Re­pa­sa tor­men­to dia­rio “ig­no­ra­do”

El Nuevo Día - - CARTAS DE LECTORES - Cynthia Ro­mán Ri­ve­ra

Día a día nues­tros au­tos son cas­ti­ga­dos con in­men­sos ho­yos en las ca­rre­te­ras. Per­de­mos di­ne­ro en llan­tas, sus­pen­sión, amor­ti­gua­do­res. Día a día es­cu­cha­mos so­bre la gran can­ti­dad de ac­ci­den­tes y yo me pre­gun­to: ¿cuán­tos es­ta­rán aso­cia­dos a un con­duc­tor tra­tan­do de es­qui­var un ho­yo y per­dien­do el con­trol de su au­to?

Día a día nos en­fren­ta­mos al pe­li­gro que su­po­ne cru­zar, en au­to o a pie, por una in­ter­sec­ción con se­má­fo­ros in­ser­vi­bles. Y yo me pre­gun­to: ¿cuán­tos ac­ci­den­tes es­ta­rán aso­cia­dos a la irres­pon­sa­bi­li­dad del DTOP al no dar ca­rác­ter de ur­gen­cia al pro­ble­ma de la fal­ta de se­má­fo­ros?

Día a día con­duc­to­res y pea­to­nes pa­san cer­ca de un pos­te que du­ran­te ocho me­ses ha desafia­do la ley de gra­ve­dad y ame­na­za con caer en cual­quier mo­men­to. Mu­chos, co­mo yo, pa­sa­mos con una ple­ga­ria en nues­tros la­bios: “Dios, que no se cai­ga aho­ra”. Ya sa­be­mos de muer­tes a cau­sa de es­to. Pe­ro no ha si­do su­fi­cien­te pa­ra des­per­tar en el go­bierno un sen­ti­do de emer­gen­cia. Es que la vi­da del pue­blo apa­ren­te­men­te les va­le só­lo un no­viem­bre ca­da cua­tro años.

No ha­ble­mos de las fa­mi­lias que hoy, des­pués de ocho tor­men­to­sos me­ses, aún ca­re­cen de te­cho y de ener­gía eléc­tri­ca. Es­to, apa­ren­te­men­te, tam­po­co es emer­gen­cia pa­ra un go­bierno que mi­ra pa­ra otro la­do y no atien­de la ver­da­de­ra emer­gen­cia. Es un go­bierno que apues­ta a los fa­ná­ti­cos, que sin im­por­tar lo que ha­gan, vol­ve­rán a sen­tar­los en las mis­mas si­llas, con el mis­mo po­der y la mis­ma in­di­fe­ren­cia.

Un se­má­fo­ro ca­yó so­bre un ca­rro en Do­ra­do. En el vehícu­lo iba un be­bé y su ma­dre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.