In­vi­si­bles mu­chos ata­ques te­rro­ris­tas

Es­tu­dio re­ve­la­dor. En el 2015 se re­gis­tra­ron 452 ata­ques te­rro­ris­tas sui­ci­das, aun­que muy po­cos fue­ron re­por­ta­dos en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción

Metro (Puerto Rico) - - NOTICIAS - DA­VID COR­DE­RO MER­CA­DO @Da­vi­d_c­mer­ca­do

En po­co más de un año Eu­ro­pa se ha con­ver­ti­do en la fuen­te de imá­ge­nes de do­lor, in­cer­ti­dum­bre y mie­do an­te una ola de ata­ques te­rro­ris­tas per­pe­tua­dos por el gru­po ex­tre­mis­ta mu­sul­mán Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI). Sin em­bar­go, más allá de las fronteras te­rri­to­ria­les eu­ro­peas su­cum­be un orien­te que san­gra, ca­si a dia­rio, tras una nue­va ex­plo­sión que no re­sue­na más allá de sus pro­pios lí­mi­tes de al­can­ce y pa­sa des­aper­ci­bi­da pa­ra mu­chos.

Un es­tu­dio lle­va­do a ca­bo por el Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal de la Uni­ver­si­dad Tel Aviv en Is­rael, re­ve­ló que du- ran­te el año 2015 se re­gis­tra­ron 452 ata­ques te­rro­ris­tas sui­ci­das. Del to­tal de ata­ques, 450 fue­ron per­pe­tra­dos por gru­pos mu­sul­ma­nes ex­tre­mis­tas y 174 son atri­bui­dos al EI.

Al acer­car la lu­pa re­sal­tan al­gu­nos da­tos. En Áfri­ca, por ejem­plo, se re­gis­tra­ron 122 ata­ques sui­ci­das en el 2015, un aumento de 90 ca­sos en com­pa­ra­ción con el año 2014. “Uno de los gru­pos que ha es­ta­do más ac­ti­vo en esa zo­na en el úl­ti­mo año ha si­do el de Bo­ko Ha­ram. Ese gru­po re­fle­ja la ines­ta­bi­li­dad que ha ha­bi­do en Ni­ge­ria, es­pe­cí­fi­ca­men­te en el nor­te, don­de ét­ni­ca­men­te son mu­sul­ma­nes. En Ni­ge­ria se tra­tó de crear un Es­ta­do fe­de­ral, pe­ro ese Es­ta­do no ha si­do ca­paz de pro­veer de pro­tec­cio­nes bá­si­cas de se­gu­ri­dad y desa­rro­llo eco­nó­mi­co en la par­te nor­te don­de es­tá Bo­ko Ha­ram”, ex­pli­có la doc­to­ra May­ra Vélez, pro­fe­so­ra del De­par­ta­men­to de Cien­cias Po­lí­ti­cas de la Uni­ver­si­dad de Puer­to Ri­co (UPR), Re­cin­to de Río Pie­dras.

El Orien­te Me­dio li­de­ra la lis­ta de ata­ques con 207 ca­sos, 115 de ellos en Irak y 69 en Af­ga­nis­tán. En esa zo­na tam­bién hay una re­duc­ción de ca­sos en com­pa­ra­ción con los 307 ata­ques en el 2014, aun­que no de­ja de ser alar­man­te.

“La en­tra­da de tro­pas de Ru­sia y de Tur­quía, así co­mo las ope­ra­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos y de Fran­cia, mo­vi­li­zan a los mi­li­tan­tes del Es­ta­do Is­lá­mi­co a unas ac­ti­vi­da­des de gue­rras más con­ven­cio­na­les y es ahí don­de se re­fle­ja la dis­mi­nu­ción de ata­ques sui­ci­das”, aña­dió la pro­fe­so­ra.

La lis­ta con­ti­núa con 39 ca­sos en Si­ria, 24 en Pa­kis­tán, 13 en Ye­men y Li­bia, 12 en Egip­to, 5 en Ara­bia Sau­di­ta, 3 en el Lí­bano y va­rios más en la In­dia y Tur­quía. Otra ci­fra que au­men­tó sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te es la can­ti­dad de mu­je­res par­tí­ci­pes en es­te ti­po de ata­ques, es­pe­cí­fi­ca­men­te 124 en el año 2015.

“Usual­men­te, aso­cia­mos los con­flic­tos con hom­bres y el uso de mu­je­res con una for­ma de des­viar la aten­ción y con­ti­nuar con la lu­cha ar­ma­da o ata­ques te­rro­ris­tas. A las mu­je­res se les ha­ce más fá­cil ir a los es­pa­cios pú­bli­cos sin lla­mar la aten­ción de las au­to­ri­da­des; ade­más de que es mu­cho más fá­cil es­con­der ex­plo­si­vos ba­jo las tú­ni­cas de las mu­je­res”, in­di­có Vélez.

Pe­ro, con­tra­rio a los ac­tos te­rro­ris­tas ocu­rri­dos en Pa­rís, Co­pen­ha­gue y Bru­se­las re­cien- te­men­te, la ma­yo­ría de los ac­tos sui­ci­das que men­cio­na el es­tu­dio pa­sa­ron des­aper­ci­bi­dos an­te los ojos del mun­do. Se­gún la doc­to­ra Lour­des Lu­go, ca­te­drá­ti­ca en la Es­cue­la de Co­mu­ni­ca­ción de la UPR, Re­cin­to de Río Pie­dras, exis­ten al­gu­nos ele­men­tos no­ti­cio­sos bá­si­cos co­mo el im­pac­to y la cer­ca­nía que mu­chas ve­ces de­ter­mi­nan qué ca­sos o his­to­rias ten­drán co­ber­tu­ra y es­pa­cio en un me­dio. No obs­tan­te, otros ele­men­tos me­nos pe­rio­dís­ti­cos tam­bién ad­quie­ren im­por­tan­cia.

“Es­ta­mos ha­blan­do de paí­ses eu­ro­peos, desa­rro­lla­dos y con cier­to ni­vel eco­nó­mi­co que per­te­ne­cen a la Unión Eu­ro­pea y que tie­nen tam­bién mayores plataformas de desa­rro­llo in­for­ma­ti­vo y me­diá­ti­co que otros paí­ses”, pun­tua­li­zó Lu­go, au­to­ra del li­bro El es­pec­tácu­lo de lo real: no­ti­cia, ac­tan­tes y (te­le)pe­rio­dis­mo en el si­glo XXI.

“Eu­ro­pa siem­pre se ha con­si­de­ra­do un con­ti­nen­te con cier­ta re­le­van­cia e im­por­tan­cia mun­dial, y los ata­ques en Pa­rís y en Bru­se­las, cla­ro es­tá, ape­lan a una je­rar­quía que se es­ta­ble­ce so­bre qué lu­ga­res son im­por­tan­tes y qué lu­ga­res no lo son, que lu­ga­res me­re­cen ver­se y vi­si­bi­li­zar­se y qué lu­ga­res no”, con­clu­yó la ca­te­drá­ti­ca.

“Hay cier­tos paí­ses que son com­ple­ta­men­te in­vi­si­bi­li­za­dos por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. El he­cho de que ocu­rran ac­tos co­mo esos y no se re­por­ten ayu­da a in­vi­si­bi­li­zar”.

Lour­des Lu­go, ca­te­drá­ti­ca de la Es­cue­la de Co­mu­ni­ca­ción de la UPR

/ GETTY IMAGES

Cien­tos de per­so­nas se reunie­ron en la Pla­za de la Bol­sa, en Bru­se­las, pa­ra ren­dir­les ho­me­na­je a las 31 víc­ti­mas de los ata­ques te­rro­ris­tas de la se­ma­na pa­sa­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.