Le­dez­ma va­ti­ci­na la sa­li­da de Ma­du­ro

Opo­si­tor po­lí­ti­co ase­gu­ra la con­cien­cia­ción del pue­blo ve­ne­zo­lano so­bre la cri­sis lle­gó a su pun­to cli­má­ti­co

El Nuevo Día - - PUERTO RICO HOY - GLORIA RUIZ KUILAN gruiz@el­nue­vo­dia.com Twit­ter: @gruiz­kui­lan

Ago­ta­da la vía ci­vil y de diá­lo­go pa­ra que Nicolás Ma­du­ro aban­do­ne la pre­si­den­cia de Venezuela, no que­da otra sa­li­da que la ayu­da hu­ma­ni­ta­ria que -a jui­cio del exa­cal­de de Caracas, An­to­nio Le­dez­ma-, in­clu­ye el uso de fuer­zas mi­li­ta­res pa­ra “res­ca­tar” a ese país la­ti­noa­me­ri­cano.

El lí­der opo­si­tor anun­ció la se­ma­na pa­sa­da -jun­to al go­ber­na­dor

Ri­car­do Ros­se­lló Nevares- que Puer­to Ri­co ser­vi­rá co­mo pun­to de en­cuen­tro pa­ra ofre­cer apo­yo “lo­gís­ti­co” y hu­ma­ni­ta­rio en el pro­ce­so de “tran­si­ción” una vez Ma­du­ro sal­ga del car­go.

Le­dez­ma re­co­no­ció -en en­tre­vis­ta con El Nue­vo Día- que la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal ha de­mo­ra­do en aten­der la cri­sis que vi­ve el pue­blo ve­ne­zo­lano.

Sin em­bar­go, sos­tu­vo que ya to­dos los ojos, in­clu­yen­do la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das y la Or­ga­ni­za­ción de los Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) se han ex­pre­sa­do y ven con ur­gen­cia la si­tua­ción de Venezuela.

Se­gún Le­dez­ma, Venezuela re­pre­sen­ta una “ame­na­za” pa­ra otros paí­ses al con­ver­tir­se en un “nar­co­go­bierno” que no ve­la por la sa­lud, la se­gu­ri­dad y el bie­nes­tar de sus cons­ti­tu­yen­tes.

In­di­có que no pue­de pre­ci­sar cuán­do se pro­du­ci­rá la pre­sun­ta caí­da de Ma­du­ro, pe­ro se mos­tró con­fia­do en que es­tá cer­ca lo que, has­ta ha­ce so­lo unos años, pa­re­cía “una qui­me­ra”.

“Se ha lle­ga­do a con­cien­ti­zar a la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. Venezuela tie­ne hoy el res­pal­do que no lle­gó a te­ner Cu­ba”, di­jo el abo­ga­do que fue arres­ta­do en el 2015, acu­sa­do de cons­pi­ra­ción pa­ra de­rro­car el go­bierno de Ma­du­ro.

Pa­ra ese en­ton­ces, Le­dez­ma era al­cal­de me­tro­po­li­tano de la ca­pi­tal ve­ne­zo­la­na y fue de­te­ni­do en su pro­pio des­pa­cho en la al­cal­día.

Es­tu­vo ca­si mil días en pri­sión de don­de sa­lió pa­ra en­fren­tar arresto do­mi­ci­lia­rio. En no­viem­bre de 2017, Le­dez­ma es­ca­pó, lle­gó a sue­lo co­lom­biano, y lue­go re­ci­bió asi­lo en Ma­drid, Es­pa­ña, don­de re­si­de con su fa­mi­lia.

Des­de el exi­lio, al igual que la opo­si­ción, Le­dez­ma se ha man­te­ni­do le­van­tan­do su voz con­tra el go­bierno de Ma­du­ro.

“La co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal se man­te­nía mi­ran­do -des­de la ba­rre­ra- los acon­te­ci­mien­tos con el pre­tex­to de que no po­dían sos­la­yar la so­be­ra­nía de un país. Aho­ra, se en­tien­de que la so­be­ra­nía no pue­de es­tar por en­ci­ma del prin­ci­pio de de­re­chos hu­ma­ni­ta­rios”, apun­tó el po­lí­ti­co.

“Se su­po­ne que pa­ra po­der lle­var ade­lan­te un pro­ce­so de pro­tec­ción de un país, de un pue­blo so­me­ti­do, pa­ra lle­var­le ali­men­tos, me­di­ci­nas a un pue­blo don­de hay tan­ta anar­quía, don­de hay im­pu­ni­dad... tie­ne que ha­ber un acom­pa­ña­mien­to de fuer­zas pre­pa­ra­das, de fuer­zas es­pe­cia­li­za­das pa­ra ga­ran­ti­zar que, ese es­que­ma in­clui­do en un pro­ce­so co­mo el que lla­ma­mos in­je­ren­cia hu­ma­ni­ta­ria, se pue­da eje­cu­tar”, agre­gó.

En ese res­ca­te al pue­blo ve­ne­zo­lano, di­jo Le­dez­ma, el go­bierno del pre­si­den­te Do­nald

Trump “tie­ne un pa­pel muy im­por­tan­te”. Pe­ro des­ta­có que la “in­ter­ven­ción hu­ma­ni­ta­ria no pue­de es­tar a car­go de un so­lo país. Aquí tie­ne que ha­ber un con­cier­to de las na­cio­nes”.

En el pa­sa­do, Trump ha di­cho que “Venezuela es un desas­tre y hay que lim­piar­lo”. Mien­tras, la ONU y la OEA han de­nun­cia­do la cri­sis po­lí­ti­ca que vi­ve Venezuela.

Con en­fa­do y evi­den­te do­lor, Le­dez­ma di­jo que su pue­blo su­fre y pa­sa pe­nu­rias.

Ase­gu­ró que en Venezuela hay gen­te mu­rien­do por ham­bre y en­fer­me­dad. De acuer­do con Le­dez­ma, hay 55,000 en­fer­mos de cán­cer sin re­ci­bir qui­mio­te­ra­pia, 18,000 pa­cien­tes re­na­les sin re­ci­bir diá­li­sis, 5,000 he­mo­fí­li­cos sin an­ti­coa­gu­lan­tes, 300,000 ni­ños en ries­go de mo­rir por des­nu­tri­ción y 92% de la po­bla­ción vi­ve en con­di­cio­nes de po­bre­za con cons­tan­tes apa­go­nes y un ser­vi­cio de agua po­ta­ble in­ter­mi­ten­te. El éxo­do re­por­ta­do ha lle­ga­do a ni­ve­les his­tó­ri­cos, con­tó Le­dez­ma.

En abril pa­sa­do, la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal pa­ra las Mi­gra­cio­nes de las Na­cio­nes Uni­das es­ti­mó en 2.5 mi­llo­nes el nú­me­ro de ve­ne­zo­la­nos que aban­do­nó el país, en­tre 2015 y 2017, de­bi­do a la pro­fun­da cri­sis eco­nó­mi­ca, so­cial y po­lí­ti­ca que vi­ve el país.

Le­dez­ma afir­mó que el cua­dro im­pe­ran­te es pa­ra­dó­ji­co sien­do Venezuela un país ri­co en mi­ne­ra­les y pe­tró­leo. Pe­ro ase­gu­ró que esa ri­que­za, ba­jo el go­bierno de Ma­du­ro, le per­te­ne­ce a un gru­po, que en­vía su di­ne­ro fue­ra del país. “Ese di­ne­ro lo te­ne­mos que res­ca­tar pa­ra que re­gre­se a Venezuela y sea par­te del pre­su­pues­to con el que fi­nan­cia­mos la re­cons­truc­ción de nues­tro país”, sos­tu­vo.

Con­de­nó el anun­cio de Ma­du­ro de ha­cer del pe­tro la mo­ne­da ofi­cial. “Eso con­fir­ma que, ade­más de un es­ta­do nar­co­tra­fi­can­te y te­rro­ris­ta, es un es­ta­do fo­ra­ji­do por­que es­tán pre­ten­dien­do con­vi­vir en la co­mu­ni­dad fi­nan­cie­ra in­ter­na­cio­nal con una mo­ne­da ab­so­lu­ta­men­te ile­gal”, di­jo.

“El que se lla­me iz­quier­dis­ta y se ha­ga ex­hi­bir co­mo iz­quier­dis­ta, y se arro­pe con las ban­de­ras del cha­vis­mo, lo que es­tá es en­su­cian­do su pro­yec­to”, sen­ten­ció.

“En Venezuela, es co­mo si tu­vié­ra­mos juntos -al mis­mo tiem­po- al Cha­po Guz­mán y a Pa­blo Escobar Ga­vi­ria” AN­TO­NIO LE­DEZ­MA EXAL­CAL­DE ME­TRO­PO­LI­TANO DE CARACAS

Luis.al­ca­la­de­lol­mo@gfrme­dia.com

Le­dez­ma re­si­de en la ac­tua­li­dad en Ma­drid, Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.