Ed­gar­do Ro­drí­guez Ju­liá: La Tea­cher

Ed­gar­do Ro­drí­guez Ju­liá Puer­to­rro Blues

El Nuevo Día - - ENTÉRATE - Es­cri­tor

Cuan­do co­men­cé mi ca­rre­ra co­mo pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio a los vein­ti­dós años, en 1968, al­go que me re­sul­ta­ba cu­rio­so —pa­ra na­da es­can­da­lo­so—era la can­ti­dad de pro­fe­so­res ca­sa­dos con exa­lum­nas. Uno de ellos me ase­gu­ra­ba, con na­da de ci­nis­mo, que a ese fe­nó­meno se le lla­ma­ba “el eros pe­da­gó­gi­co”. Me ci­tó a Pla­tón. Me ad­vir­tió que al­gún día ten­dría la ten­ta­ción. Yo te­nía vein­ti­dós años y mis es­tu­dian­tes hem­bras die­ci­ocho. Po­dría ser no­vio de mu­chas, y no el se­duc­tor si­nuo­so, ven­ta­je­ro y ace­chan­te, el Hum­bert Hum­bert an­te un se­mi­lle­ro de Lo­li­tas. Mi men­tor, ya abu­rri­do en la me­dia­nía de edad con su exa­lum­na, aña­día: “¿Quién que es no es ro­mán­ti­co?”

Lle­ga­ron los años ochen­ta. El fe­mi­nis­mo ha­bía con­ver­ti­do en hos­ti­ga­mien­to se­xual lo que an­tes era idi­lio, la con­se­cu­ción y per­se­cu­ción de las mi­ra­das don­de la cu­rio­si­dad po­día más, ¡tan­to más!, que el de­seo. La ad­mi­nis­tra­ción uni­ver­si­ta­ria em­pe­zó a dis­tri­buir­les ad­ver­ten­cias es­cri­tas, ani­ma­das con ca­ri­ca­tu­ras gro­tes­cas, a los pro­fe­so­res va­ro­nes: to­dos nos ha­bía­mos con­ver­ti­do en de­pre­da­do­res se­xua­les en po­ten­cia. Cuan­do las es­tu­dian­tes que­rían con­sul­tar­me so­bre un “quizz”, o llo­rar­me al­gu­na no­ta, o con­tar­me so­bre el pa­dras­tro que la aco­sa­ba, co­men­cé a de­jar la puer­ta de mi ofi­ci­na abier­ta.

El “me too” ha he­cho mu­cho bien al des­ta­car los abu­sos de po­der, o en si­tua­ción ven­ta­je­ra en lo to­can­te a em­pleo o je­rar­quía, co­mo se­ría un je­fe, o un pro­fe­sor. Co­mo siem­pre, las ven­ta­jas del des­cu­bri­mien­to pron­to se con­vier­ten en per­ver­sión, co­mo la fo­to­gra­fía con­ver­ti­da en por­no­gra­fía, el áto­mo en la bom­ba ató­mi­ca. Las re­la­cio­nes en­tre los se­xos, la po­si­bi­li­dad de aque­llo que Or­te­ga y Gas­set lla­ma­ba “el enamo­ra­mien­to”, ya es­tán mar­ca­das, pa­ra siem­pre, por la cau­te­la y la des­con­fian­za. El se­xo opues­to exi­ge al­go más que res­pe­to; se exi­ge cier­ta in­di­fe­ren­cia a lo ca­ra de bu­ta­ca. Prohi­bi­dos los pi­ro­pos o las mi­ra­das cóm­pli­ces. Va­mos ca­mino al pu­ri­ta­nis­mo. Cier­ta “sa­te­ría”, que es muy an­ti­lla­na, es­tá prohi­bi­da, so pe­na de es­pe­tar­te un “me too”.

En Fran­cia co­no­ce­mos ca­sos no­to­rios de jo­ven­ci­tos que se enamo­ra­ron de sus maes­tras. Es la tie­rra de las “Lo­li­tas” al re­vés. Mien­tras Hum­bert Hum­bert era un ace­chan­te de­pre­da­dor con un sen­ti­do fa­ta­lis­ta de su pro­pia de­ge­ne­ra­ción, es­tos ro­man­ces a la fran­ce­sa de­cla­ran que el enamo­ra­mien­to, “en­chu­le” di­ría­mos no­so­tros, no co­no­ce ba­rre­ras de edad. El ca­so más no­to­rio es el del pro­pio pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron, ca­sa­do con una mu­jer quien fue su maes­tra y le lle­va al­re­de­dor de vein­te años. No se tra­tó de vio­la­ción le­gal—am­bos eran adul­tos—, pe­ro aquí, co­mo en otros ca­sos, de­be­mos pre­gun­tar­nos a qué edad un jo­ven, o jo­ven­ci­ta, es­tán en edad pa­ra con­sen­tir a una re­la­ción ro­mán­ti­ca, o ín­ti­ma. Se­gún los ac­tua­les es­ta­tu­tos, po­si­ble­men­te Romeo y Ju­lie­ta se­rían pro­ta­go­nis­tas de vio­la­ción le­gal, o “es­ta­tu­to­ria”.

Qui­zás fue esa eu­fo­ria, el “enamo­ra­mien­to”, la al­te­ri­dad más mon­da que li­ron­da de los se­xos, la con­cien­cia del de­seo, el “en­chu­le”, lo que lle­vó a la maes­tra de in­glés Yai­ra Cotto Flo­res a enamo­rar­se de un alumno me­nor de edad.

Ella no fue dis­cre­ta, él fue atre­vi­do. Las com­pa­ñe­ras del plan­tel se lo ad­vir­tie­ron, Yai­ra no les hi­zo ca­so. Ella, mu­jer ca­sa­da, con dos hi­jos, si­guió ade­lan­te con la se­duc­ción vía in­ter­net. Los co­rreos elec­tró­ni­cos fue­ron su­bien­do del tono ro­mán­ti­co que siem­pre tu­vie­ron, por lo que el alumno y la tea­cher ter­mi­na­ron en un mo­tel.

El lu­nes 24 de sep­tiem­bre el juez fe­de­ral Do­mín­guez sen­ten­ció a Yai­ra a diez años de cár­cel, el mí­ni­mo por “vio­la­ción es­ta­tu­to­ria”, en­tién­da­se, vio­la­ción de un me­nor. ¿Era po­si­ble una pro­ba­to­ria? Es­ta mu­jer tie­ne vein­ti­nue­ve años y cuan­do sal­ga, a los ca­si cua­ren­ta, ten­drá que cum­plir ocho años más de li­ber­tad su­per­vi­sa­da. Só­lo pue­de re­vi­sar­se la sen­ten­cia a los ocho años y me­dio. A Bill Cosby, un de­pre­da­dor se­xual con­se­cuen­te, lo sen­ten­cia­ron de tres a diez años de pri­sión.

Yai­ra es ma­dre de dos hi­jos, cla­ra­men­te es­tá arre­pen­ti­da de sus ac­tos, su es­po­so la ha apo­ya­do en to­da su or­da­lía le­gal; has­ta el pro­pio juez re­co­no­ce que es bue­na ma­dre. A la ma­dre del mu­cha­cho “vio­la­do” no le in­tere­sa que Yai­ra va­ya a pri­sión. Mien­tras tan­to, la fis­cal fe­de­ral El­ba Gor­bea es­tá em­pe­ña­da en que va­ya a pri­sión lo an­tes po­si­ble, ya, in­me­dia­ta­men­te. Ar­gu­men­ta que Yai­ra ha es­ta­do en li­ber­tad ba­jo fian­za des­de 2016.

La des­pro­por­ción de esa sen­ten­cia res­pec­to del de­li­to —apa­ren­te­men­te inevi­ta­ble se­gún nues­tra ver­da­de­ra ley, la fe­de­ral, “the law of the land”— re­sul­ta es­can­da­lo­sa. El pe­ca­do de Yai­ra, qui­zás ya re­suel­to en su con­cien­cia —de­cía San Agus­tín, al­go críp­ti­ca­men­te, que “el cas­ti­go del pe­ca­do es el pro­pio pe­ca­do”— aho­ra se en­fren­ta al des­or­den y el da­ño a la re­don­da que pro­vee el es­ta­tu­to y la sen­ten­cia del juez, el es­ta­do mis­mo. Una ma­dre que­da sin sus dos hi­jos, és­tos sin ma­dre de ca­ra a la ado­les­cen­cia, el pa­dre se con­vier­te, ade­más, en pa­dre sol­te­ro. La ma­dre enar­de­ci­da im­pru­den­te­men­te por el enamo­ra­mien­to se con­vier­te en pre­si­dia­ria; es co­mo si el es­ta­do con­vir­tie­ra la des­gra­cia en tra­ge­dia, en caos emo­cio­nal; la jus­ti­cia se ha vuel­to, más que cie­ga, en­ce­gue­ci­da por una mo­ral hi­pó­cri­ta. Quien re­dac­tó ese es­ta­tu­to no es­ta­ba pen­san­do en una re­la­ción don­de al­gún ti­po de con­sen­ti­mien­to po­dría ser po­si­ble sino en una vio­la­ción, o pe­ne­tra­ción, vio­len­ta. Es un es­ta­tu­to en que la mu­jer, co­mo ma­lé­vo­la y per­ver­sa “se­duc­to­ra”, aun­que in­ca­paz de pe­ne­tra­ción, lle­va la peor par­te. Una pa­re­ji­ta de ado­les­cen­tes—ella de ca­tor­ce, él de die­ci­séis—se acues­tan, ella que­da pre­ña­da y na­die pien­sa en una vio­la­ción “es­ta­tu­to­ria”, es­tu­pro o abu­so infantil; no ter­mi­na­rán en una tra­ge­dia de Sha­kes­pea­re sino en las fi­las del WIC. Se­me­jan­te es­ta­tu­to pa­re­ce con­ce­bi­do por un pas­tor bau­tis­ta su­re­ño, o la hi­po­cre­sía ca­tó­li­ca Opus Dei se­gún Es­cri­vá de Ba­la­guer. San Agus­tín, quien le dio mal nom­bre a la pa­sión se­xual, hu­bie­se si­do más be­né­vo­lo.

El juez re­ma­tó la sen­ten­cia con un co­men­ta­rio enig­má­ti­co, que me­re­ce aten­ción. Apa­ren­te­men­te un me­nor “se­du­ci­do” su­fre me­nos que una Lo­li­ta se­duc­to­ra. Re­fi­rién­do­se al mu­cha­cho, y ha­cien­do alar­de de un cru­do ma­chis­mo, que hon­ra su to­ga puer­to­rri­que­ña, nos di­ce: “No creo que va­ya a ser arrui­na­da (la vi­da del mu­cha­cho) por el res­to de su vi­da. Pe­ro, por ser va­rón no tie­ne el mis­mo im­pac­to que pa­ra una mu­jer”. ¡Qué sa­be us­ted! Juez, con to­do res­pe­to, es po­si­ble que Yai­ra sea la ilu­sión de to­da su vi­da, qui­zás ese si­tio irre­cu­pe­ra­ble del ver­da­de­ro enamo­ra­mien­to.

“La des­pro­por­ción de esa sen­ten­cia res­pec­to del de­li­to —apa­ren­te­men­te inevi­ta­ble se­gún nues­tra ver­da­de­ra ley, la fe­de­ral, “the law of the land”— re­sul­ta es­can­da­lo­sa”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.