Ago­ni­zan las am­bu­lan­cias y los pa­ra­mé­di­cos

Per­so­nal de emer­gen­cias de­nun­cia que la fal­ta de re­cur­sos pa­ra ofre­cer asis­ten­cia ade­cua­da in­ci­de ad­ver­sa­men­te en los tiem­pos de res­pues­ta y en la ca­pa­ci­dad de sal­var vi­das

El Nuevo Día - - PORTADA - JOANISABEL GON­ZÁ­LEZ joanisabel.gon­za­lez@el­nue­vo­dia.com Twit­ter: @jgon­za­lezpr

Ima­gi­ne que un fa­mi­liar su­fre un ac­ci­den­te de trán­si­to en la ho­ra pi­co de los ta­po­nes que ca­rac­te­ri­zan a Puer­to Ri­co y que es­te re­quie­re la asis­ten­cia in­me­dia­ta de pa­ra­mé­di­cos, así co­mo un trans­por­te en am­bu­lan­cia has­ta el Hos­pi­tal de Trau­ma en el Cen­tro Mé­di­co en Río Pie­dras.

El pro­to­co­lo de cui­da­do in­di­ca que, en una si­tua­ción de ese ti­po, una vez el Sis­te­ma de Emer­gen­cias 9-1-1 des­pa­cha una lla­ma­da pa­ra que sea aten­di­da por el Cuer­po de Emer­gen­cias Mé­di­cas, los pa­ra­mé­di­cos y técnicos de emer­gen­cias mé­di­cas de­ben lle­gar al lu­gar del ac­ci­den­te en un pla­zo de 10 mi­nu­tos. En Puer­to Ri­co, lo me­jor se­ría no vi­vir ese tra­go amar­go, por­que de acuer­do con dos en­tre­vis­ta­dos, ese es­tán­dar de cui­da­do so­lo exis­te en pa­pel, pues en la prác­ti­ca, se lle­ga a tiem­po en cua­tro de ca­da 10 emer­gen­cias.

Lue­go de so­bre una dé­ca­da de re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios, de ajus­tes y cam­bios ad­mi­nis­tra­ti­vos, y de nue­vos ajus­tes por par­te de la Jun­ta de Su­per­vi­sión Fis­cal (JSF), la in­fra­es­truc­tu­ra de emer­gen­cias mé­di­cas de Puer­to Ri­co zo­zo­bra y con ella, el per­so­nal que tie­ne a su car­go sal­var vi­das cuan­do sur­ge una si­tua­ción crí­ti­ca de sa­lud.

De acuer­do con el pa­ra­mé­di­co Pe­dro J. Mar­tí­nez Fi­gue­roa, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Técnicos de Emer­gen­cias Mé­di­cas, Pa­ra­mé­di­cos y Per­so­nal Ope­ra­cio­nal (Atemppo), la in­fra­es­truc­tu­ra de emer­gen­cias mé­di­cas en Puer­to Ri­co ago­ni­za des­de ha­ce dé­ca­das sin que nin­gu­na ad­mi­nis­tra­ción de go­bierno ha­ya da­do aten­ción a un com­po­nen­te cla­ve en cual­quier sis­te­ma de sa­lud y, so­bre to­do, sin que se ha­ya re­co­no­ci­do el pa­pel que los pro­fe­sio­na­les de emer­gen­cias mé­di­cas tie­ne en el bie­nes­tar de la po­bla­ción.

“Es­to es un pro­ble­ma ge­ne­ral”, di­jo Mar­tí­nez Fi­gue­roa en en­tre­vis­ta con El Nue­vo Día, al se­ña­lar que no so­lo el Cuer­po de Emer­gen­cias Mé­di­cas atra­vie­sa por una cri­sis.

Mar­tí­nez Fi­gue­roa ex­pli­có que el ser­vi­cio de emer­gen­cias mé­di­cas en Puer­to Ri­co des­can­sa en tres sec­to­res: mu­ni­ci­pal, es­ta­tal y pri­va­do. Y en los tres, ase­gu­ró, hay es­co­llos que cues­tan la sa­lud y la vi­da de la gen­te.

“Yo lo com­pa­ro con un pa­cien­te ago­ni­zan­te. Es­te es un sis­te­ma que ha­ce 20 o 30 años fun­cio­na­ba de una ma­ne­ra dis­tin­ta. Mu­chos mu­ni­ci­pios te­nían sus pro­pios ser­vi­cios de emer­gen­cias mé­di­cas y am­bu­lan­cias, pe­ro mu­chos de esos ser­vi­cios han si­do ce­rra­dos por los pro­ble­mas de pre­su­pues­to, pro­vo­can­do que el go­bierno cen­tral ten­ga que cu­brir con una am­bu­lan­cia va­rios mu­ni­ci­pios”, ex­pli­có Mar­tí­nez Fi­gue­roa. “Eso in­ci­de en el tiem­po de res­pues­ta y pue­de con­tri­buir a la muer­te de la per­so­na”, agre­gó.

Mar­tí­nez Fi­gue­roa ha­bla con co­no­ci­mien­to de cau­sa. Se ha desem­pe­ña­do co­mo pa­ra­mé­di­co por es­pa­cio de 25 años, y fue miem­bro de la jun­ta exa­mi­na­do­ra que re­gu­la a es­te gru­po de pro­fe­sio­na­les. La­bo­ró en el Cuer­po de Emer­gen­cias Mé­di­cas, lue­go tu­vo su pro­pia com­pa­ñía de am­bu­lan­cias, y aho­ra la­bo­ra co­mo pa­ra­mé­di­co en el Mu­ni­ci­pio de San Juan.

“So­lo una am­bu­lan­cia va­cía pue­de cos­tar en­tre $80,000 y $90,000”, in­di­có el pa­ra­mé­di­co, quien se vio pre­ci­sa­do a ce­rrar su pro­pia em­pre­sa de am­bu­lan­cias de­bi­do a la com­ple­ji­dad de per­mi­sos y se­gu­ros y la po­ca pa­ga de las ase­gu­ra­do­ras de sa­lud.

De acuer­do con Mar­tí­nez Fi­gue­roa, el ejem­plo más re­cien­te de la cri­sis fue el ca­so de un pa­cien­te en Cu­le­bra, que en­con­trán­do­se en es­ta­do crí­ti­co, fue trans­por­ta­do en una ca­mio­ne­ta por ca­re­cer de un ser­vi­cio de am­bu­lan­cia.

“Es in­ve­ro­sí­mil que en pleno si­glo 21, vea­mos al­go co­mo eso”, sos­tu­vo Mar­tí­nez Fi­gue­roa, al agre­gar que la is­la mu­ni­ci­pio no es el úni­co ayun­ta­mien­to en esa si­tua­ción.

MU­CHO RIES­GO Y PO­CA PA­GA

“Lle­vo 20 años tra­ba­jan­do co­mo pa­ra­mé­di­co. Tra­ba­jo aquí, pe­ro to­dos no­so­tros te­ne­mos un se­gun­do tra­ba­jo por­que lo que re­ci­bi­mos no da”, di­jo, por su par­te, Ja­vier Mal­do­na­do, quien la­bo­ra pa­ra el Cuer­po de Emer­gen­cias Mé­di­cas, aho­ra de­no­mi­na­do Ne­go­cia­do de Emer­gen­cias Mé­di­cas, tras la crea­ción del De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca.

Un pa­ra­mé­di­co en Puer­to Ri­co, cu­ya pre­pa­ra­ción académica su­po­ne pre­ser­var la vi­da de una per­so­na en es­ta­do de gra­ve­dad, de­ven­ga po­co más de $20,000 al año.

Se­gún Mar­tí­nez Fi­gue­roa y Mal­do­na­do, en em­pre­sas pri­va­das, la pa­ga pue­de co­men­zar en el sa­la­rio mí­ni­mo fe­de­ral, es de­cir, en $7.25 por ho­ra. La úl­ti­ma vez que Mar­tí­nez Fi­gue­roa y Mal­do­na­do vie­ron un au­men­to de suel­do en la cla­se pro­fe­sio­nal de la que son par­te fue ha­ce unos 10 años.

Pa­ra Mar­tí­nez Fi­gue­roa, el cua­dro de ad­ver­si­dad que se en­fren­ta es de tal mag­ni­tud que mu­chos de sus co­le­gas han de­ja­do la pro­fe­sión o se han mar­cha­do de Puer­to Ri­co, en es­pe­cial, aho­ra que la is­la y el es­ta­do de Flo­ri­da han fir­ma­do un acuer­do de re­ci­pro­ci­dad.

Des­de el hu­ra­cán Ma­ría ha­cia acá, tres de es­tos pro­fe­sio­na­les han re­cu­rri­do al sui­ci­dio, la­men­tó Mar­tí­nez Fi­gue­roa, al se­ña­lar que esa reali­dad, ha si­do una de las ra­zo­nes pa­ra crear Atemppo. El fin de la aso­cia­ción es or­ga­ni­zar a es­tos pro­fe­sio­na­les, me­jo­rar su for­ma­ción y pro­veer­les he­rra­mien­tas pa­ra li­diar con el sal­do emo­cio­nal de tra­ba­jar en un en­torno de emer­gen­cias per­pe­tuo. Atemppo tam­bién bus­ca abo­gar por me­jo­res con­di­cio­nes de tra­ba­jo.

Los se­ña­la­mien­tos de Mar­tí­nez Fi­gue­roa y Mal­do­na­do acer­ca de la si­tua­ción que vi­ven los pa­ra­mé­di­cos y la es­ca­sez de am­bu­lan­cias en la is­la, se unen a los se­ña­la­mien­tos de otros pro­fe­sio­na­les re­ve­la­dos

“Sa­be­mos que el tiem­po de res­pues­ta ha au­men­ta­do... en pro­me­dio, es­tá en 20 mi­nu­tos, pe­ro sa­be­mos que ca­da mi­nu­to cuen­ta”

PE­DRO J. MAR­TÍ­NEZ FI­GUE­ROA

PRE­SI­DEN­TE DE ATEMPPO

Da­vid.vi­lla­fa­ne@gfrme­dia

El pa­ra­mé­di­co Ja­vier Mal­do­na­do re­la­tó que mu­chos pa­ra­mé­di­cos tie­nen un se­gun­do em­pleo pa­ra so­bre­vi­vir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.