Los ele­pés no pa­san de mo­da. Co­no­ce dón­de con­se­guir­los

Es­tos dis­cos mu­si­ca­les de lar­ga du­ra­ción pa­ra fo­nó­gra­fo o to­ca­dis­cos con­ti­núan de mo­da

El Nuevo Día - - PORTADA - JO­SE­FI­NA BAR­CE­LÓ JI­MÉ­NEZ jo­se­fi­na.bar­ce­lo@gfrme­dia.com

Los aman­tes de la mú­si­ca pro­ba­ble­men­te pen­sa­ron que, con la lle­ga­da del 8 track, lue­go los ca­se­tes, los dis­cos com­pac­tos (CD, en in­glés) y lue­go los for­ma­tos di­gi­ta­les co­mo el MP3 y el strea­ming o You Tu­be, los dis­cos de vi­ni­lo des­apa­re­ce­rían.

Na­da más le­jos de la reali­dad, pues es­tos dis­cos mu­si­ca­les de lar­ga du­ra­ción pa­ra fo­nó­gra­fo o to­ca­dis­cos con­ti­núan de mo­da, en el mer­ca­do y la evi­den­cia así lo de­mues­tra. Ha si­do in­sus­ti­tui­ble la ma­gia de es­cu­char mú­si­ca a 33 re­vo­lu­cio­nes por mi­nu­to.

Se­gún la fir­ma de ras­treo de ven­tas Niel­sen Mu­sic, las ven­tas de vi­ni­lo se han tri­pli­ca­do des­de 2012, con 13 mi­llo­nes de uni­da­des ven­di­das en el 2016, la ci­fra más al­ta des­de que la com­pa­ñía em­pe­zó a mo­ni­to­rear ven­tas en 1991.

Por otro la­do, Maricarmen “Tu­ti” Bou, vi­ce­pre­si­den­ta y di­rec­to­ra de Sony Mu­sic Puer­to Ri­co, ase­gu­ra que lo que se ha vis­to en la in­dus­tria dis­co­grá­fi­ca, en los úl­ti­mos cin­co años, es un re­sur­gir del vi­ni­lo co­mo un for­ma­to pre­fe­ri­do por au­dió­fi­los y en­tu­sias­tas de la mú­si­ca. Ed­die Pé­rez, dis­tri­bui­dor de Mu­sic Stop, sos­tie­ne que el pú­bli­co que com­pra y co­lec­cio­na es­tos dis­cos de vi­ni­lo es bien va­ria­do, y va des­de per­so­nas ma- yo­res que los re­cuer­dan con nos­tal­gia, co­lec­cio­nis­tas has­ta jó­ve­nes, es­pe­cial­men­te los “mi­lle­nials”, que es­tán re­vi­vien­do la tra­di­ción. “Al­re­de­dor de la mi­tad de los com­pra­do­res de dis­cos de vi­ni­lo son par­te de esa ge­ne­ra­ción”, in­di­ca.

Pa­ra Adrián Do­mín­guez, coleccionista de ele­pés y quien per­te­ne­ce a la ge­ne­ra­ción de los “mi­lle­nials”, es­cu­char un vi­ni­lo es to­do un ri­tual. “Mi­rar la ca­rá­tu­la que es ca­si una obra de ar­te, sa­car el dis­co con mu­cho cui­da­do y co­lo­car­lo en el to­ca­dis­cos. Ba­jar la agu­ja y se­gun­dos des­pués, sen­tar­se a dis­fru­tar de los so­ni­dos, es al­go inigua­la­ble. Y lue­go, le­van­tar­te y cam­biar un dis­co de la­do A a B, es al­go má­gi­co”, ase­gu­ra.

“Y cuan­do ha­bla­mos del so­ni­do, nin­gún for­ma­to has­ta el mo­men­to ha po­di­do su­pe­rar la ca­li­dad sonora que tie­ne el vi­ni­lo”, aña­de Do­mín­guez.

Por es­to, no ha de ex­tra­ñar que ca­da día más ar­tis­tas lo­ca­les tam­bién es­tén lan­cen sus dis­cos en vi­ni­lo. Ban­das co­mo Los Vi­gi­lan­tes, la Or­ques­ta Ma­ca­beo y Mi­ma son al­gu­nos de los ar­tis­tas que ya tie­nen sus dis­cos en pas­ta. Lo más que bus­ca la gen­te son los ele­pés de mú­si­ca ame­ri­ca­na, rock & roll, sal­sa, jazz y mú­si­ca au­tóc­to­na, es­pe­ci­fi­có.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.