Lla­ma­do a la in­clu­sión co­mu­ni­ta­ria

Cri­ti­can se anun­cie un pro­gra­ma de va­les sin aus­cul­tar la ver­da­de­ra ne­ce­si­dad

El Nuevo Día - - PUERTO RICO HOY - LAU­RA M. QUINTERO lau­ra.quintero@gfrme­dia.com Twit­ter: @lau­quin­te­rodz

La vi­gi­lan­cia de las co­mu­ni­da­des es qui­zá el fac­tor más im­por­tan­te pa­ra ga­ran­ti­zar que los $73,000 mi­llo­nes, que se pro­yec­ta re­ci­ba Puer­to Ri­co pa­ra la re­cu­pe­ra­ción del desas­tre por el hu­ra­cán Ma­ría, sean des­ti­na­dos a las per­so­nas más per­ju­di­ca­das.

Así lo co­men­ta­ron los ac­ti­vis­tas por los de­re­chos de los dam­ni­fi­ca­dos en Te­xas, quie­nes vi­si­ta­ron Puer­to Ri­co, in­vi­ta­dos por Es­pa­cios Abier­tos, pa­ra com­par­tir su ex­pe­rien­cia or­ga­ni­zan­do a las co­mu­ni­da­des en el pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción de los hu­ra­ca­nes Ka­tri­na, Ike, Dolly y Harvey, que azo­ta­ron el es­ta­do su­re­ño en­tre 2005 a 2017.

“Si las per­so­nas no es­tán in­vo­lu­cra­das en el pro­ce­so, en­ton­ces el go­bierno y, prin­ci­pal­men­te, los con­sul­to­res que no son de aquí, de­ci­di­rán adón­de va el di­ne­ro”, pun­tua­li­zó el co­di­rec­tor de Te­xas Housers, John Henneberger.

Pa­ra evi­tar que el di­ne­ro se mal­gas­te en pro­yec­tos que po­co be­ne­fi­cian a la po­bla­ción más po­bre y per­ju­di­ca­da, “es vi­tal que los ciu­da­da­nos se in­vo­lu­cren pa­ra ga­ran­ti­zar que el go­bierno res­pon­da a sus in­tere­ses y que el pro­ce­so sea jus­to y real­men­te lo­gre la ayu­da pa­ra las per­so­nas”, agre­gó.

El ejem­plo de ac­ción co­mu­ni- ta­ria ocu­rrió en las co­lo­nias del Va­lle de Río Gran­de, don­de los re­si­den­tes par­ti­ci­pa­ron de las vis­tas pú­bli­cas, reunio­nes mu­ni­ci­pa­les y reunio­nes con con­gre­sis­tas, y su per­sis­ten­cia les ga­ran­ti­zó una in­ver­sión de $800 mi­llo­nes en el área.

La coor­di­na­do­ra de los es­fuer­zos de or­ga­ni­za­ción co­mu­ni­ta­ria de La Unión del Pue­blo En­te­ro (LUPE), Mar­ta Sán­chez, co­mu­ni­có que una de las prin­ci­pa­les lec­cio­nes es que las or­ga­ni­za­cio­nes se tie­nen que aliar pa­ra te­ner po­der po­lí­ti­co, ade­más de in­cluir a la gen­te lo­cal a mo­do de ga­nar la con­fian­za del sec­tor.

MAL EJEM­PLO

A to­do lo an­te­rior, Henneberger agre­gó que el anun­cio que hi­zo el go­ber­na­dor Ri­car­do Ros­se­lló, el jue­ves, de otor­gar va­les de has­ta $50,000 pa­ra que las per­so­nas com­pren una ca­sa nue­va o paguen la que tie­nen, es un ejem­plo cla­rí­si­mo de la es­ca­sa vo­lun­tad pa­ra es­cu­char a la gen­te.

“Hay per­so­nas que su­fren en es­te mo­men­to cu­yas ne­ce­si­da­des de­ben ser aten­di­das, que vi­ven en una cri­sis in­me­dia­ta, an­tes de que em­pe­ce­mos a dar a las per­so­nas $50,000 pa­ra el pron­to pa­ra com­prar ca­sas nue­vas, o per­do­ne Dios, que per­mi­ta­mos que la gen­te com­pre una se­gun­da ca­sa con el di­ne­ro”, sen­ten­ció.

El co­di­rec­tor de Te­xas Housers opi­nó que la ur­gen­cia de la fis­ca­li­za­ción y par­ti­ci­pa­ción co­mu­ni­ta­ria es­tri­ba en que “(el go­bierno) se es­cu­cha a sí mis­mo; es una sa­la in­so­no­ri­za­da de ex­per­tos, bu­ró­cra­tas y con­sul­to- res”, lo que cons­ti­tu­ye una fór­mu­la de in­ver­sio­nes in­efi­cien­tes. En­ton­ces, cues­tio­nó si el go­bierno en Puer­to Ri­co acep­ta­rá el re­cla­mo por ma­yor democracia, o si rehu­sa­rá a ello pa­ra eje­cu­tar el pro­gra­ma de fon­dos de Desa­rro­llo Co­mu­ni­ta­rio pa­ra la Re­cu­pe­ra­ción del Desas­tre (CDBG-DR) co­mo una ope­ra­ción de clien­te­lis­mo po­lí­ti­co.

“Es vi­tal que los ciu­da­da­nos se in­vo­lu­cren pa­ra ga­ran­ti­zar que el go­bierno res­pon­da a sus in­tere­ses” JOHN HENNEBERGER TE­XAS HOUSERS

“Hay que ocu­par gen­te lo­cal que ya tra­ba­ja en las co­mu­ni­da­des” MAR­TA SÁN­CHEZ LUPE

Va­nes­sa.se­rra@gfrme­dia.com

De iz­quier­da a de­re­cha, los ac­ti­vis­tas te­ja­nos Josué Ra­mí­rez, Mar­ta Sán­chez y John Henneberger.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.