Ac­ce­so a vi­vien­da pa­ra el tra­ba­ja­dor de cla­se me­dia

La dis­tri­bu­ción de $150 mi­llo­nes de fon­dos fe­de­ra­les en va­les pa­ra la ad­qui­si­ción de vi­vien­da pue­de re­pre­sen­tar un im­por­tan­te im­pul­so pa­ra la eco­no­mía, mien­tras ofre­ce a tra­ba­ja­do­res de cla­se me­dia la opor­tu­ni­dad de ad­qui­rir una re­si­den­cia pro­pia y afianz

El Nuevo Día - - OPINIÓN -

De con­tar con el aval de las au­to­ri­da­des de vi­vien­da fe­de­ral, es­ta ini­cia­ti­va en­tre­ga­ría has­ta $50,000 a nú­cleos fa­mi­lia­res e in­di­vi­duos que, a pe­sar de que tra­ba­jan, no tie­nen in­gre­sos su­fi­cien­tes pa­ra asu­mir, por ejem­plo, el pron­to o los gas­tos de cie­rre que acom­pa­ñan la com­pra de una pro­pie­dad.

Se tra­ta de un seg­men­to po­bla­cio­nal cu­ya res­pon­sa­bi­li­dad con­tri­bu­ti­va no se tra­du­ce en la ca­li­dad de vi­da que aspira pa­ra su fa­mi­lia y, por en­de, se in­cli­na a migrar a los Es­ta­dos Uni­dos. El go­bierno pro­po­ne prio­ri­zar en los po­li­cías, maestros y pro­fe­sio­na­les de la en­fer­me­ría, en­tre otros ser­vi­do­res que atien­den si­tua­cio­nes de emer­gen­cias. To­da per­so­na con in­gre­so anual de has­ta $42,200 pue­de op­tar por los fon­dos.

El pro­yec­to po­dría ayu­dar a re­sol­ver el des­ba­lan­ce que exis­te en Puer­to Ri­co en­tre la al­ta ne­ce­si­dad de vi­vien­da y el ele­va­do nú­me­ro de re­si­den­cias de­socu­pa­das. Tie­ne po­ten­cial de ha­cer jus­ti­cia so­cio­eco­nó­mi­ca y fo­men­ta la cul­tu­ra del tra­ba­jo, en lu­gar de in­cen­ti­var la be­ne­fi­cen­cia pú­bli­ca. Ba­sa­dos en da­tos del Cen­so, se es­ti­ma que cer­ca del 72% de los ha­bi­tan­tes de la is­la cua­li­fi­ca.

El De­par­ta­men­to de Vi­vien­da y Desa­rro­llo Ur­bano de Es­ta­dos Uni­dos de­be eva­luar la pe­ti­ción del go­bierno de Puer­to Ri­co, a la luz del cum­pli­mien­to del mar­co le­gal fe­de­ral y de la ne­ce­si­dad de la is­la de in­cur­sio­nar en mo­de­los sos­te­ni­bles de in­ver­sión en vi­vien­da.

Pa­ra ma­xi­mi­zar su im­pac­to, es­ta ini­cia­ti­va re­quie­re en­mar­car­se en un plan com­pren­si­vo de desa­rro­llo que dis­tri­bu­ya con equi­dad las opor­tu­ni­da­des de mo­vi­li­dad a tra­vés de to­da la is­la.

Apro­ve­char par­te de los fon­dos pa­ra re­po­blar los cen­tros ur­ba­nos atien­de una pro­pues­ta reite­ra­da por am­plios sec­to­res. Con­lle­va re­vi­ta­li­zar la ac­ti­vi­dad co­mer­cial, pro­fe­sio­nal y de ser­vi­cios pa­ra aña­dir va­lor a los be­ne­fi­cia­dos. Bien pla­ni­fi­ca­do, pue­de in­clu­so re­du­cir la ne­ce­si­dad de mu­chos tra­ba­ja­do­res de via­jar lar­gas dis­tan­cias. Ello re­dun­da en me­jor ca­li­dad de vi­da y am­bien­te.

Hay que acla­rar, sin em­bar­go, el de­ta­lle de los cri­te­rios de ele­gi­bi­li­dad pa­ra los in­cen­ti­vos, de­ri­va­dos del se­gun­do pa­que­te de fon­dos asig­na­dos al De­par­ta­men­to de Vi­vien­da me­dian­te el pro­gra­ma de Sub­ven­ción en Blo­que pa­ra el Desa­rro­llo Co­mu­ni­ta­rio - Re­cu­pe­ra­ción an­te De­sas­tres (CDBG-DR). Es im­por­tan­te que las uni­da­des dis­po­ni­bles en los cen­tros ur­ba­nos que ubi­quen en es­truc­tu­ras an­ti­guas cum­plan con los có­di­gos de cons­truc­ción vi­gen­tes.

El go­bierno in­for­mó que exi­gi­rá que los be­ne­fi­cia­rios per­ma­nez­can co­mo due­ños de la pro­pie­dad por diez años. Es­ta res­tric­ción am­plía las po­si­bi­li­da­des de que el in­cen­ti­vo rin­da fru­tos.

Es im­por­tan­te que los cri­te­rios pa­ra la asig­na­ción de los va­les se sos­ten­gan con da­tos y aná­li­sis cla­ros. La ri­gu­ro­si­dad y la trans­pa­ren­cia so­bre el uso de los di­ne­ros fe­de­ra­les son in­dis­pen­sa­bles. El go­bierno fe­de­ral ha im­pues­to me­ca­nis­mos que pro­cu­ren ve­lar por el uso responsable. En el mar­gen de dis­cre­ción que le que­da, el go­bierno lo­cal de­be ce­rrar­le el pa­so a la ar­bi­tra­rie­dad.

La par­ti­ci­pa­ción y fis­ca­li­za­ción ciu­da­da­nas son esen­cia­les. La pro­pues­ta del go­bierno es­tá so­me­ti­da a con­sul­ta pú­bli­ca has­ta el 21 de oc­tu­bre. La ac­ti­va­ción de los ciu­da­da­nos tie­ne el po­ten­cial de for­ta­le­cer el plan. En ese es­fuer­zo, el Ter­cer Sec­tor abo­na una pla­ta­for­ma pa­ra orien­tar y am­pli­fi­car las vo­ces de quie­nes tie­nen me­nos ac­ce­sos.

Los sec­to­res de la ban­ca, la cons­truc­ción y los bie­nes raí­ces han aco­gi­do la me­di­da an­ti­ci­pan­do un nue­vo ai­re pa­ra in­dus­trias fuer­te­men­te gol­pea­das por la cri­sis eco­nó­mi­ca y fis­cal de la pa­sa­da dé­ca­da, y los hu­ra­ca­nes. Tam­bién de­be ase­gu­rar­se el bie­nes­tar y em­pu­je de quie­nes por más que se es­fuer­cen no han al­can­za­do a sa­lir del ci­clo de la po­bre­za.

En­tra­da ya la se­gun­da fa­se pa­ra re­ci­bir las par­ti­das fe­de­ra­les asig­na­das, con­fia­mos en que el pro­ce­so con­du­ci­rá a que Puer­to Ri­co re­cu­pe­re po­bla­ción, vi­ta­li­dad y op­ti­mis­mo pa­ra le­van­tar­se so­bre ba­ses in­no­va­do­ras y res­pon­sa­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.