El ros­tro his­pano de Dis­ney

La bo­ri­cua tra­ba­ja co­mo ge­ren­te de re­la­cio­nes pú­bli­cas en el re­sort del fa­mo­so par­que te­má­ti­co

El Nuevo Día - - PUERTO RICO HOY - JO­SÉ JA­VIER PÉ­REZ jo­sej.perez@gfrme­dia.com Twit­ter: @jo­se­ja­vier­pe­rez

OR­LAN­DO, Flo­ri­da.- El ros­tro de Walt Dis­ney Re­sort pa­ra el mer­ca­do his­pano tie­ne sonrisa am­plia, y sus ojos se achi­nan por las car­ca­ja­das que le que pro­vo­can los co­men­ta­rios de quie­nes des­cu­bren que es puer­to­rri­que­ña.

“Cuan­do leen mi nom­bre y ven que de­ba­jo di­ce ‘San Juan, Puer­to Ri­co’ a ve­ces me di­cen: ‘¡We­pa bo­ri­cua!’”, na­rró con ese par­ti­cu­lar acen­to bo­ri­cua, Sa­rah Do­me­nech, quien se aso­ma en la pren­sa, la te­le­vi­sión, ra­dio y re­des so­cia­les cuan­do los me­dios his­pa­nos se acer­can a la ca­pi­tal del en­tre­te­ni­mien­to, en el co­ra­zón de Flo­ri­da Cen­tral pa­ra al­gu­na co­ber­tu­ra no­ti­cio­sa es­pe­cial.

En Puer­to Ri­co, Do­me­nech fue pe­rio­dis­ta es­pe­cia­li­za­da en el mun­do del en­tre­te­ni­mien­to en la des­apa­re­ci­da re­vis­ta Vea y lue­go en GFR Me­dia, don­de co­la­bo­ró un tiem­po. Gra­cias a su tra­ba­jo co­mo pe­rio­dis­ta en Or­lan­do, se dio a co­no­cer en­tre la di­vi­sión de re­la­cio­nes pú­bli­cas de Walt Dis­ney Re­sort. De esa re­la­ción, sur­gió la opor­tu­ni­dad la­bo­ral que no des­apro­ve­chó, y que le lle­vó a ocu­par la po­si­ción de ge­ren­te de re­la­cio­nes pú­bli­cas de esa em­pre­sa pa­ra el mer­ca­do his­pano.

Pe­ro su in­te­rés por es­ta com­pa­ñía vie­ne de mu­cho an­tes. Su pa­dre, que siem­pre fue fa­ná­ti­co de es­ta em­pre­sa, le con­ta­gió con to­do lo que tu­vie­ra la mar­ca del fa­mo­so ra­tón. “Sin em­bar­go, aun­que era fa­ná­ti­ca de Dis­ney y has­ta mi cuar­to es­ta­ba de­co­ra­do con co­sas de Blan­ca Nie­ves, fui una ‘la­te bloo­mer’ pues mi pri­me­ra vi­si­ta a los par­ques fue cuan­do te­nía 19 años”, con­tó Do­me­nech, quien es egre­sa­da de la Es­cue­la de Co­mu­ni­ca­ción de la Uni­ver­si­dad de Puer­to Ri­co.

“Ya era uni­ver­si­ta­ria, pe­ro cuan­do en­tré al par­que esa pri­me­ra vez y vi el cas­ti­llo, llo­ré de la emo­ción. To­da­vía llo­ro cuan­do veo a Mic­key Mou­se”, di­jo Do­me­nech, al con­tar que tra­ba­jar en es­ta em­pre­sa es un sue­ño he­cho reali­dad.

Pe­ro que na­die se equi­vo­que: tra­ba­jar en “el lu­gar más fe­liz del mun­do”, exi­ge mu­cha dis­ci­pli­na y es­fuer­zo, con­fe­só. “Sien­to mu­cho or­gu­llo de ser puer­to­rri­que­ña y tra­ba­jar aquí. Pe­ro no es­toy aquí por suer­te. Ha re­que­ri­do mu­cho tra­ba­jo y es­fuer­zo. Te­nía dos sue­ños, es­cri­bir de te­mas de ar­tis­tas y tra­ba­jar en Dis­ney. Cuan­do vi­ne a Or­lan­do en el 2003, lle­gué so­la, de­jan­do a mi fa­mi­lia en la is­la y fue por lo­grar es­te sue­ño”, con­tó.

Una vez den­tro de la em­pre­sa, tu­vo que esforzarse más pa­ra pu­lir su ma­ne­jo del in­glés. “Sé que ten­go acen­to y a ve­ces me equi­vo­co con los ver­bos y me­to la pa­ta a pe­sar de que ya lle­vo 15 años aquí”, cuen­ta co­mo quien na­rra un chis­te.

Los acen­tos son bo­ni­tos, ¿no crees?, se le pre­gun­tó. “¡Sí, son her­mo­sos! Son es­pec­ta­cu­la­res y en es­ta em­pre­sa la gen­te los apre­cia, pues Dis­ney es una em­pre­sa que va­lo­ra la di­ver­si­dad. En nues­tro equi­po, hay per­so­nas de Cu­ba, Venezuela, Bra­sil. Ade­más, en­tre los que ha­blan in­glés, tam­bién hay mu­chos acen­tos”, res­pon­dió.

Mien­tras con­ver­sa, Do­me­nech se pa­sea por los per­fec­ta­men­te man­te­ni­dos jar­di­nes del Reino Má­gi­co, el par­que es­tre­lla del com­ple­jo de en­tre­te­ni­mien­tos en Flo­ri­da Cen­tral. Ca­mi­na co­mo si es­tu­vie­ra por el pa­tio de su ca­sa, con pleno do­mi­nio del te­rreno por don­de se des­pla­za­ba.

Cuen­ta que uno de sus ma­yo­res re­tos ocu­rre du­ran­te even­tos es­pe­cia­les, co­mo cuan­do se inau­gu­ran atrac­cio­nes, pues ello re­quie­re que ten­ga que tra­ba­jar con pe­rio­dis­tas his­pa­nos de dis­tin­tos lu­ga­res. Al­gu­nos re­quie­ren más for­ma­li­dad, otras son más fle­xi­bles. Pa­ra al­gu­nos, de­be te­ner cui­da­do con las pa­la­bras que uti­li­za ya que la ri­que­za del idio­ma es­pa­ñol es tal que la frase que sue­na a poe­ma en un país, po­dría ser un in­sul­to en otro.

Pe­ro Do­me­nech se mue­ve co­mo pez en el agua y, de ca­ra al fu­tu­ro, no se ve en otro si­tio que no sea aquí, cons­tru­yen­do par­te de esa ma­gia que to­dos ne­ce­si­ta­mos pa­ra en­dul­zar la du­ra jor­na­da de vi­vir.

“Sien­to mu­cho or­gu­llo de ser puer­to­rri­que­ña y tra­ba­jar aquí. Pe­ro no es­toy aquí por suer­te. Ha re­que­ri­do mu­cho tra­ba­jo y es­fuer­zo” SA­RAH DO­ME­NECH GE­REN­TE DE RE­LA­CIO­NES PÚ­BLI­CAS DE WALT DIS­NEY RE­SORT

Car­la d. mar­tí­nez/ es­pe­cial el nue­vo día

Sa­rah Do­me­nech, na­tu­ral de San Juan, fue pe­rio­dis­ta de en­tre­te­ni­mien­to. Do­me­nech es egre­sa­da de la Es­cue­la de Co­mu­ni­ca­ción de la UPR.

Car­la d. mar­tí­nez/ es­pe­cial el nue­vo día

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.