Op­ción pa­ra sus­ti­tuir vál­vu­la del co­ra­zón

De qué se tra­ta. La téc­ni­ca con­sis­te en re­em­pla­zar la vál­vu­la aór­ti­ca a tra­vés de los va­sos san­guí­neos uti­li­zan­do un ca­té­ter

Metro (Puerto Rico) - - SALUD - SA­RAH VÁZ­QUEZ PÉREZ @SARAHFVAZQUEZ

El nue­vo pro­ce­di­mien­to mí­ni­ma­men­te in­va­si­vo pa­ra re­em­pla­zar la vál­vu­la aór­ti­ca del co­ra­zón re­pre­sen­ta una me­jor op­ción pa­ra los pa­cien­tes con un cua­dro clí­ni­co más com­ple­jo, así lo pre­ci­só el ci­ru­jano car­dio­vas­cu­lar Eli­zar­do Ma­tos.

Ma­tos, quien es uno de los doc­to­res que rea­li­za la in­ter­ven­ción, de­ta­lló que el pro­ce­di­mien­to lla­ma­do re­em­pla­zo de vál­vu­la aór­ti­ca me­dian­te trans­ca­té­ter (TAVR, por sus si­glas en in­glés) se rea­li­za lue­go de que va­rios ga­le­nos ana­li­cen el ries­go de rea­li­zar una ope­ra­ción de co­ra­zón abier­to con­ven­cio­nal.

“Una vez se ve­ri­fi­ca la edad del pa­cien­te y si es un ries­go muy al­to pa­ra la in­ter­ven­ción con­ven­cio­nal, la re­co­men­da­ción es que cua­li­fi­ca­ría pa­ra es­te. Otro de los pa­cien­tes que se be­ne­fi­cia es el que es­té un po­co de­bi­li­ta­do, como lo son los pa­cien­tes con pro­ble­mas del hí­ga­do”, in­di­có el ci­ru­jano, al tiem­po que ex­pli­có la es­te­no­sis aór­ti­ca —que ocu­rre cuan­do la vál­vu­la aór­ti­ca no se abre com­ple­ta­men­te, lo que dis­mi­nu­ye el flu­jo de san­gre des­de el co­ra­zón— afec­ta a per­so­nas ma­yo­res de 60 años, pe­ro tam­bién hay un gru­po de me­nor edad que tie­ne la con­di­ción con­gé­ni­ta.

Es­te pro­ce­di­mien­to dis- mi­nu­ye el ries­go y el tiem­po de hos­pi­ta­li­za­ción, ya que la vál­vu­la se in­ser­ta a tra­vés de una in­ci­sión pe­que­ña y con el co­ra­zón la­tien­do.

“La ven­ta­ja de es­ta tec­no­lo­gía es que no hay que so­me­ter­nos al pro­ce­so ha­bi­tual, en el que hay que de­te­ner el co­ra­zón, co­nec­tar el pa­cien­te a una má­qui­na de co­ra­zón-pul­món pa­ra po­der abrir. Es un aho­rro en el ries­go pa­ra el pa­cien­te, ries­go de de­rra­me ce­re­bral, ries­go de in­far­to car­dia­co, de san­gra­do, pues la ci­ru­gía se ha­ce con el co­ra­zón la­tien­do. Se ha­ce una in­ci­sión pe­que­ña por la in­gle o tam­bién se ha­ce una pe­que­ña in­ci­sión en el pe­cho”, de­ta­lló.

De he­cho, re­cien­te­men­te se pu­bli­có el es­tu­dio “Sa­pien 3” en la reunión del Co­le­gio Ame­ri­cano de Car­dio­lo­gía en Chica­go, en el que se re­ve­ló que los pa­cien­tes que re­ci­bie­ron el im­plan­te mí­ni­ma­men­te in­va­si­vo tu­vie­ron me­nos in­far­tos y una me­nor ta­sa de mor­ta­li­dad des­pués de un año que aque­llos cu­ya vál­vu­la fue re­em­pla­za­da me­dian­te una ci­ru­gía de co­ra­zón abier­to.

Aho­ra bien, Ma­tos in­di­có que pa­ra los pa­cien­tes me­no­res de 40 años la re­co­men­da­ción es so­me­ter­se a la ci­ru­gía tra­di­cio­nal por­que du­ra más años.

/ SU­MI­NIS­TRA­DA

El pro­ce­di­mien­to so­lo sue­le uti­li­zar­se en pa­cien­tes que no se con­si­de­ran ap­tos pa­ra la ci­ru­gía de co­ra­zón abier­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.