PO­SI­BLES E IM­PO­SI­BLES

El Nuevo Día - - OPINIÓN - Ma­ri Ma­ri Narváez

A ve­ces qui­sie­ra ser más al­ta y bas­tan­te más es­bel­ta. Qui­sie­ra can­tar bien, to­car la gui­ta­rra y po­der afir­mar a los cua­tro vien­tos que sé mu­chí­si­mo de las es­tre­llas y el fir­ma­men­to. Qui­sie­ra con­ven­cer a to­do el mun­do so­bre mi co­no­ci­mien­to pro­fun­do de los pla­ne­tas secretos y la teo­ría del Big Bang, de los ho­yos ne­gros del Uni­ver­so y la ve­lo­ci­dad de la luz. Se­ría ma­ra­vi­llo­so po­seer al­gún don pa­ra los negocios y, de­fi­ni­ti­va­men­te, me ven­dría muy bien te­ner me­jor ge­nio.

Yo que­rría po­der de­cir tan­tas co­sas en es­ta vi­da. Pe­ro sé que mu­chas sen­ci­lla­men­te no son po­si­bles.

Así las co­sas, no es po­si­ble “creer” en la Re­for­ma de la Po­li­cía y, al mis­mo tiem­po, man­dar a los ofi­cia­les a agre­dir ma­ni­fes­tan­tes, ni­ños, an­cia­nos, ven­de­do­res ambulantes y a vio­len­tar de­re­chos fun­da­men­ta­les co­mo la li­ber­tad de ex­pre­sión. No es po­si­ble “creer” en la Re­for­ma de la Po­li­cía, y al mis­mo tiem­po, in­cum­plir y ha­cer to­do lo con­tra­rio a lo que dic­tan las po­lí­ti­cas de ma­ne­jo de mul­ti­tu­des y uso de fuer­za adop­ta­das por la pro­pia agen­cia ba­jo el Acuer­do de Re­for­ma. No es po­si­ble “creer” en la Re­for­ma de la Po­li­cía, pe­ro no adies­trar a un so­lo ofi­cial de esa agen­cia en esas po­lí­ti­cas de ma­ne­jo de mul­ti­tu­des que es­tán vi­gen­tes ha­ce más de dos años. No es po­si­ble “creer” en la Re­for­ma de la Po­li­cía, y al mis­mo tiem­po, hos­ti­gar y dis­cri­mi­nar con­tra la mu­jer que di­ri­ge ese pro­ce­so en la Po­li­cía de Puer­to Ri­co. No se pue­de “creer” en la Re­for­ma de la Po­li­cía y pro­po­ner el "bro­ken win­dow po­li­cing", una de las prác­ti­cas más dis­cri­mi­na­to­rias y fra­ca­sa­das del ejer­ci­cio po­li­cia­co del si­glo pa­sa­do. No se pue­de “creer” en la Re­for­ma de la Po­li­cía y man­dar a per­se­guir e in­ti­mi­dar a jó­ve­nes ar­tis­tas que pro­tes­tan.

El se­ñor Pes­que­ra no “cree” en la Re­for­ma de la Po­li­cía por­que evi­den­te­men­te no cree en las li­ber­ta­des ci­vi­les en que se fun­dó la Cons­ti­tu­ción de su na­ción. El pro­ble­ma es que, aun­que no crea ni en la luz eléc­tri­ca, su obli­ga­ción es cum­plir con am­bas cons­ti­tu­cio­nes. An­te su abier­ta ne­ga­ti­va a ello, so­lo que­da de­cir­le adiós y que se re­gre­se a su ca­sa en Miami.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.