo no es­pe­ra a que lle­gue el de arri­ba / Él re­co­ge su llan­to a la vez que sus man­gas”.

Lo que si­gue es un te­ma po­de­ro­so, ins­pi­ra­dor y emo­ti­vo; una can­ción al Puer­to Ri­co azo­ta­do por el hu­ra­cán del egoís­mo, la co­di­cia y la fal­ta de em­pa­tía en­tre sus ha­bi­tan­tes.

“BANANA PA­PA­YA”

Sin du­da, Kany bo­tó el ami­go del ba­ño ha­ce ra­to y en es­ta di­ver­ti­da can­ción se pro­yec­ta más sexy, eró­ti­ca, y pro­vo­ca­ti­va que nun­ca. Y si en es­ta tra­ve­su­ra la acom­pa­ña na­da me­nos que Re­né Pé­rez “Re­si­den­te” de­cir que el re­sul­ta­do es ex­plo­si­vo es que­dar­se cor­to. Es­to es lo que el trap no sa­be de­cir con su­ti­le­za.

Es una pro­cla­ma a di­ver­tir­se en la in­ti­mi­dad, don­de las re­glas y los lí­mi­tes los es­ta­ble­cen los pro­ta­go­nis­tas del en­cuen­tro, y los ro­les -si se tie­ne men­te sa­lu­da­ble y abier­ta- no es­tán tan de­fi­ni­dos en tér­mi­nos de blan­co y ne­gro.

Su­mi­nis­tra­da

El can­tan­te es­pa­ñol Me­len­di y Re­né Pé­rez “Re­si­den­te” co­la­bo­ran en el dis­co.

“Soy yo” con­tie­ne on­ce te­mas iné­di­tos, to­dos com­pues­tos por Kany Gar­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.