AN­TE LA JUN­TA: ¿CIE­GOS Y EñANGOTAOS?

Metro (Puerto Rico) - - VOCES - JU­LIO RI­VE­RA SANIEL PE­RIO­DIS­TA TWIT­TER: @RIVERASANIEL

“No hay peor cie­go que el que no quie­re ver”, re­za un vie­jo di­cho. Si al­guien aún te­nía du­das en torno a la cer­te­za de Es­ta­dos Uni­dos so­bre Puer­to Ri­co co­mo po­se­sión co­lo­nial, esas du­das de­ben ha­ber que­da­do des­pe­ja­das lue­go de es­cu­char no so­lo la po­si­ción del Go­bierno de­mó­cra­ta en voz del pro­cu­ra­dor ge­ne­ral de Es­ta­dos Uni­dos, sino el bo­rra­dor re­pu­bli­cano de la jun­ta de con­trol fis­cal.

Se tra­ta de un do­cu­men­to que cons­ti­tu­ye —al me­nos en el pa­pel de es­ta pri­me­ra eta­pa— una jun­ta de cin­co miem­bros que ten­drían el po­der de to­mar de­ci­sio­nes pre­su­pues­ta­rias y de política pú­bli­ca sin que en esas de­ci­sio­nes in­ci­da la opi­nión de los ofi­cia­les ele­gi­dos por los puer­to­rri­que­ños. O, lo que es lo mis­mo, si ese do­cu­men­to se con­vier­te en ley, aque­llo de go­ber­nar se­rá una so­be­ra­na pan­to­mi­ma, y las elec­cio­nes, el ma­yor de los si­mu­la­cros.

Pién­se­lo: ¿vo­tar pa­ra que los elec­tos ca­lien­ten su si­lla y ob­ser­ven des­de las gra­das có­mo otros to­man el con­trol? Ese se­rá el más pa­té­ti­co de los es­ce­na­rios.

No se en­ga­ñe nadie. Cla­ro que nos he­mos bus­ca­do el es­ce­na­rio ac­tual. Los go­ber- nan­tes —so­bre to­do los del pa­sa­do, quie­nes han lle­va­do las fi­nan­zas a te­rre­nos de un desas­tre pa­ra al­gu­nos in­sos­pe­cha­dos— y los elec­to­res por re­pe­tir la fór­mu­la del caos. Pe­ro ¿es una jun­ta con se­me­jan­tes con­di­cio­nes la sa­li­da co­rrec­ta?

Sí, nues­tros go­ber­nan­tes —unos más que otros— han pro­ba­do in­efi­cien­cia. No. No de­ben ser ellos el es­pe­jo en el que bus­car el re­fle­jo del país y lo que so­mos ca­pa­ces.

Es sin du­da el mo­men­to de po­ner a prue­ba una vez más a nues­tros lí­de­res. To­dos, de ma­ne­ra in­di­vi­dual, han re­pu­dia­do la im­po­si­ción de una jun­ta con se­me­jan­tes ca­rac­te­rís­ti­cas. To­dos, des­de sus pe­que­ñas trin­che­ras, la re­cha­zan. Pe­ro una vez más pa­re­cen gra­vi­tar con ma­yor fuer­za has­ta su eje elec­to­ral que en di­rec­ción del bie­nes­tar co­mún. ¿Es tan di­fí­cil po­ner­se de acuer­do pa­ra de­li­near una es­tra­te­gia so­bre al­go en lo que ya es­tán de acuer­do? Yo di­go que no. Lo­grar­lo re­quie­re sin du­da gran­des do­sis de ho­nes­ti­dad in­te­lec­tual, des­pren­di­mien­to y es­ca­sez de or­gu­llo. Si nues­tra cla­se política falla —una vez más— y se rin­de an­te el par­ti­dis­mo, en­ton­ces de­be­rán ser los ciu­da­da­nos los que aga­rren el to­ro por los cuer­nos. Pe­ro pa­ra ha­cer­lo de­be­rán des­po­jar­se del eñan­go­ta­mien­to co­lo­nial. De ese “es­toy en con­tra pe­ro no se pue­de ha­cer na­da”. Des­pués de to­do, re­sul­ta un mo­nu­men­tal con­tra­sen­ti­do re­pu­diar un sis­te­ma co­lo­nial, pe­ro con­sen­tir la im­po­si­ción de la más co­lo­nial de las afir­ma­cio­nes. Esa que re­za que los co­lo­ni­za­dos “no sa­ben”, pe­ro la me­tró­po­li sí. Si es “inacep­ta­ble”, “in­to­le­ra­ble”, “in­dig­na” y “per­pe­túa el es­ta­tus co­lo­nial” de la is­la, co­mo di­cen to­dos, ¿qué es­pe­ran pa­ra com­ba­tir­la jun­tos?

Pa­ra em­pe­zar, la opo­si­ción a la jun­ta no de­be lle­gar des­de la na­da. Una vez acep­ta­do el pro­ble­ma de go­ber­na­bi­li­dad que nos tra­jo has­ta aquí, es ho­ra de dar for­ma —de una vez y por to­das— a un ver­da­de­ro plan ad­mi­nis­tra­ti­vo, de ac­ción y con­sen­so, con el que ir a Was­hing­ton y de­mos­trar que so­mos ca­pa­ces de ha­cer aquí lo que allá no creen que so­mos ca­pa­ces de ha­cer. Es mo­men­to de des­po­jar­se del cálcu­lo elec­to­ral y el con­se­jo de los di­rec­to­res de cam­pa­ña pa­ra dar pa­so al sen­ti­do co­mún. El tiem­po se aca­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.