La re­for­ma edu­ca­ti­va y la com­pe­ti­ti­vi­dad de Puer­to Ri­co

El Nuevo Día - - NEGOCIOS - Gus­ta­vo Vé­lez Economista

La cons­truc­ción de un sis­te­ma edu­ca­ti­vo pú­bli­co de avan­za­da fue sin lu­gar a du­das, uno de los com­po­nen­tes más im­por­tan­tes del an­da­mia­je so­cial y eco­nó­mi­co que le per­mi­tió a la is­la in­gre­sar a la mo­der­ni­dad in­dus­trial en­tre las dé­ca­das del 1940 y 1960.

Jun­to a la fun­da­ción de la Uni­ver­si­dad de Puer­to Ri­co en el 1903, el De­par­ta­men­to de Ins­truc­ción Pú­bli­ca, (ac­tual De­par­ta­men­to de Edu­ca­ción) sir­vió co­mo la fá­bri­ca del ca­pi­tal hu­mano que re­que­ría el pro­yec­to de in­dus­tria­li­za­ción co­no­ci­do co­mo “Ope­ra­ción Ma­nos a la Obra”. La edu­ca­ción de to­da la po­bla­ción, fue un ele­men­to prio­ri­ta­rio del pro­yec­to de país ges­ta­do por la ge­ne­ra­ción vi­sio­na­ria de aque­llos tiem­pos.

De la mano de la edu­ca­ción pú­bli­ca, se creó la cla­se me­dia, y el pro­yec­to edu­ca­ti­vo eco­nó­mi­co pro­ve­yó cier­tas ga­ran­tías de mo­vi­li­dad so­cial pa­ra to­dos por igual. El pro­yec­to edu­ca­ti­vo pú­bli­co, pa­re­ció fun­cio­nar bien co­mo has­ta me­dia­dos de la dé­ca­da del 1970, cuan­do la po­li­ti­za­ción y la bu­ro­cra­cia, con­vir­tie­ron al De­par­ta­men­to de Edu­ca­ción (DE) en una im­por­tan­te trin­che­ra de los par­ti­dos po­lí­ti­cos que se han al­ter­na­do el po­der. El cre­ci­mien­to de la edu­ca­ción pri­va­da co­mo op­ción pa­ra am­plios sec­to­res del país, fue la sen­ten­cia de muer­te de la edu­ca­ción pú­bli­ca.

Des­de en­ton­ces, el país co­no­ce bien to­das las his­to­rias tris­tes y des­gra­cia­das aso­cia­das al DE. El pue­blo mi­ra con frus­tra­ción, que a pe­sar de que esa agen­cia con­su­me so­bre $2,500 mi­llo­nes del pre­su­pues­to gu­ber­na­men­tal, le ha es­ta­do fa­llan­do a nues­tros ni­ños. Hoy, el 25% de los es­tu­dian­tes de­ser­ta an­tes de gra­duar­se.

Cons­cien­te del ob­vio fra­ca­so del DE y de la au­sen­cia de un ver­da­de­ro pro­yec­to edu­ca­ti­vo, ca­si to­dos los go­ber­na­do­res re­cien­tes, han in­ten­ta­do sin éxi­to, re­for­mar el sis­te­ma. Sin em­bar­go, to­dos han cho­ca­do con las ba­rre­ras de la bu­ro­cra­cia de una agen­cia que em­plea a más de 50,000 per­so­nas, de las cua­les 28,000 son maestros, y 22,000 son per­so­nal ad­mi­nis­tra­ti­vo.

Los sin­di­ca­tos, las pro­pias or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas, y los po­de­ro­sos in­tere­ses eco­nó­mi­cos (su­pli­do­res), se las han arre­gla­do pa­ra evi­tar que los in­ten­tos de re­for­mas sean exi­to­sos. Al cons­pi­rar pa­ra que el DE no tras­cien­da a un nue­vo mo­de­lo edu­ca­ti­vo de ca­li­dad mun­dial, los gru­pos an­te­rior­men­te men­cio­na­dos, es­tán sa­bo­tean­do el fu­tu­ro de 307,000 ni­ñas y ni­ños, y con ellos, las po­si­bi­li­da­des eco­nó­mi­cas de Puer­to Ri­co.

LA EDU­CA­CIÓN Y EL DESA­RRO­LLO ECO­NÓ­MI­CO

Hay su­fi­cien­te evi­den­cia en la li­te­ra­tu­ra so­bre desa­rro­llo eco­nó­mi­co en torno al rol me­du­lar de la edu­ca­ción en la com­pe­ti­ti­vi­dad de los paí­ses. Bas­ta mi­rar los mo­de­los edu­ca­ti­vos de las eco­no­mías más com­pe­ti­ti­vas, co­mo Sin­ga­pur, Sui­za, Ale­ma­nia, Chi­na, Ja­pón, Fin­lan­dia, y Co­rea del Sur, pa­ra va­li­dar la es­tre­cha co­rre­la­ción en­tre la ca­li­dad edu­ca­ti­va y la com­pe­ti­ti­vi­dad.

La ac­tual co­yun­tu­ra que en­fren­ta Puer­to Ri­co, mar­ca­da por la quie­bra y una lar­ga de­pre­sión eco­nó­mi­ca, ha for­za­do pro­fun­das re­for­mas es­truc­tu­ra­les, en­tre las que afor­tu­na­da­men­te se ha in­clui­do la edu­ca­ción. Por la gran can­ti­dad de re­cur­sos fis­ca­les que con­su­me el DE, cer­ca del 25% de los in­gre­sos del fis­co, y por la re­le­van­cia pa­ra cual­quier pro­yec­to eco­nó­mi­co, el go­bierno, el Con­gre­so y la Jun­ta Fis­cal, pa­re­cen es­tar de acuer­do en que hay que trans­for­mar el DE.

La ta­rea de trans­for­mar es­ta agen­cia, ha caí­do en las ma­nos de la ac­tual se- cre­ta­ria de Edu­ca­ción, Ju­lia Ke­leher, quien pa­re­ce te­ner la vo­lun­tad de im­ple­men­tar las re­for­mas que re­quie­re el DE sin con­si­de­ra­cio­nes par­ti­dis­tas o de nin­gu­na otra ín­do­le. La re­for­ma pa­re­ce en­ca­mi­na­da no so­lo a cam­biar el mo­de­lo ad­mi­nis­tra­ti­vo-fi­nan­cie­ro de esa agen­cia, sino la vi­sión y el paradigma que ha guia­do al DE por dé­ca­das y que ya no fun­cio­na.

Mu­chas de las ac­cio­nes ya es­tán en- ca­mi­na­das, en­tre ellas, el au­men­to sa­la­rial a los maestros, la im­ple­men­ta­ción de mé­tri­cas y guías pa­ra op­ti­mi­zar los re­cur­sos fis­ca­les, la re­duc­ción de plan­te­les, la re­in­ge­nie­ría del DE, el for­ta­le­ci­mien­to de la tec­no­lo­gía co­mo he­rra­mien­ta edu­ca­ti­va y el én­fa­sis en las cien­cias y las ma­te­má­ti­cas den­tro del cu­rrícu­lo. La im­ple­men­ta­ción del con­cep­to de es­cue­las “char­ter” y las me­jo­res prác­ti­cas de otras ju­ris­dic­cio­nes, tam­bién for­man par­te de las es­tra­te­gias de cam­bio.

LA EDU­CA­CIÓN CO­MO UN PRO­YEC­TO DE PAÍS

Sin em­bar­go, el ma­yor re­to que tie­ne Ke­leher es lo­grar que el país en­tien­da que la re­for­ma edu­ca­ti­va es po­si­ble­men­te la más im­por­tan­te de to­das las re­for­mas que ac­tual­men­te se im­ple­men­tan. De qué va­le que se lo­gren to­das las re­for­mas, co­mo la de la ener­gía, o las re­for­mas con­tri­bu­ti­va y fis­cal, si la mi­tad del país no tie­ne ac­ce­so a edu­ca­ción de ca­li­dad, con las co­no­ci­das con­se­cuen­cias so­cia­les de ese fra­ca­so.

La ob­so­les­cen­cia del pro­yec­to edu­ca­ti­vo es­tá pa­san­do una al­ta fac­tu­ra al res­to de la so­cie­dad, en la me­di­da en que es­tá crean­do un país frac­tu­ra­do por la mi­tad; los que tie­nen ac­ce­so a bue­na edu­ca­ción y los que no tie­nen ac­ce­so. El re­sul­ta­do ne­to es que de­rro­ta­mos cual­quier po­si­bi­li­dad de unir­nos al res­to de las eco­no­mías com­pe­ti­ti­vas del mun­do.

Si as­pi­ra­mos a te­ner una eco­no­mía com­pe­ti­ti­va y una so­cie­dad jus­ta, de­be­mos abra­zar la re­for­ma edu­ca­ti­va no co­mo un pro­yec­to po­lí­ti­co ni del go­bierno de turno, sino co­mo la pla­ta­for­ma des­de la cual ca­da uno de no­so­tros, pue­da apor­tar a la trans­for­ma­ción de Puer­to Ri­co.

“Edu­cad a los ni­ños y no se­rá ne­ce­sa­rio cas­ti­gar a los hombres” - Pi­tá­go­ras

El cre­ci­mien­to de la edu­ca­ción pri­va­da co­mo op­ción pa­ra am­plios sec­to­res del país, fue la sen­ten­cia de muer­te de la edu­ca­ción pú­bli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.