Las mu­je­res y las hor­mo­nas

Metro (Puerto Rico) - - PORTADA -

es­pe­cia­lis­ta en dia­be­tes y me­ta­bo­lis­mo del Hous­ton Met­ho­dist, nos lo ex­pli­ca en en­tre­vis­ta ex­clu­si­va pa­ra nue­va­mu­jer.com.

“De for­ma ge­ne­ral, las ca­rac­te­rís­ti­cas más co­mu­nes son cuan­do hay cam­bios en la piel como re­se­que­dad, in­cre­men­to de la sen­si­bi­li­dad ha­cia el frío o el ca­lor, va­ria­cio­nes en el pe­so cor­po­ral (au­men­to o pér­di­da), de­bi­li­dad mus­cu­lar, pér­di­da de ca­be­llo, cam­bios en el es­ta­do de áni­mo (irri­ta­bi­li­dad, de­pre­sión) y mo­di­fi­ca­cio­nes en el ci­clo de sue­ño (som­no­len­cia o in­som­nio). Cier­tos cam­bios hor­mo­na­les pue­den in­clu­so causar in­fer­ti­li­dad o des­ajus­tes de la mens­trua­ción”.

Por su par­te, Gra­cie­la No­ren, gi­ne­co-obs­te­tri­cia del Cen­tro Mé­di­co ABC, sub­ra­ya al­gu­nos de los fac­to­res cla­ve cau­san­tes de los des­ajus­tes hor­mo­na­les en mu­je­res jó­ve­nes de en­tre 25 y 35 años. “Con la in­cor­po­ra­ción de la mu­jer a la vi­da pro­fe­sio­nal, se han iden­ti­fi­ca­do va­rios fac­to­res fi­sio­ló­gi­cos que pu­die­ran in­ter­ve­nir o mo­di­fi­car el ci­clo mens­trual y de­to­nar al­te­ra­cio­nes: es­trés, ejer­ci­cio ex­ce­si­vo, tras­tor­nos ali­men­ta­rios (anore­xia o bu­li­mia) u obe­si­dad. Tam­bién exis­ten al­gu­nas al­te­ra­cio­nes, como mio­mas o pó­li­pos, in­to­le­ran­cia a los car­bo- hi­dra­tos o re­sis­ten­cia a la in­su­li­na, que pu­die­ran lle­gar a al­te­rar el ci­clo mens­trual”.

Cues­tio­na­da sobre el im­pac­to de las hor­mo­nas en la vi­da de las mu­je­res, la doc­to­ra Ve­ga apun­ta: “Las hor­mo­nas afec­tan a to­das las per­so­nas di­rec­ta­men­te por­que ellas con­tro­lan to­das las fun­cio­nes de las glán­du­las en­do­cri­nas. Hay al­gu­nas hor­mo­nas que, en un des­ajus­te hor­mo­nal, pue­den afec­tar la sa­lud fí­si­ca y emo­cio­nal, te­nien­do como con­se­cuen­cia cir­cuns­tan­cias o mo­men­tos en que se di­fi­cul­te la con­cen­tra­ción, pro­ble­mas de me­mo­ria. No es lo que se ve co­mún­men­te, pe­ro pue­de pa­sar. Pue­de ha­ber mu­je­res que pue­den es­tar li­mi­ta­das en sus fun­cio­nes por el des­ajus­te hor­mo­nal que ten­gan en ese mo­men­to”.

Con­tro­lar los es­ta­dos de áni­mo de­pen­de de ca­da mu­jer y los fac­to­res ex­ter­nos que im­pac­ten su vi­da, ase­gu­ra la es­pe­cia­lis­ta. “No to­das las mu­je­res son tan sus­cep­ti­bles como pa­ra lle­gar a ex­pe­ri­men­tar es­te ti­po de cam­bios a ni­vel emo­cio­nal o psi­co­ló­gi­co. Hay mu­je­res a quie­nes no les afec­ta. Es re­co­men­da­ble ha­cer ejer­ci­cio du­ran­te el mo­men­to de la mens­trua­ción, re­du­cir la in­ges­ta de ca­feí­na, gra­sas, ca­fé, ya que es­to pue­de ayu­dar a me­jo­rar to­dos aque­llos sín­to­mas que se pu­die­ran lle­gar a pre­sen­tar”.

Aque­llas per­so­nas que tie­nen ten­den­cia a la de­pre­sión o a es­ta­dos de áni­mo ba­jo o al­ta­men­te irri­ta­bles lle­gan a ex­pe­ri­men­tar al­te­ra­cio­nes de ma­yor im­pac­to. “Por eso les pe­di­mos que ha­gan ejer­ci­cio, pa­ra li­be­rar más en­dor­fi­nas, por­que son es­ti­mu­lan­tes na­tu­ra­les y pa­ra que no se sien­tan tan afec­ta­das”, re­fie­re la doc­to­ra No­ren.

Una vez de­tec­ta­dos los sín­to­mas, lo que res­ta es acu­dir con un es­pe­cia­lis­ta pa­ra que nos brin­de un tra­ta­mien­to opor­tuno. ¿A quién acu­dir? La doc­to­ra Ve­ga in­di­ca: “Son tres di­fe­ren­tes mé­di­cos los que pue­den bus­car cuál es la cau­sa del des­ajus­te hor­mo­nal. Pue­des acu­dir con tu mé­di­co ge­ne­ral a ha­cer­te un es­tu­dio por­me­no­ri­za­do. Tam­bién pue­des bus­car un gi­ne­có­lo­go, pues ellos sa­ben las di­fe­ren­tes hor­mo­nas y cuá­les de­ben ser los va­lo­res nor­ma­les de acuer­do con la edad. Tam­bién pue­des ver a un en­do­cri­nó­lo­go, ya que nos es­pe­cia­li­za­mos es­pe­cí­fi­ca­men­te en des­ór­de­nes hor­mo­na­les”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.