Com­ple­ji­dad tras la sen­ci­llez apa­ren­te

La OSPR jun­to a la pia­nis­ta Sa­ra Da­vis Buech­ner in­ter­pre­ta­ron con ex­ce­len­cia un com­ple­jo con­cier­to de Mo­zart

El Nuevo Día - - FLASH & CULTURA - Luis Hernández Mer­gal Es­pe­cial El Nue­vo Día

Sa­muel Bar­ber fue un com­po­si­tor es­ta­dou­ni­den­se del si­glo XX cu­ya mú­si­ca era con­ser­va­do­ra, to­nal y de fla­gran­te ro­man­ti­cis­mo. El Ada­gio

pa­ra cuer­das de 1938, sin lu­gar a du­das su más co­no­ci­da obra, abrió el con­cier­to del pa­sa­do sá­ba­do de la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de Puer­to Ri­co (OSPR), ba­jo su di­rec­tor ti­tu­lar Ma­xi­miano Val­dés, en la Sa­la Sin­fó­ni­ca del Cen­tro de Be­llas Ar­tes de San­tur­ce.

La ver­sión de Val­dés y la OSPR con­tó con una bue­na afi­na­ción en la cuer­da, si bien cier­ta dis­tan­cia emo­cio­nal en una pie­za que re­quie­re un li­ris­mo ex­tre­mo pa­ra ex­pre­sar la me­lan­co­lía su­bli­me de es­ta mi­nia­tu­ra. En nin­gún mo­men­to se anun

ció el cam­bio del pro­gra­ma­do En

sa­yo núm. 1 pa­ra or­ques­ta, op. 12, del mis­mo com­po­si­tor.

El pro­gra­ma pro­si­guió con el Con­cier­to núm. 24 en do me­nor pa­ra pia

no y or­ques­ta, K. 491, de Wolf­gang Ama­deus Mo­zart, con la OSPR di­ri­gi­da por Val­dés y la pia­nis­ta Sa­ra Da­vis Buech­ner. El se­gun­do de só­lo dos con­cier­tos en mo­do me­nor de los 27 que Mo­zart es­cri­bie­ra pa­ra piano y or­ques­ta, es­te es uno de los más pro­fun­dos y con­mo­ve­do­res. La im­pe­ca­ble in­ter­pre­ta­ción de Buech­ner se man­tu­vo sa­bia­men­te en un pun­to me­dio en­tre los dos ex­tre­mos de in­ter­pre­ta­ción pia­nís­ti­ca de Mo­zart: por un la­do, el es­ti­lo -qui­zá his­tó­ri­ca­men­te más au­tén­ti­co- que se in­cli­na ha­cia un to­que me­nos le­ga­to, con muy po­co uso del pe­dal, lo que re­sul­ta en un ti­po de so­no­ri­dad más se­ca, pe­ro con ca­da no­ta per­fec­ta­men­te cla­ra; por otro la­do, el to­que muy le­ga­to, con mu­cho pe­dal, más ca­rac­te­rís­ti­co del piano del si­glo XIX y sus he­re­de­ros. Buech­ner uti­li­zó un to­que le­ga­to, pe­ro muy cla­ro, sin pe- dal ex­ce­si­vo. Su per­fec­ta téc­ni­ca mo­zar­tia­na (to­do el que ha­ya in­ten­ta­do to­car Mo­zart co­no­ce las in­men­sas di­fi­cul­ta­des téc­ni­cas que Mo­zart es­con­de tras su apa­ren­te sen­ci­llez) le sir­vió pa­ra ex­pre­sar el li­ris­mo trá­gi­co y me­lan­có­li­co del Alle­gro ini­cial, la ele­gan­cia ga­lan­te del Larg­het­to y la lu­cha en­tre el con­sue­lo grá­cil y el ocul­to do­lor del Alle­gret­to fi­nal. Una es­tu­pen­da in­ter­pre­ta­ción apo­ya­da con so­li­dez por Val­dés y la OSPR. Buech­ner ofre­ció como en­co­re

una pe­cu­liar ver­sión de la dan­za Soy

fe­liz de Juan Mo­rel Cam­pos y un di­ver­ti­do rag­ti­me de Gersh­win.

La Sin­fo­nía núm. 1 en mi me­nor, op.

39 de Jean Si­be­lius re­pre­sen­ta qui­zás la cum­bre del na­cio­na­lis­mo mu­si­cal fin­lan­dés. Es­tre­na­da en un mo­men­to en que Fin­lan­dia lu­cha­ba con­tra la opre­sión del im­pe­rio ru­so, la obra es na­cio­na­lis­ta en el ver­da­de­ro sen­ti­do de la pa­la­bra, no como al­gu­nos “na­cio­na­lis­mos” más cer­ca­nos a no­so­tros, que a es­tas al­tu­ras no pa­san der ser un or­na­men­to de­co­ra­ti­vo pa­ra afir­mar una su­pues­ta “iden­ti­dad” ame­na­za­da, cuan­do no pa­ra sa­tis­fa­cer el gus­to frí­vo­lo de al­gu­nos por lo exó­ti­co tro­pi­cal. En el ca­so de Si­be­lius se tra­ta­ba de una lu­cha po­lí­ti­ca vi­va, cu­ya cru­de­za se plas­ma en la par­ti­tu­ra con evi­den­te rea­lis­mo.

La ex­ce­len­te in­ter­pre­ta­ción de Val­dés fue fiel a es­te pro­pó­si­to, des­de el do­li­do so­lo de cla­ri­ne­te que abre la obra has­ta el glorioso pe­ro trá­gi­co fi­nal, con sus sor­pren­den­tes piz­zi­ca­ti en la cuer­da.

El re­per­to­rio ac­ti­vo de Sa­ra Da­vis Buech­ner abar­ca más de 100 con­cier­tos pa­ra piano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.