La vio­len­cia de los hombres

El Nuevo Día - - OPINIÓN - Jo­sé Ya­mil Mon­ta­ñez Tra­ba­ja­dor So­cial

El ca­so de un de­por­tis­ta ex­pul­sa­do de su equi­po, a raíz de una si­tua­ción de vio­len­cia con­tra su pa­re­ja, pro­pi­ció re­cien­te­men­te un de­ba­te ra­dial en el que aflo­ró la in­quie­tud de có­mo ayu­dar a los hombres que ejer­cen vio­len­cia.

La vio­len­cia de los hombres con­tra las mu­je­res es­tá vin­cu­la­da a la vio­len­cia de los hombres con­tra hombres y a la in­terio­ri­za­ción de la vio­len­cia; es de­cir, la vio­len­cia de un hom­bre con­tra sí mis­mo. Los hombres no na­cen vio­len­tos, más bien apren­den la con­duc­ta a tra­vés de pro­ce­sos de so­cia­li­za­ción.

Te­mas co­mo la com­pe­ti­ti­vi­dad y la agre­sión re­la­cio­na­dos al deporte sur­gie­ron en el es­pa­cio ra­dial. En nues­tro con­tex­to so­cial, la cons­truc­ción y ex­pre­sión de las emo­cio­nes mas­cu­li­nas es­tán me­di­das por la ideo­lo­gía ca­pi­ta­lis­ta pa­triar­cal. Hay una con­cep­ción de com­pe­ten­cia, con­flic­to y agre­si­vi­dad mas­cu­li­na co­mo un he­cho na­tu­ral. Si le de­ci­mos a nues­tros ni­ños, “los ne­nes no llo­ran” y no fo­men­ta­mos una ex­pre­sión de las emo­cio­nes más allá del co­ra­je, no po­de­mos pre­ten­der que de hombres pue­dan sen­tir, ex­pre­sar o ac­tuar fa­vo­ra­ble­men­te ha­cia el bie­nes­tar de su pa­re­ja y de sí mis­mos.

Es ne­ce­sa­rio que los hombres que ejer­cen vio­len­cia re­ci­ban ayu­da. No obs­tan­te, no se pue­de ver co­mo una en­fer­me­dad don­de se cu­ra al­go, de­bi­do a que el hom­bre apren­de a ser vio­len­to a tra­vés de los pro­ce­sos an­tes ci­ta­dos. Pa­ra que sur­ja un cam­bio es ne­ce­sa­rio que se re­edu­que y readies­tre. A esa ges­tión apor­ta el Co­lec­ti­vo Ideo­lo­gías y Vi­ven­cias de los Gé­ne­ros, or­ga­ni­za­ción co­mu­ni­ta­ria que ha tra­ba­ja­do con la vio­len­cia en la re­la­ción de pa­re­ja a tra­vés de la in­ves­ti­ga­ción e in­ter­ven­ción so­cial y me­dian­te la ex­plo­ra­ción de la cons­truc­ción so­cial de los gé­ne­ros por más de dos dé­ca­das.

La vio­len­cia pro­mo­vi­da por có­mo se cons­tru­yen los gé­ne­ros no so­lo afec­ta a las mu­je­res sino a los hombres he­te­ro­se­xua­les, gays, trans u otros. Ha­ce fal­ta ver el asun­to des­de una pers­pec­ti­va in­te­gral y des­de la in­ter­sec­cio­na­li­dad. Ur­ge vi­si­bi­li­zar las vul­ne­ra­bi­li­da­des que vi­ven los hombres, in­vo­lu­crar a las mas­cu­li­ni­da­des en las po­lí­ti­cas pú­bli­cas de gé­ne­ro y pro­mo­ver la pre­ven­ción a ni­vel pri­ma­rio con es­pa­cios don­de se edu­que y se pro­vea a los ni­ños y jó­ve­nes al­ter­na­ti­vas (amor, com­pa­sión, coo­pe­ra­ti­vis­mo) pa­ra vi­vir su mas­cu­li­ni­dad de ma­ne­ra no vio­len­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.