Ins­ta a pro­te­ger los hu­me­da­les

El Nuevo Día - - CARTAS DE LECTORES -

Even­tos at­mos­fé­ri­cos que re­cién he­mos ex­pe­ri­men­ta­do han de­ja­do mu­cha agua. Harvey de­jó so­bre 60 pul­ga­das de llu­via en Te­xas al­can­zan­do un ré­cord en Es­ta­dos Uni­dos. Flo­ren­ce es­ta­ble­ció otro ré­cord de pre­ci­pi­ta­ción en el es­ta­do de Ca­ro­li­na del Nor­te con más de 30 pul­ga­das. Al otro la­do del mun­do, el hu­ra­cán La­ne de­jo acu­mu­la­cio­nes de 52 pul­ga­das en las is­las de Ha­wái.

El hu­ra­cán Ma­ría ba­ñó a la is­la con más de 30 pul­ga­das que cau­sa­ron da­ños por en­ci­ma de lo que se an­ti­ci­pa­ba. Al pa­re­cer, es­ta es la “nue­va nor­ma”. Exis­ten de­ba­tes en el que se nie­ga que el com­por­ta­mien­to de los hu­ra­ca­nes es­tá re­la­cio­na­do al cam­bio cli­má­ti­co, pe­ro si han con­fir­ma­do que es­tos even­tos se es­tán com­por­tan­do de una ma­ne­ra úni­ca y preo­cu­pan­te. Esos fe­nó­me­nos se mue­ven más len­tos, más in­ten­sos y car­gan más ca­pa­ci­dad hi­dráu­li­ca que en años an­te­rio­res y se an­ti­ci­pa más a me­nu­do.

El cam­bio cli­má­ti­co es un fe­nó­meno glo­bal di­fí­cil de ex­pli­car, en­ten­der y pre­de­cir. Pe­ro te­ne­mos al­go cla­ro, es­tos fe­nó­me­nos es­tán lla­man­do mu­cho la aten­ción y con­ti­nua­rán afec­tán­do­nos.

Des­pués de tan­ta llu­via, se pre­gun­ta­rán ¿a dón­de va to­da esa agua? La ma­yo­ría se pier­de por es­co­rren­tía y eva­po­ra­ción. Lle­ga al mar, des­de ríos y que­bra­das desem­bo­can­do en nues­tras bahías car­gan­do nu­trien­tes y se­di­men­ta­ción. El 40% de la pre­ci­pi­ta­ción ter­mi­na de al­gu­na for­ma u otra en el mar. No obs­tan­te, al­re­de­dor del 10% ali­men­ta a nues­tros acuí­fe­ros, pe­ro el res­to se pier­de por efec­to de la eva­po­ra­ción. A ese pro­ce­so le lla­ma­mos el ba­lan­ce de agua.

Ca­da vez, cons­trui­mos en lu­ga­res don­de la ma­dre na­tu­ra­le­za re­cla­ma su es­ta­do na­tu­ral, hay fac­to­res que in­flu­yen en los as­pec­tos de recarga, eva­po­ra­ción, y es­co­rren­tía.

Afor­tu­na­da­men­te, gra­cias a agen­cias fe­de­ra­les, hoy hay le­yes y re­gu­la­cio­nes que pro­te­gen los hu­me­da­les en Es­ta­dos Uni­dos. An­tes no exis­tían esos es­ta­tu­tos. En las dé­ca­das del 40 y 50 hu­me­da­les de al­to va­lor eco­ló­gi­co fue­ron dre­na­dos pa­ra ex­pan­dir la agri­cul­tu­ra en la is­la. De igual ma­ne­ra, el desa­rro­llo ur­bano im­pul­só al go­bierno en Puer­to Ri­co a dre­nar y re­lle­nar te­rre­nos con el pro­pó­si­to de ex­pan­dir áreas y crear es­pa­cio pa­ra ha­bi­tar­los, en las dé­ca­das de los 60 y 70.

Los hu­me­da­les sir­ven co­mo amor­ti­gua­do­res pa­ra fil­trar agua y ve­lar por su ca­li­dad. Tam­bién sir­ven co­mo es­pon­jas que al­ma­ce­nan el pre­cia­do lí­qui­do. Se pue­den con­si­de­rar co­mo al­ter­na­ti­vas na­tu­ra­les de con­trol de inun­da­cio­nes. Ade­más, son há­bi­tat pa­ra mu­chas es­pe­cies, pro­te­gen es­tua­rios y arre­ci­fes de co­ral re­te­nien­do se­di­men­ta­ción y nu­trien­tes. Los hu­me­da­les jue­gan un pa­pel cru­cial en la eco­lo­gía de las cuen­cas hi­dro­grá­fi­cas.

La cons­truc­ción de hu­me­da­les no es la so­lu­ción a los pro­ble­mas de inun­da­ción. Sin em­bar­go, la in­te­gra­ción de los mis­mos a nues­tras cuen­cas es cru­cial pa­ra mi­ti­gar da­ños ya exis­ten­tes.

El USDA NRCS es una agen­cia fe­de­ral que ofre­ce asis­ten­cia téc­ni­ca gra­tui­ta en la pla­ni­fi­ca­ción de cons­truc­ción y res­tau­ra­ción de hu­me­da­les.

Ed­win Al­mo­dó­var Di­rec­tor USDA-NRCS en el Ca­ri­be

Los hu­me­da­les ayu­dan al con­trol de inun­da­cio­nes y es con­ve­nien­te pro­te­ger­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.