La vi­vien­da es ele­men­to cla­ve en la trans­for­ma­ción

El Nuevo Día - - OPINIÓN -

Con la asig­na­ción de los pri­me­ros $1,500 mi­llo­nes des­ti­na­dos por el Con­gre­so a la re­cons­truc­ción, co­mien­za un pro­ce­so pre­cia­do pa­ra re­con­fi­gu­rar a Puer­to Ri­co. Es­ta ini­cia­ti­va re­quie­re pla­ni­fi­ca­ción cui­da­do­sa y par­ti­ci­pa­ti­va con los puer­to­rri­que­ños co­mo eje y mo­tor de desa­rro­llo du­ra­de­ro.

Da­mos la bien­ve­ni­da a los pro­yec­tos ini­cia­les que el go­bierno se apres­ta a po­ner en mar­cha. El país tie­ne la obli­ga­ción de pre­pa­rar­se pa­ra mi­ti­gar y adap­tar­se a even­tos cli­má­ti­cos fu­tu­ros mien­tras reac­ti­va su eco­no­mía. Con dis­ci­pli­na y ren­di­ción de cuen­tas ri­gu­ro­sa, y en un pro­ce­so sen­si­ble que in­te­gre a las co­mu­ni­da­des a la pla­ni­fi­ca­ción de las re­lo­ca­li­za­cio­nes que sean ne­ce­sa­rias.

Es­te es un mo­men­to de gran po­ten­cial pa­ra la is­la. Lo que ha­ga­mos aho­ra, y la for­ma en que lo ha­ga­mos, de­ter­mi­na­rá có­mo se­rá nues­tro fu­tu­ro co­mo país. Mi­rar atrás per­mi­te ver lo que fra­ca­só. El cor­to­pla­cis­mo, el opor­tu­nis­mo y la ex­clu­sión de unos pa­ra el be­ne­fi­cio de otros crea­ron las con­di­cio­nes de de­sigual­dad que hi­cie­ron a la is­la más vul­ne­ra­ble al em­ba­te de los huracanes.

El Plan de Ac­ción pa­ra la Re­cu­pe­ra­ción de De­sas­tres pre­sen­ta­do por el go­bierno, ac­tual­men­te en vis­tas pú­bli­cas, es­ta­ble­ce com­pro­mi­sos se­rios. Ofre­ce al go­bierno fe­de­ral y a los ciu­da­da­nos re­cons­truir des­de un en­fo­que co­mu­ni­ta­rio y una pla­ni­fi­ca­ción in­te­gra­dos. Apun­ta a la ac­ción co­la­bo­ra­ti­va con los de­más sec­to­res.

Cum­plir­los le de­vol­ve­rá cre­di­bi­li­dad en­tre los cons­ti­tu­yen­tes, el go­bierno fe­de­ral y el mer­ca­do de in­ver­sión. Los ciu­da­da­nos ne­ce­si­tan vol­ver a con­fiar en sus ins­ti­tu­cio­nes. Ello per­mi­ti­rá que quie­nes vi­ven aquí per­se­ve­ren y que los que se fue­ron vean be­ne­fi­cio en re­gre­sar.

En­tre las par­ti­das di­ri­gi­das a ini­cia­ti­vas de re­cu­pe­ra­ción, se des­ta­ca la apro­ba­ción con­gre­sio­nal de más de $1,062 mi­llo­nes pa­ra el pro­gra­ma de vi­vien­da. Es­ta ci­fra in­clu­ye $816 mi­llo­nes pa­ra re­pa­ra­cio­nes, re­cons­truc­cio­nes y re­lo­ca­li­za­cio­nes de co­mu­ni­da­des en zo­nas vulnerables. En el área de pla­ni­fi­ca­ción, pa­ra lo que se asig­na­ron $226 mi­llo­nes, el go­bierno lo­cal pre­vé desa­rro­llar un pro­gra­ma pa­ra que las co­mu­ni­da­des ela­bo­ren pla­nes de re­cons­truc­ción y re­lo­ca­li­za­ción.

Los re­si­den­tes de las co­mu­ni­da­des en ries­go es­tán cons­cien­tes de las ame­na­zas que en­fren­tan. Y sa­ben que tie­nen en­tre sus ve­ci­nos la pri­me­ra lí­nea de so­co­rro an­te cual­quier even­tua­li­dad. Lo con­fir­ma­ron con la emer­gen­cia más gran­de que la is­la ha te­ni­do en dé­ca­das, tras el pa­so del hu­ra­cán Ma­ría. Mu­chas de esas co­mu­ni­da­des a lo lar­go y an­cho de la is­la ya tra­ba­jan en sus pro­pios pla­nes de adap­ta­ción y mi­ti­ga­ción. Ex­pe­ri­men­tan con la ins­ta­la­ción de mi­cro­rre­des de ener­gía so­lar y desa­rro­llan opor­tu­ni­da­des de ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va en pro­yec­tos de eco­no­mía so­li­da­ria.

Cual­quier plan de re­lo­ca­li­za­ción de­be to­mar en con­si­de­ra­ción esos víncu­los. Son las re­des de se­gu­ri­dad nu­tri­das de for­ma or­gá­ni­ca por años de con­vi­ven­cia ve­ci­nal.

Jun­to a esas co­mu­ni­da­des y otros ac­to­res del Ter­cer Sec­tor, co­mo alia­dos crí­ti­cos, es po­si­ble le­van­tar al país con vi­vien­das, in­fra­es­truc­tu­ras y eco­no­mía só­li­das.

El hu­ra­cán arre­ba­tó a cien­tos de fa­mi­lias po­bres lo po­co que te­nían. De las más de 300,000 re­si­den­cias que tu­vie­ron da­ños, cer­ca de 60,000 fue­ron des­trui­das en su to­ta­li­dad. Mu­chas eran el úni­co co­bi­jo de per­so­nas con ca­ren­cia de re­cur­sos ma­te­ria­les y de con­di­cio­nes de vi­da ade­cua­das. El In­for­me de Desa­rro­llo Hu­mano, re­cién pre­sen­ta­do, pro­vee guías so­bre las con­di­cio­nes que son ne­ce­sa­rias pa­ra que la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca al­can­ce los rincones más ale­ja­dos de San Juan y pro­duz­ca equi­dad.

Tam­bién a los ciu­da­da­nos les to­ca co­la­bo­rar en la re­cons­truc­ción. Los pro­yec­tos en­ca­mi­na­dos de­ben to­mar en con­si­de­ra­ción las múl­ti­ples con­di­cio­nes que li­mi­tan el pro­gre­so de la gen­te pa­ra brin­dar ac­ce­so ade­cua­do a bie­nes y ser­vi­cios im­pres­cin­di­bles, co­mo sa­lud o trans­por­te. Mu­chos de esos ser­vi­cios re­pre­sen­tan opor­tu­ni­da­des pa­ra mi­cro­em­pre­sas o pe­que­ños negocios lo­ca­les.

Así pues, es mo­men­to de po­ner, to­dos, el ma­yor em­pe­ño pa­ra abrir­le pa­so a la trans­for­ma­ción. Apos­te­mos a la pla­ni­fi­ca­ción en diá­lo­go y a la co­la­bo­ra­ción co­mo pla­ta­for­ma pa­ra re­con­fi­gu­rar las es­truc­tu­ras fí­si­cas, so­cia­les, eco­nó­mi­cas y de go­ber­nan­za de Puer­to Ri­co.

Si lo ha­ce­mos co­mo es de­bi­do, la re­con­fi­gu­ra­ción de los es­pa­cios de vi­vien­da se­rá el gran la­bo­ra­to­rio mo­de­lo pa­ra los pro­ce­sos con­du­cen­tes a la trans­for­ma­ción de Puer­to Ri­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.