LA GA­LLE­TI­TA VA­CíA

Metro (Puerto Rico) - - ENTRETENER - LILY GAR­CíA “LA HE­RRA­MIEN­TA DE LILY” WWW.LILYGARCIA.NET

Lo con­fie­so. Leo los pa­pe­li­tos den­tro de las ga­lle­ti­tas chi­nas de la for­tu­na. No so­lo los leo, sino que, cuan­do vie­nen con nú­me­ros im­pre­sos, de vez en cuan­do has­ta los he ju­ga­do en la Loto. En reali­dad, no sé pa­ra qué por­que yo nun­ca he te­ni­do suer­te pa­ra los jue­gos. Pe­ro de to­das ma­ne­ras ad­mi­to que, cuan­do ter­mino de ce­nar en un res­tau­ran­te chino y lo úni­co que me que­da de fren­te es la ga­lle­ti­ta, tien­do a sen­tir un le­ve ma­ri­po­seo an­te la po­si­bi­li­dad de es­tar a pun­to de re­ci­bir al­gún men­sa­je pro­fun­do del uni­ver­so.

Por eso me cho­có tan­to cuan­do ha­ce unos días al rom­per con mu­cha ilu­sión aque­lla ga­lle­ti­ta la en­con­tré va­cía. Me acer­qué ca­da mi­tad a los ojos pa­ra ver si el pa­pe­li­to se ha­bía que­da­do en­ros­ca­do en al­gu­na es­qui­na, pe­ro na­da. Pen­sé en ese mo­men­to en una ami­ga que ten­go que es un po­co dra­má­ti­ca y a quien se­gu­ra­men­te al­go an­te al­go así hu­bie­ra sa­li­do con un: “¿ Qué que­rrá de­cir es­to? ¿ Me iré a mo­rir?”. Y yo pro­ce­de­ría a dar­le coaching.

Pe­ro lo cier­to es que la ga­lle­ti­ta va­cía me re­cor­dó lo ob­vio, que na­da es­tá es­cri­to, y que la bue­na o ma­la for­tu­na la crea­mos no­so­tros mis­mos to­dos los días. Me re­cor­dó que era ho­ra de po­ner­me las pi­las, de en­fren­tar mis mie­dos y de co­men­zar a tra­ba­jar en los mu­chos pro­yec­tos que he ve­ni­do pos­po­nien­do.

Ca­da nue­vo ama­ne­cer es co­mo una ga­lle­ti­ta que lle­ga sin pa­pe­li­to o una pá­gi­na en blan­co es­pe­ran­do ser lle­na­da. Sien­to mu­cha com­pa­sión por aque­llos que, en vez de sen­tar­se a crear la po­si­bi­li­dad de vi­das con pro­pó­si­to, es­co­gen per­der el tiem­po echán­do­le la cul­pa a aque­llos que de­ja­ron sus ga­lle­tas va­cías o les es­con- die­ron el te­cla­do o el bo­lí­gra­fo pa­ra que no pu­die­ran es­cri­bir. La vi­da es de­ma­sia­do cor­ta pa­ra se­guir mi­ran­do ha­cia atrás. El men­sa­je de la ga­lle­ti­ta era cla­ro: ca­da día co­mien­za con la opor­tu­ni­dad de trans­for­mar­nos, de ver al­go des­de otra pers­pec­ti­va o de sol­tar lo que no nos fun­cio­na. To­dos los días te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de crear una mejor for­tu­na. No la des­per­di­cie­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.