Ur­ge buen có­di­go de in­cen­ti­vos

El Nuevo Día - - OPINIÓN - Jor­ge M. Ca­ñe­llas El au­tor pre­si­dió la Cá­ma­ra de Co­mer­cio.

Ha­ce me­ses el Go­bierno de Puer­to Ri­co dio a co­no­cer que re­dac­ta­ba un Có­di­go de In­cen­ti­vos, una idea ex­ce­len­te en la me­di­da que se con­so­li­de en un so­lo cuer­po le­gal to­das las le­yes que otor­gan be­ne­fi­cios de va­rios ti­pos, sean ta­sas con­tri­bu­ti­vas re­du­ci­das, cré­di­tos con­tri­bu­ti­vos o sú­per de­duc­cio­nes, en­tre otros be­ne­fi­cios que es­tán des­pa­rra­ma­dos en di­ver­sas le­yes. Es­to fa­ci­li­ta­ría el co­no­ci­mien­to de di­chos be­ne­fi­cios al ciu­da­dano pro­me­dio.

La re­dac­ción de es­te ti­po de có­di­go brin­da la opor­tu­ni­dad de crear, cla­ri­fi­car o mo­di­fi­car di­ver­sos in­cen­ti­vos, in­clu­yen­do aque­llos que han ex­pi­ra­do re­cien­te­men­te, co­mo el que apli­ca a la in­dus­tria de ma­nu­fac­tu­ra por con­su­mo de ener­gía.

Pa­ra las in­dus­trias que se be­ne­fi­cian de es­tos in­cen­ti­vos y em­pre­sas que con­tem­plan a Puer­to Ri­co co­mo lu­gar idó­neo pa­ra com­pro­me­ter su ca­pi­tal, a pe­sar de las in­cer­ti­dum­bres cau­sa­das o in­cre­men­ta­das por el hu­ra­cán Ma­ría, y los efec­tos ne­ga­ti­vos de la re­cien­te re­for­ma con­tri­bu­ti­va fe­de­ral a em­pre­sas fo­rá­neas, es preo­cu­pan­te la im­pre­sión que se ha pro­yec­ta­do has­ta aho­ra de que el nue­vo có­di­go eli­mi­na­rá ac­ti­vi­da­des que al pre­sen­te go­zan de exen­ción y ha­rá más di­fí­cil que em­pre­sas exis­ten­tes pue­dan re­cla­mar be­ne­fi­cios.

Y es­ta in­cer­ti­dum­bre exis­te por­que el go­bierno ha ma­ni­fes­ta­do que con la apro­ba­ción de es­te có­di­go se va a cua­drar la pro­pues­ta Re­for­ma Con­tri­bu­ti­va, re­cor­tan­do $300 mi­llo­nes en in­cen­ti­vos.

La im­ple­men­ta­ción de es­ta re­duc­ción no es cla­ra ya que el pro­yec­to de ley so­bre el nue­vo có­di­go de in­cen­ti­vos no ha si­do ra­di­ca­do. Por otro la­do, es har­to co­no­ci­do que los de­cre­tos de exen­ción son de na­tu­ra­le­za con­trac­tual, por lo que cual­quier cam­bio en in­cen­ti­vos que se pro­pon­ga apli­ca­ría so­la­men­te a nue­vos so­li­ci­tan­tes.

Có­mo se van a me­dir qué in­cen­ti­vos de­ben sub­sis­tir es tam­bién al­ta­men­te de­ba­ti­ble. Eco­no­mis­tas y con­sul­to­res in­ter­pre­tan la mis­ma da­ta de ma­ne­ras dis­tin­tas. Por ejem­plo, se sa­be que va­rias in­dus­trias, co­mo la ma­nu­fac­tu­re­ra, crean em­pleos di­rec­tos, in­di­rec­tos e in­du­ci­dos. Tam­bién se sa­be que el mul­ti­pli­ca­dor de em­pleos in­di­rec­tos e in­du­ci­dos que ge­ne­ran los em­pleos di­rec­tos no es par­te de una cien­cia cier­ta.

Si exis­te una ley de in­cen­ti­vos, sea re­la­cio­na­da a tu­ris­mo, ci­ne, me­di­ci­na o cen­tros ur­ba­nos, es por­que el le­gis­la­dor con­clu­yó que di­chas in­dus­trias lo ame­ri­ta­ban, siem­pre que cum­plie­ran cier­tos pa­rá­me­tros, pe­ro es el pro­pio go­bierno el que por dé­ca­das no siem­pre ha he­cho un buen tra­ba­jo de fis­ca­li­zar los mis­mos.

No de­be­mos con­fun­dir efec­tos ne­ga­ti­vos de la fal­ta de fis­ca­li­za­ción con la desea­bi­li­dad de re­te­ner un in­cen­ti­vo que mue­ve la rue­da de la eco­no­mía lo­cal.

En una eco­no­mía glo­ba­li­za­da, don­de Puer­to Ri­co com­pi­te con otros paí­ses y es­ta­dos de los Es­ta­dos Uni­dos pa­ra atraer in­ver­sio­nis­tas, a ba­se de in­cen­ti­vos con­tri­bu­ti­vos y be­ne­fi­cios ti­po al­fom­bra ro­ja —co­mo la cons­truc­ción por el go­bierno de las fa­ci­li­da­des del in­ver­sio­nis­ta, ener­gía a cos­tos mu­cho me­no­res que en Puer­to Ri­co, sub­si­dios sa­la­ria­les, etc.— cier­ta­men­te la is­la no se pue­de dar el lu­jo de es­pan­tar a in­ver­sio­nis­tas exis­ten­tes y po­ten­cia­les.

Al igual, es in­dis­pen­sa­ble que el país re­ten­ga y atrai­ga ta­len­to hu­mano, es­pe­cial­men­te jó­ve­nes puer­to­rri­que­ños que es­tu­dia­ron y vi­ven fue­ra de la is­la, pe­ro no ven via­ble re­gre­sar has­ta que per­ci­ban, co­mo di­jo el con­gre­sis­ta Rob Bis­hop, que aquí exis­te una eco­no­mía vi­bran­te.

Por eso, es crí­ti­co que el Có­di­go de In­cen­ti­vos que se aprue­be ha­ga sen­ti­do al ser per­ci­bi­do co­mo una pie­za le­gis­la­ti­va que, le­jos de pe­na­li­zar o li­mi­tar el atrac­ti­vo de de­di­car­se a cier­tas ac­ti­vi­da­des que re­quie­ren de di­chos be­ne­fi­cios pa­ra su es­ta­ble­ci­mien­to exitoso en Puer­to Ri­co, sea una ley de avan­za­da que con­so­li­de los di­ver­sos in­cen­ti­vos y los su­je­te a pa­rá­me­tros me­di­bles y ra­zo­na­bles.

“No de­be­mos con­fun­dir efec­tos ne­ga­ti­vos de la fal­ta de fis­ca­li­za­ción con la desea­bi­li­dad de re­te­ner un in­cen­ti­vo que mue­ve la rue­da de la eco­no­mía”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.