Baja Ca­li­for­nia.

En la pe­nín­su­la, no so­la­men­te en­con­tra­rás im­pre­sio­nan­tes ins­ta­la­cio­nes, sino pla­tos de ca­li­dad mun­dial y vi­nos su­bli­mes.

El Nuevo Día - - DE VIAJE - Por Dra. Aned Mu­ñiz Gra­cia Es­pe­cial pa­ra De Via­je

Ti­jua­na abre la puer­ta a una ex­pe­rien­cia don­de el vino se con­vier­te en pro­ta­go­nis­ta.

Baja Ca­li­for­nia, la úl­ti­ma fron­te­ra in­dó­mi­ta del oes­te sal­va­je del con­ti­nen­te nor­te­ame­ri­cano, siem­pre ha po­seí­do un au­ra mis­te­rio­sa. Ha­ce al­gu­nas dé­ca­das es­te sen­ti­mien­to fue plas­ma­do en la can­ción Ho­tel Ca­li­for­nia. Ade­más de ser des­tino obli­ga­to­rio al me­nos una vez en la vida de los ca­li­for­nia­nos del nor­te, es un lu­gar fre­cuen­ta­do por per­so­nas con muy di­ver­sos in­tere­ses. Apar­te de las tí­pi­cas va­ca­cio­nes en Ca­bo San Lu­cas en re­sorts to­do in­clui­do, en Baja Ca­li­for­nia se fil­ma­ron pe­lí­cu­las como Ti­ta­nic y la pró­xi­ma a es­tre­nar­se Little Boy, en los es­tu­dios FOX. En co­mu­ni­da­des cos­te­ras de ac­ce­so con­tro­la­do y al­tos edi­fi­cios fren­te al mar se es­ta­ble­cen ju­bi­la­dos es­ta­dou­ni­den­ses bus­can­do un me­nor cos­to de vida. Las barras y dis­co­te­cas de Ro­sa­ri­to y Ti­jua­na son ca­si un ritual en­tre jó­ve­nes es­ta­dou­ni­den­ses me­no­res de 21 años con ga­nas de una bai­la­di­ta en dis­co­te­ca o de pro­bar su pri­me­ra no­che de de­ca­den­cia al­cohó­li­ca. Pe­ro Baja Ca­li­for­nia tam­bién se es­tá dan­do a co­no­cer por una ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca de ca­li­bre mun­dial, y por sus vi­nos, que han co­se­cha­do éxi­tos y re­co­no­ci­mien­to al­re­de­dor del pla­ne­ta.

TI­JUA­NA

Es­ta caó­ti­ca, pe­ro sin­gu­lar ciu­dad fron­te­ri­za, es ideal si so­la­men­te cru­zas la fron­te­ra a pie y dis­po­nes de muy po­co tiem­po. Si an­das con pri­sa, ve di­rec­to a la Ave­ni­da Revolución y tó­ma­te una fo­to en blan­co y ne­gro con un bu­rro-ce­bra , uti­li­zan­do téc­ni­cas fo­to­grá­fi­cas de otra era como una cá­ma­ra os­cu­ra de ma­de­ra don­de re­ve­lan la fo­to en po­cos mi­nu­tos y usan­do los vie­jos pro­ce­sos quí­mi­cos. Se­gún la le­yen­da, los bu­rros-ce­bras fue­ron pin­ta­dos así pa­ra que des­ta­ca­ran en las fo­tos blan­co y ne­gro. Des­pués, vi­si­ta el Ho­tel Cae­sar de Ti­jua­na, don­de el chef ita­liano Li­vo San­ti­ni in­ven­tó la famosa en­sa­la­da allá pa­ra 1940. Aquí tam­bién pue­des dis­fru­tar de ta­pas a buen pre­cio. En Ti­jua­na se pue­den ad­qui­rir mu­chos sou­ve­nirs muy co­lo­ri­dos de los ven­de­do­res que lle­nan sus ca­lles. El cru­ce fron­te­ri­zo de San Ysi­dro es, ale­ga­da­men­te, el más ac­ti­vo en el mun­do.

ZO­NA RÍO EN TI­JUA­NA

Es una de las zo­nas ele­gan­tes de la ciu­dad. La pie­za clave es el cen­tro cul­tu­ral, co­no­ci­do tam­bién como CECUT. Al­ber­ga el Mu­seo de las Ca­li­for­nias, en el que ate­so­ran do­cu­men­tos his­tó­ri­cos y cul­tu­ra­les de la pe­nín­su­la ba­ja­ca­li­for­nia­na. Po­see, ade­más, ex­po­si­cio­nes y una sa­la de pro­yec­cio­nes OMNIMAX. Pre­sen­ta una va­ria­da ofer­ta cul­tu­ral a lo lar­go del año, con la pre­sen­ta­ción de es­pec­tácu­los, con­fe­ren­cias y ex­po­si­cio­nes.

En­mar­ca­dos por las to­rres de edi­fi­cios cor­po­ra­ti­vos que con­cu­rren en es­ta im­por­tan­te área fi­nan­cie­ra, si­guien­do la ave­ni­da Pa­seo de los Hé­roes, se en­cuen­tran los cen­tros co­mer­cia­les con ofer­ta de ser­vi­cios y op­cio­nes de en­tre­te­ni­mien­to. En­tre es­tos, res­tau­ran­tes gur­mé y la re­la­ja­da vida noc­tur­na de ba­res, dis­co­te­cas y loun­ges.

EN­SE­NA­DA

Aun­que Baja Ca­li­for­nia es vi­si­ta­da por mu­chas per­so­nas en bus­ca de bue­nos pre­cios, tan­to por la co­mi­da como por la be­bi­da, en Baja Ca­li­for­nia hay una ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca de re­nom­bre mun­dial, si bien sus pre­cios es­tán a la par con el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal pa­ra es­te ti­po de ex­pe­rien­cia. En es­tos mo­men­tos, los aman­tes de los pla­tos gur­mé men­cio­nan mu­cho a los res­tau­ran­tes Co­ra­zón de Tie­rra, La­ja, Fin­ca Altozano, Al­ma­za­ra y Mal­va, que tam­bién em­plean a los chefs del mo­men­to.

El me­nú de la ma­yo­ría de es­tos res­tau­ran­tes es fi­jo y cam­bia de acuer­do a la es­ta­ción y dis­po­ni­bi­li­dad de pro­duc­tos, siem­pre fres­cos y co­se­cha­dos en huer­tos cer­ca­nos. De no­che, En­se­na­da es mu­cho más agra­da­ble que Ti­jua­na.

En­tre los lu­ga­res clá­si­cos se en­cuen­tra la Can­ti­na Hus­song’s. Es­te lu­gar no ha cam­bia­do mu­cho en sus más de 110 años de exis­ten­cia. Tie­ne ai­re le­gen­da­rio, y no es pa­ra me­nos, pues aquí fue don­de, en 1941, don Carlos Oroz­co creó la pri­me­ra mar­ga­ri­ta mez­clan­do te­qui­la y li­ma en un va­so con sal en su bor­de, en ho­nor a Mar­ga­ri­ta Hen­kel, hi­ja del em­ba­ja­dor ale­mán en Mé­xi­co.

LA RU­TA DEL VINO

El Va­lle de Gua­da­lu­pe, o la ru­ta vi­ní­co­la, es­tá lo­ca­li­za­da al es­te de Ro­sa­ri­to, tam­bién cer­ca del pue­blo cos­te­ro de En­se­na­da. Es­ta re­gión, lla­ma­da la pró­xi­ma Na­pa, en re­fe­ren­cia a los vi­nos de ca­li­bre mun­dial pro­du­ci­dos al nor­te de Ca­li­for­nia, cer­ca de San Francisco. Se dis­tin­gue por su irre­ve­ren­cia, su arro­jo y des­dén por los pu­ris­mos o re­glas tra­di­cio­na­les, lo que la ha­ce re­fres­can­te y di­ná­mi­ca, con es­pí­ri­tu jo­vial y em­pren­de­dor. En Baja, no so­la­men­te en­con­tra­mos im­pre­sio­nan­tes ins­ta­la­cio­nes, pla­tos de ca­li­dad mun­dial y vi­nos su­bli­mes. To­do es­to se sir­ve acom­pa­ña­do de un es­pí­ri­tu irre­ve­ren­te im­po­si­ble de em­bo­te­llar. Los con­tras­tes son par­te de la iden­ti­dad del lu­gar.

Los pol­vo­ro­sos ca­mi­nos nos re­cuer­dan que es­ta­mos en un cam­po real y aña­den al sen­ti­do de aven­tu­ra. Aquí las co­se­chas no se con­cen­tran so­la­men­te en un so­lo ti­po de uva. Co­exis­ten mu­chas va­rie­da­des, es­ti­ma­das en al­re­de­dor de 50 y las mez­clas de sa­bo­res son bien­ve­ni­das.

SAN­TA RO­SA­LÍA

Si cuen­tas con un par de días adi­cio­na­les, pue­des aden­trar­te en la pe­nín­su­la y ex­plo­rar más al sur. San­ta Ro­sa­lía es una pe­que­ña y aco­ge­do­ra ciu­dad lo­ca­li­za­da en la par­te cen­tral de la pe­nín­su­la de Baja Ca­li­for­nia, fren­te al Mar de Cor­tés. Tie­ne al­re­de­dor de 12,000 ha­bi­tan­tes y una his­to­ria in­tere­san­te.

San­ta Ro­sa­lía es tam­bién famosa en el es­ta­do de Baja Ca­li­for­nia Sur por la ela­bo­ra­ción de pan. Las pa­na­de­rías de an­ta­ño son: El Ba­chi­cha y el Bo­leo, don­de se pue­de ad­qui­rir el pan de ca­cha­nía . Un lu­gar cer­cano pa­ra acam­par es un pe­que­ño lo­te en la Bahía San Lu­cas. Que­da un po­co al sur de San­ta Ro­sa­lía. Sa­lien­do de la pe­que­ña bahía se pue­de ob­ser­var mu­cha va­rie­dad de pe­ces - do­ra­do, ale­ta ama­ri­lla, atún y pez gallo, en­tre otros. To­do un es­pec­tácu­lo.

Pa­ra in­for­ma­ción so­bre es­te des­tino, con­sul­ta a tu agen­te de via­jes.

El área del Ca­bo San Lu­cas es uno de los más vi­si­ta­dos por tu­ris­tas que bus­can pla­yas y buen cli­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.