Ca­si 20 mil ca­sos de in­fluen­za es­ta tem­po­ra­da

En ma­yor ries­go. Las re­gio­nes con las ta­sas más al­tas del vi­rus son Are­ci­bo y Ma­ya­güez

Metro (Puerto Rico) - - SALUD - SA­RAH VáZ­QUEZ Pé­REZ @SARAHFVAZQUEZ

A pe­sar de los múl­ti­ples lla­ma­dos a la va­cu­na­ción y pre­ven­ción, se si­guen re­por­tan­do más de 400 ca­sos de in­fluen­za por se­ma­na.

De he­cho, en la se­ma­na epi­de­mio­ló­gi­ca nú­me­ro 11 se re­gis­tra­ron unos 429 ca­sos, de los que 251 fue­ron de in­fluen­za ti­po A, 172 de ti­po B y seis de ti­po A & B. En lo que va de pe­rio­do se han re­por­ta­do unos 19,959 ca­sos. En la tem­po­ra­da de 2015-2016 pa­ra es­ta se­ma­na ya se ha­bían acu­mu­la­do unos 27,977 ca­sos de in­fluen­za.

Las re­gio­nes con las ta­sas más al­tas son Are­ci­bo y Ma­ya­güez. Al mo­men­to la in­fluen­za ha co­bra­do unas 16 vi­das. Los sín­to­mas de in­fluen­za son fie­bre, tos, do­lor de gar­gan­ta, mu­co­si­dad, do­lor de ca­be­za, do­lo­res mus­cu­la­res y can­san­cio.

Por otra par­te, la se­cre­ta­ria del De­par­ta­men­to de Sa­lud, Ana Ríus Armendáriz, anun­ció hoy que los ca­sos de zi­ka au­men­ta­ron a 101, in­clu­yen­do 16 em­ba­ra­za­das.

La ti­tu­lar de Sa­lud re­cal­có las me­di­das de pre­ven­ción a to­mar, con par­ti­cu­lar im­por­tan­cia en las em­ba­ra­za­das. En­tre es­tas se en­cuen­tran el uti­li­zar re­pe­len­te de acuer­do con las ins­truc­cio­nes y ro­pa ade­cua­da en lu­ga­res don­de abun­den los mos­qui­tos. Per­ma­ne­cer en lu­ga­res con ai­re acon­di­cio­na­do o que ten­gan te­las me­tá­li­cas y man­te­ner su ho­gar li­bre de mos­qui­tos eli­mi­nan­do los cria­de­ros.

“La mu­jer em­ba­ra­za­da que desa­rro­lle al­guno de los sín­to­mas aso­cia­dos al vi­rus, co­mo ser fie­bre y sar­pu­lli­do, de­be vi­si­tar a su mé­di­co pa­ra una eva­lua­ción y prue­bas ne­ce­sa­rias de sos­pe­char in­fec­ción por zi­ka”, ex­pre­só la doc­to­ra Ana Ríus Armendáriz. Por otra par­te, pa­ra es­te nue­vo in­for­me se re­por­ta­ron dos ca­sos más de sín­dro­me Gui­llain-Ba­rré.

“Co­mo go­bierno, te­ne­mos que con­ti­nuar lle­van­do el men­sa­je de pre­ven­ción a to­dos los ni­ve­les. Co­mo ya he­mos men­cio­na­do, el tra­ba­jo en con­jun­to en­tre go­bierno, co­mu­ni­dad y em­pre­sas pri­va­das es vi­tal pa­ra re­du­cir el ries­go de con­ta­gio”, re­cal­có la ti­tu­lar de Sa­lud, quien a su vez hi­zo hin­ca­pié en la im­por­tan­cia de rea­li­zar ins­pec­cio­nes a los po­zos sép­ti­cos y en la co­lo­ca­ción de te­la me­tá­li­ca en las puer­tas y ven­ta­nas de los ho­ga­res. De igual for­ma, co­mo me­di­da pre­ven­ti­va pa­ra la co­mu­ni­dad en ge­ne­ral, re­co­men­dó el uso de re­pe­len­te, ca­mi­sas y pan­ta­lo­nes de man­ga lar­ga y co­lo­res cla­ros pa­ra así evi­tar las pi­ca­du­ras de mos­qui­tos.

“Co­mo go­bierno, te­ne­mos que con­ti­nuar lle­van­do el men­sa­je de pre­ven­ción a to­dos los ni­ve­les”. Ana Ríus, se­cre­ta­ria de sa­lud

/ THINKSTOCKPHOTOS

Si us­ted es­tá en­fer­mo y tie­ne una en­fer­me­dad si­mi­lar a la in­fluen­za, los cen­tros pa­ra la pre­ven­ción y con­trol de en­fer­me­da­des le re­co­mien­dan que ha­ga re­po­so en su ho­gar por al me­nos 24 ho­ras pos­te­rio­res a la des­apa­ri­ción de la fie­bre, ex­cep­to pa­ra re­ci­bir cui­da­dos de sa­lud o por ne­ce­si­da­des de otro ti­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.