ÉXO­DO: Mi­gran tres mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos

Los in­ten­sos pro­ble­mas que en­fren­ta Ve­ne­zue­la ha pro­vo­ca­do una emi­gra­ción de pro­por­cio­nes his­tó­ri­cas

El Nuevo Día - - PORTADA - BENJAMÍN TO­RRES GOTAY ben­ja­min.to­rres@gfrme­dia.com Twit­ter: @To­rre­sGo­tay

No­ta del editor: El Nue­vo Día se en­cuen­tra en Ve­ne­zue­la pa­ra cu­brir los su­ce­sos an­tes, du­ran­te y des­pués de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del pró­xi­mo do­min­go. Es­ta es la se­gun­da entrega de la se­rie “168 ho­ras en Ve­ne­zue­la”. CARACAS, Ve­ne­zue­la.- En la ca­sa gran­de en que vi­ven Mil­greth Añez y su fa­mi­lia, en un su­bur­bio de cla­se al­ta en es­ta ciu­dad, era pe­que­ño ha­ce po­co el es­pa­cio pa­ra el tra­di­cio­nal al­muer­zo do­mi­ni­cal que reunía allí a hi­jos, so­bri­nos, pa­re­jas, me­dio mun­do. Pro­ta­go­ni­za­ban es­tos en­cuen­tros los dos hi­jos de Mi­greth, una em­pre­sa­ria de se­gu­ros, los dos de su es­po­so, Mic­key Cap­pai, un im­por­ta­dor de pro­duc­tos mé­di­cos, más otros fa­mi­lia­res y alle­ga­dos.

“Fi­jos éra­mos 14, pe­ro es­ta­ban tam­bién las no­vias de mis hi­jos y de mis so­bri­nos. Era lo que uno se ima­gi­na co­mo la fo­to per­fec­ta de un do­min­go fa­mi­liar”, di­ce Mil­greth, con los ojos hu­me­de­ci­dos por la emo­ción, fi­jos en el va­cío, evo­can­do aquel tiem­po, no tan dis­tan­te real­men­te, en que to­dos sus se­res que­ri­dos es­ta­ban, si no en su mis­ma ca­sa, al me­nos en su mis­ma ciu­dad.

El país y la uni­dad fa­mi­liar, po­co a po­co, em­pe­za­ron a de­rrum- bár­se­les al­re­de­dor.

El con­flic­to po­lí­ti­co arre­ció con una po­la­ri­za­ción que ca­da día es ma­yor y que a me­nu­do desem­bo­ca en ba­ta­llas cam­pa­les en las ca­lles. La si­tua­ción eco­nó­mi­ca se sa­lió de con­trol con la hi­per­in­fla­ción que ha­ce que los pro­duc­tos au­men­ten dra­má­ti­ca­men­te de pre­cio de la no­che a la ma­ña­na, li­te­ral­men­te. Hoy día, el 87% de los ve­ne­zo­la­nos vi­ve ba­jo el ni­vel de po­bre­za y la ma­yo­ría tie­ne di­fi­cul­ta­des pa­ra co­mer re­gu­lar­men­te tres ve­ces al día.

La in­se­gu­ri­dad, por otro la­do, de­jó de ser pro­ble­ma de al­gu­nos sec­to­res de las ciu­da­des, pa­ra con­ver­tir­se en un cán­cer que co­rroe a to­do el país.

La gen­te em­pe­zó a ir­se. Por mi­llo­nes. En­tre es­tos los dos hi­jos de Mil­greth, los de sus es­po­so, ca­si to­dos sus so­bri­nos. “La fo­to fa­mi­liar de los do­min­gos se con­vir­tió en la fo­to de las des­pe­di­das”, di­ce Mil­greth, cu­yos dos hi­jos es­tán en Ar­gen­ti­na, mien­tras los dos de su es­po­so, que tam­bién vi­vían con ella, es­tán uno en Es­pa­ña y el otro en Es­ta­dos Uni­dos.

“Los do­min­gos ha­bía que ar­mar me­sas pa­ra que to­dos cu­pié­ra­mos. Aho­ra so­mos so­lo seis”, di­ce la ma­dre de Mil­greth, Gladys Bra­vo, a quien le que­dan en Ve­ne­zue­la so­lo dos de sie­te nie­tos.

Po­cas co­sas ilus­tran me­jor que un país la es­tá pa­san­do mal que sus ni­ve­les de emi­gra­ción. Cuan­do un país es­tá bien, to­do el mun­do quie­re ir­se a él. Cuan­do le va mal, sa­len en gran­des éxo­dos. Puer­to Ri­co, que ha per­di­do el 10% de su po­bla­ción du­ran­te la cri­sis de los pa­sa­dos 12 años, sa­be de es­to más que mu­chos otros.

Ve­ne­zue­la no se que­da atrás: en los úl­ti­mos dos años, es­pan­ta­dos por la pro­fun­da cri­sis eco­nó­mi­ca, so­cial y po­lí­ti­ca que aque­ja a es­te país, han sa­li­do de aquí 2.6 mi­llo­nes de per­so­nas, se­gún un in­for­me da­do a co­no­cer el mes pa­sa­do por el Or­ga­nis­mo In­ter­na­cio­nal de Mi­gra­cio­nes de la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das.

SIN PRE­CE­DEN­TE

La si­tua­ción, apar­te de ilus­trar el muy mal tran­ce que atra­vie­sa es­te país –don­de es­te do­min­go hay elec­cio­nes pre­si­den­cia­les–, es­tá afec­tan­do tam­bién la vi­da en las na­cio­nes de la re­gión, que han te­ni­do que to­mar me­di­das es­pe­cia­les pa­ra ha­cer fren­te al in­men­so éxo­do pro­ve­nien­te de Ve­ne­zue­la, que con 31 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes es el sex­to más po­bla­do de Amé­ri­ca La­ti­na.

La ma­yo­ría se va a Co­lom­bia, ve­cino de es­te país y que tie­ne su mis­mo idio­ma, por tie­rra, cru­zan­do por la fron­te­ra, mi­les de ellos por el puen­te Si­món Bo­lí­var, que co­nec­ta el de­par­ta­men­to co­lom­biano de San­tan­der con el es­ta­do ve­ne­zo­lano de Tá­chi­ra. So­lo en el 2017, se es­ti­ma que unos 600,000 ve­ne­zo­la­nos emi­gra­ron

a Co­lom­bia. A pie cru­zan tam­bién ha­cia Bra­sil des­de el es­ta­do ve­ne­zo­lano de Ama­zo­nas has­ta Ro­rai­ma, en Bra­sil.

A Es­ta­dos Uni­dos se fue­ron en 290,224 en 2017, y a Es­pa­ña, 208,333. En los úl­ti­mos tres años, unos 100,000 ve­ne­zo­la­nos han so­me­ti­do so­li­ci­tu­des de asi­lo, la ma­yo­ría de ellos en Es­ta­dos Uni­dos. En­tre 2015 y 2017, los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos otor­ga­ron 400,000 per­mi­sos de re­si­den­cia per­ma­nen­te a ciu­da­da­nos ve­ne­zo­la­nos, mu­chos de ellos a tra­vés de acuer­dos exis­ten­tes a tra­vés del Mer­co­sur.

Es­tos nú­me­ros re­fle­jan, co­mo pue­de ver­se, un éxo­do de pro­por­cio­nes his­tó­ri­cas.

“Nun­ca an­tes en la his­to­ria de La­ti­noa­mé­ri­ca se ha­bía te­ni­do una si­tua­ción en la que en me­nos de dos años cer­ca de tres mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos han te­ni­do que emi­grar por no po­der sos­te­ner a sus fa­mi­lias, por te­ner que bus­car tra­ba­jo en al­gún otro lu­gar pa­ra po­der en­viar una re­me­sa y ayu­dar a sus­ten­tar a su fa­mi­lia”, di­jo Benjamín Sha­rif­ker, rec­tor de la Uni­ver­si­dad Me­tro­po­li­ta­na de Caracas.

“He­mos re­ci­bi­do in­for­ma­ción de mu­chas fuen­tes que en lu­ga­res fron­te­ri­zos, tan­to en Ve­ne­zue­la co­mo en Bra­sil, han te­ni­do que ha­bi­li­tar ope­ra­cio­nes es­pe­cia­les pa­ra po­der brin­dar ali­men­ta­ción y asis­ten­cia a los mi­les de ve­ne­zo­la­nos que a dia­rio cru­zan la fron­te­ra”, agre­gó el es­tu­dio­so.

En Cú­cu­ta, la ca­pi­tal del es­ta­do co­lom­biano de San­tan­der, a don­de a dia­rio lle­gan mi­les de ve­ne­zo­la­nos, el pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos ha­bi­li­tó en fe­bre­ro de es­te año un cen­tro de aten­ción a in­mi­gran­tes, con la co­la­bo­ra­ción de la ONU. En Pe­rú, a don­de lle­ga­ron 32,255 ve­ne­zo­la­nos de 2015 a 2017, se han otor­ga­do 27,000 per­mi­sos tem­po­ra­les de per­ma­nen­cia, me­dian­te una nor­ma­ti­va es­pe­cial dic­ta­da en ene­ro de 2017.

En Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, a don­de el tras­la­do aé­reo es fá­cil y eco­nó­mi­co, la can­ti­dad de ve­ne­zo­la­nos au­men­tó de 5,417 en 2015 a 25,872 en el 2017, lle­gan con vi­sa de tu­ris­tas, pe­ro la ago­tan y no re­gre­san a Ve­ne­zue­la. Las le­yes do­mi­ni­ca­nas los obli­gan a vol­ver a su país pa­ra in- ten­tar ob­te­ner un per­mi­so de re­si­den­cia, pe­ro po­cos lo ha­cen, que­dan­do mi­les co­mo in­do­cu­men­ta­dos. Se les ve, a par­tir de en­ton­ces, ma­yor­men­te co­mo ven­de­do­res ambulantes en las ca­lles de la ca­pi­tal do­mi­ni­ca­na.

En Chi­le, el re­cién es­tre­na­do pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra es­ta­ble­ció un vi­sa­do es­pe­cial al que de­no­mi­nó de “res­pon­sa­bi­li­dad de­mo­crá­ti­ca”, pa­ra el be­ne­fi­cio de na­tu­ra­les de Ve­ne­zue­la; 20,000 lo so­li­ci­ta­ron ape­nas el pri­mer mes. En el 2017, au­men­tó en 220% la can­ti­dad de ve­ne­zo­la­nos que ob­tu­vie­ron vi­sa chi­le­na. Se­gún la ONU, en 2017 se es­ta­ble­cie­ron en Chi­le, que tie­ne la eco­no­mía más só­li­da de Amé­ri­ca La­ti­na, 119,051 na­tu­ra­les de Ve­ne­zue­la.

Los dos hi­jos de Mi­greth, de 24 y 21 años, es­tán “em­pe­zan­do en ce­ro” en Ar­gen­ti­na. El me­nor de los dos, que se fue ya ca­sa­do, es­tá tra­ba­jan­do de me­se­ro, reunien­do di­ne­ro pa­ra tra­tar de des­pla­zar­se a Es­pa­ña, don­de su es­po­sa tie­ne vi­sa­do. El ma­yor es­tá com­ple­tan­do en la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res la ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria que in­te­rrum­pió al aban­do­nar Ve­ne­zue­la, prin­ci­pal­men­te por el pro­ble­ma de in­se­gu­ri­dad.

“Él en­tró en una eta­pa de de­silu­sión, de de­s­es­pe­ran­za, de ‘qué yo voy a ha­cer aquí, así ter­mi­ne la uni­ver­si­dad no ten­go chan­ce’”, di­jo Mil­greth.

La mu­jer man­tie­ne la es­pe­ran­za de que vol­ve­rá a re­unir­se con sus hi­jos, pe­ro no cree que sea a cor­to pla­zo. “Yo aho­ra tra­ba­jo en fun­ción de vol­ver­nos a ver, vol­ver­nos a en­con­trar, a que en al­gún pun­to po­da­mos coin­ci­dir los seis. Va a ser un po­co di­fí­cil, pe­ro no lo veo im­po­si­ble. Tam­bién ten­go la es­pe­ran­za, pe­ro no en cor­to tiem­po, de que es­to cam­bie y vol­va­mos a te­ner con­di­cio­nes pa­ra que ellos re­gre­sen en al­gún mo­men­to, qui­zás cuan­do ten­gan ya sus fa­mi­lias”, di­ce la mu­jer.

Su ma­dre, Gladys, es muy fran­ca. Ella no tie­ne mu­cha es­pe­ran­za de vol­ver a ver a sus nie­tos y lo di­ce con voz que­bra­da: “Yo ten­go 80 años. No sé si vol­ve­ré a ver a mis nie­tos, y eso me due­le. Y así co­mo yo hay can­ti­dad de abue­las y ma­dres que llo­ran por el des­mem­bra­mien­to de las fa­mi­lias. Don­de­quie­ra que uno ha­bla es ‘se fue mi hi­ja, se fue mi nie­ta, se fue mi pri­ma’. El que no se ha ido es­tá en pla­nes”.

En­via­do es­pe­cial / xa­vier.arau­jo@gfrme­dia.com

Gladys Bra­vo, a quien le que­dan en Ve­ne­zue­la dos de sie­te nie­tos, no tie­ne es­pe­ran­za de vol­ver a ver a los que emi­gra­ron.

Su­mi­nis­tra­da

Los dos hi­jos de Mil­greth Añez y los dos de su es­po­so de­ci­die­ron sa­lir de Ve­ne­zue­la en bus­ca de me­jor calidad de vi­da.

Xa­vier.arau­jo@gfrme­dia.com

Ap / aria­na cu­bi­llos

Pe­se a su im­po­pu­la­ri­dad, el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro es el fa­vo­ri­to pa­ra la re­elec­ción en los co­mi­cios del do­min­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.